Hacen el aguante

15.11.2014

Por Romina Reisin

Nota publicada en PL69 - Noviembre/Diciembre 2014

 

Se estaba haciendo tarde en la fiesta de casamiento de mi amigo. Los postres se habían terminado, el aire fresco del norte israelí se empezaba a sentir y el minibús que devolvería a los invitados a Tel Aviv no parecía prepararse para salir.

En eso, alguien me avisó que Itai, uno de los amigos del novio, estaba saliendo para Tel Aviv. Lo encontré antes de subirse al auto y aceptó llevarme con él.

Ya en la ruta, hablamos unas palabras y se dio cuenta de que yo era Argentina, entonces me preguntó si me gustaría escuchar algo de la música en español que tenía en su teléfono. Me alegré y le dije que sí, esperando escuchar "Gracias a la Vida", de Mercedes Sosa: el tema más popular de origen argentino en Israel. Pero nunca pensé que lo que saldría de los parlantes sería "Vení Raquel", "Matador" o "Loco tu forma de ser".

No entendía cómo esas canciones, que yo había bailado, cantado y hasta gritado en campamentos, fiestas y demás eventos de los años noventa en la juventud de mi Córdoba natal hubieran llegado al auto de un israelí sin ningún contacto con Latinoamérica.

La razón fue aún más sorpresiva.

Itai, es músico de una banda que toca esos mismos temas, pero no es español y no en campamentos, sino en hebreo y en grandes estadios entre los hinchas de fútbol.

Resulta ser que esos temas con ritmo tan alegre y melodías tan pegadizas son muy queridos por los responsables creativos de las hinchadas de fútbol y han sido importados a muchos lugares del mundo. En Europa, Estados Unidos e Israel se versionaron muchas de estas canciones argentinas con nuevas letras que hablan del amor al equipo. Los hinchas de todo el mundo las cantan fervorosamente en sus estadios.

La banda en la que toca Itai se llama Leah Katamin y está formada por jóvenes hinchas que a su vez son músicos. Su trabajo es por amor al arte y al equipo y así han grabado las canciones más populares. En su página de Internet explican que la hinchada de Hapoel Tel Aviv es considera la más solidaria, creativa y dedicada de Israel. La banda profesional fue convocada por el grupo Ultras Hapoel para que apoyara a los fans, sobre todo a ellos que ocupan la Entrada 5 del estadio Bloomfield.

Con respecto a la música, Itai me explicó que él sabía cantar todas las canciones en la cancha pero cuando tuvo la responsabilidad de grabarlas en un estudio y organizar al resto de los músicos, llevó a cabo una investigación para encontrar el origen de cada himno futbolero. Así fue como llegó a las bandas argentinas como Los Auténticos Decadentes, Los Fabulosos Cadillacs o el mismo Andrés Calamaro.

 

Mientras compartíamos el viaje en auto al son de la música yo cantaba:

 

A mí me volvió loco tu forma de ser

A mí me volvió loco tu forma de ser

Tu egoísmo y tu soledad

Son joyas en el barro de la mediocridad.

 

Al mismo tiempo y con la misma melodía, Itai cantaba su versión futbolera (acá incluyo la traducción libre del hebreo).

 

Oh HaPoel!

Desde que nací soy todo tuyo.

Sin ti no tengo nada,

Mi corazón está roto por ti.

 

En casa o fuera, no importa,

Cada sábado yo viajo por ti.

No importa a donde vaya,

todo el día grito tu nombre.

 

Al final del recorrido, le agradecí por una experiencia que me conectó con mi pasado de una manera tan novedosa. Itai se alegró y me conectó con Idán, otro músico de la banda.

Al día siguiente, le pregunté a Idan cuál era su historia y me contó que al margen de haber nacido hincha de Hapoel, su padre era argentino y le había inculcado el amor por el futbol, por la cancha, por el equipo y por la hinchada: "Si uno realmente ama a su equipo debe apoyarlo, estar junto a él, gritar en la popular, cantar con la hinchada", explica Idán.

"A los temas que cantamos con la banda Leah Katamin los conocía por partida doble: en español por mi papá que los cantaba en casa y en hebreo por los años de ir a la cancha en Tel Aviv", explica Idán. "Este tipo de música del Río de la Plata encaja bien con la onda 'emotiva' de los adherentes de Hapoel. Aunque en la cancha se siente distinto que allá, ya que en un estadio israelí puede haber un máximo de 12.000 personas y en el Monumental de Buenos Aires, 80.000. La cantidad de fans también hace la diferencia".

La felicidad embargó a Idán el día que su amigo le ofreció unirse a la banda como cantante y es cada vez más feliz de participar, sobre todo cuando suben al escenario para cantar en vivo en algún evento organizado por la hinchada o el club.

 

Los temas musicales creados para bailar en las fiestas argentinas de los 90 son hoy perfectos para alentar a los equipos de futbol israelíes. ¡Qué se hubieran imaginado Los Auténticos Decadentes que "Vení Raquel" andaría paseándose por las canchas del Rojo de Tel Aviv! Idán y Itai son una buena muestra de que nunca se sabe a dónde puede llegar una buena canción o un buen gol.

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019

August 11, 2019

August 6, 2019

July 22, 2019

Please reload

Búsqueda por sección