• Piedra Libre Digital

Tiempo de estar en casa, tiempo para hablar español. Los juegos.


Photo by Christopher Paul High on Unsplash

Jugar es un pilar fundamental en el desarrollo del público infantil ya que facilita abarcar dimensiones diferentes en el aprendizaje de una lengua como lo social y lo grupal, lo personal y la autoestima, lo cultural, la creatividad y la transferencia de los contenidos lingüísticos.

En los juegos de los niños, la intervención de los adultos debe consistir en facilitar las condiciones que lo permiten, en estar a disposición del niño, no en dirigir ni imponer el juego. El juego es serio y es útil para el desarrollo del niño en la medida en que él es su propio protagonista, se mantiene diferenciado de las exigencias y limitaciones de la realidad externa, le permite explorar el mundo de los mayores sin estar ellos presentes, se convierte en el terreno privilegiado de interacción con los iguales y en fuente de funcionamiento autónomo.

Existen diferentes criterios para clasificar los juegos.

A los fines de este resumen proponemos dos grupos: los juegos de mesa y los juegos de movimiento.

Los juegos de mesa son muy interesantes para trabajar la lengua, profundizar en diversas habilidades y capacidades. Es preferible llevar los juegos de mesa cooperativos porque proponen un reto colectivo y favorecen el juego sin violencia ni competitividad. Los juegos de mesa en general y especialmente los cooperativos son una gran herramienta educativa para que favorecen el trabajo en equipo y habilidades como la concentración, la estrategia, aprender haciendo.

Los juegos en movimiento son adecuados para familias numerosas o para jugar todos juntos adultos y niños y niñas. Es importante estimularlos aunque sea dentro de casa, intercalando tiempos de actividades de manualidades o tiempo más pasivo y buscar ideas que favorezcan el movimiento, la acción, más o menos controlada, siempre generando la participación de cada uno de los miembros.

Por ejemplo:

  • Escondite por las habitaciones

  • La habitación a oscuras o el famoso «cuarto oscuro»

  • El juego de las películas, con mímicas.

  • Ocultar objetos o juguetes para la casa y jugar al «frío o caliente»

  • Carreras de gusanos, boca abajo, por el pasillo

  • El juego de las sillas cooperativas

  • El twister

Otra variedad de juegos sería incorporando un elemento que les gusta a todos los niños: el agua.

Los juegos en la bañera o con agua cuidando el consumo de agua- nos permiten inventar juegos creativos como baños de burbujas, con el agua teñida de colores con colorantes naturales, alimentario, con movimientos al ritmo de la música de fondo, con muñecos y barquitos. Todos con atención ante la edad de los niños y su seguridad física.


Si deseas leer más visita el sitio de

Marcela Fritlzer Sin fronteras

ELECI