“Lo principal es salvar vidas, no importa de quién” Un testimonio desde el comando de rescate “669” del Ejército Israelí

31.5.2015

 

Texto: Jana Beris 

Nota publicada en PL72 - Mayo/Junio 2015

 

El Sargento Primero J., de 22 años, nacido en Chile y residente en Israel desde hace poco más de tres años, no puede revelar su nombre completo ni su rostro, debido a las características especiales de la unidad en la que presta servicio, en las Fuerzas de Defensa de Israel. Y a decir verdad, parece que ello va bien con su personalidad  y con la modestia que irradia, diciendo que lo que él hace “no tiene nada de especial” y que “soy como todos mis compañeros”.

 

No es una pose...suena a más que auténtico...porque tenemos que casi presionar para que entre en detalles sobre su trabajo, explicándole que por algo, sin duda, fue elegido como uno de los 120 soldados sobresalientes de todas las Fuerzas de Defensa de Israel para este Día de la Independencia pasado. El grupo en el que esta vez le ha tocado estar, como es tradición todos los años, fue recibido por el Presidente del Estado en la residencia oficial en Jerusalem, así como también por el propio Comandante en Jefe del Ejército y el Primer Ministro.

Cada uno tendrá su historia, cada comandante que los eligió tendrá sus razones de por qué determinar que tal o cual soldado u oficial, merece contarse entre los 120 mejores de todas las FDI. “Lo único que yo tengo de diferente, es que nací en Chile y que estoy en Israel sin mi familia”, insiste J. Pero no logra convencernos.

Este jovencito, que en su país natal estudió en un colegio judío, activó en el movimiento Macabi Tzair, fue campeón sudamericano de squash en su categoría y hasta miembro de una banda musical en la que tocaba guitarra, llegó a Israel a fin del 2011, con la sensación de necesidad de aportar al Estado judío. Tiempo después se enroló y llegó a la prestigiosa unidad de rescate “669”, que le da la satisfacción-según nos explica- “de poder ver que alguien que estaba herido y corría peligro de muerte, se salva y queda vivo, gracias a lo que uno hace”.

Cuando estalló la guerra de Israel contra Hamas en el verano local pasado, J. estaba de vacaciones en Chile. Apenas regresó, el mismo día, salvó la vida de varios soldados a los que evacuó heridos del terreno y logró, junto a otros compañeros, trasladar al helicóptero, para que lleguen lo más rápido posible al hospital.

Admite que eso puede significar riesgo para él mismo, ya que en principio, existe el peligro de que el helicóptero sea derribado. Y a veces, en principio, puede haber un rescate bajo fuego. Pero la intención, si la situación lo permite, es estar en tierra lo menos posible, a fin de poder llegar rápidamente al hospital.

“Es difícil lidiar con la muerte y la guerra...pero lograr luego salvar a alguien, es una gran cosa, una gran sensación”, afirma. Para ello, es ante todo combatiente, pero con capacitación como enfermero, aunque la división del trabajo es clara. El y sus compañeros tienen su rol, y los médicos el suyo.

 

“El ejército da mucho valor a la vida”, asegura J. “Se hará todo lo que se puede para salvar a un soldado, sea quien sea. No se lo dejará morir así nomás”.

Preguntamos qué mensajes recibe de sus superiores en relación a la importancia de preservar la vida también de los civiles del otro lado. No duda ni un instante: “Nosotros no queremos matar civiles. Nuestra guerra es contra los terroristas. Pero sabemos que en la guerra, lamentablemente, pueden morir también civiles del otro lado. Pero la intención nunca es matar a un civil intencionalmente, sino al contrario, ayudarlos”.

Cómo ayudarlos, insistimos, si en el marco del ejército, se está combatiendo, en guerra, contra la otra parte, lo cual coloca a los civiles en riesgo. J. insiste y hasta revela que le ha tocado participar en misiones especiales de rescate de civiles, tanto árabes ciudadanos de Israel, como palestinos de los territorios en disputa. Asegura que de hecho, “la mayoría de los rescatados civiles, son árabes”.

Recuerda claramente un accidente en la zona de la Aravá, entre varios automóviles, con muertos y heridos, todos ellos árabes. “Logramos rescatar a todos los heridos y trasladarlos al hospital”, asegura con satisfacción. “Y la familia árabe que quedó atascada en un auto, como con diez hijos”. Y resume: “No hay diferencia si se trata de judíos o árabes, sino en la vida de la persona. Eso, al final, es lo único que cuenta”.

Volvemos a la última guerra  y a los operativos difíciles en Gaza. En medio de sus sonrisas y buen talante al contestar, lo devolvemos por un minuto, a los combates, y preguntamos si en algún momento, tuvo miedo de morir. Piensa unos segundos, trata de esquivar la pregunta y finalmente accede. “La verdad que sí...pero se sigue adelante, porque la alternativa a hacer el trabajo, es dejar a alguien morir”.

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

November 16, 2019

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019

August 11, 2019

August 6, 2019

Please reload

Búsqueda por sección