“Nos llevamos la bandera y la camiseta de Uruguay, para siempre” LA VIVENCIA DE UN DIPLOMÁTICO ISRAELÍ EN UN PAÍS AMIGO

26.7.2015

Por Jana Beris

Entrevista publicada en PL73 - Julio/Agosto 2015

 

 

Ron Gerstenfeld, cónsul de Israel en Uruguay, finaliza su misión.

 

En La inauguración del Parque de la Amistad, La embajada de Israel (de Izq. a dcha.) Silvia Edelstein, Patricia Janes, Ron e Ifat Gerstenfeld.

 

Centenares de diplomáticos israelíes se han desempeñado en distintos puestos en países latinoamericanos, en los ya 67 años de relaciones cercanas que Israel mantiene con la mayoría de los países del continente. En general, regresan a sus hogares y a su país, con una mochila enorme repleta de vivencias inolvidables. También ha habido quienes pasaron momentos difíciles, de serias crisis. Algunos de ellos, afortunadamente, los hemos conocido personalmente y podemos por ende compartirlos con los lectores todos.

En estos días, finaliza su misión como Cónsul de Israel en Uruguay Ron Gerstenfeld (40) que hace cinco años llegó a Montevideo en su primera misión diplomática fuera de Israel. Ron y su esposa Ifat y los tres hijos de ambos, Ohad de 10 años, Guilad de 8 y Zohar, nacido en Montevideo, de 3, se van con el corazón llenos de vivencias uruguayas.

Sobre el desafío profesional, las experiencias personales y lo que estos años han significado para Ron como diplomático y para la familia toda, es esta entrevista, publicada días atrás en una versión más amplia, en “Semanario Hebreo” de Uruguay.

 

Ron, ¿Cómo resumirías estos años como Cónsul de Israel en Montevideo?

Para mí y mi familia fue una época agradable desde todo punto de vista, tanto en lo profesional como en lo familiar. Te puedo decir que el balance de mi misión fue muy positivo. Uruguay nos hizo muy bien. Nos aceptó bien, pudimos adaptarnos muy bien, el trabajo fue muy interesante y con muchos desafíos, siento que logramos hacer muchas cosas positivas con el pueblo y el gobierno y ahora tenemos muchos amigos nuevos, que sabemos serán de por vida.

 

EL DIPLOMATICO

Tú llegaste a Uruguay en misión diplomática, entonces empecemos por lo profesional ¿Cómo te resultó desempeñar tu cargo en Uruguay?

Uruguay es un país muy particular. A pesar de su tamaño físico, para Israel es un destino muy importante históricamente. Compartimos muchos valores y creo que no exagero si digo que nuestras relaciones se pueden definir como una amistad muy íntima. Es algo que Israel comparte con muy pocos países. 

Creo que el eje más importante de las relaciones son por un lado la comunidad judía en Uruguay y la comunidad uruguaya en Israel que de alguna forma facilitan el trabajo del cuerpo diplomático. Diría que por todo esto, desempeñarme como Cónsul de Israel en Uruguay me dio por un lado un gran orgullo y al mismo tiempo, me inspiró un sentimiento de gran responsabilidad.

Tú conociste mi trabajo aquí y creo que sabes que se puede decir que me acompañaron siempre dos banderas. Primero, como es natural, la de mi país, Israel. Pero también, debido a la amistad con el pueblo uruguayo, siento que todo lo que hice en el marco de mi trabajo fue motivado por un gran amor hacia Uruguay.  

 

Ron, fueron  tiempos interesantes, dos Presidentes, del mismo partido pero por otro lado distintos en estilo...aunque el gobierno del Dr. Vázquez es muy nuevo... ¿Es bueno para un diplomático ser testigo de un proceso electoral en una democracia amiga o es una complicación?

Como diplomático es una experiencia importante e interesante. Creo que todo el proceso electoral e incluso la campaña  muestran las características de este país y sus valores. No creo que haya ningún país en todo el continente donde se pueda ver un proceso electoral tan democrático, sin dramas peligrosos, sin violencia, todo en una forma digna y admirada por el pueblo todo. Puedo decir tranquilamente “¡Bravo Uruguay!”.

 

Pasaron también momentos difíciles, durante la guerra de Israel contra Hamas en Gaza y las polémicas a las que ella condujo. ¿Cómo viviste esos momentos? 

No fue fácil vivir esos momentos. Pero precisamente en momentos así tengo más presente que nunca lo importante de mi cargo, representar al Estado de Israel. No me arrepiento por nada de lo ocurrido. Ser diplomático israelí es una tarea plena de desafíos en cuyo marco a veces hay que pasar episodios duros. 

 

DESAFIOS Y AMISTADES

¿Es una mera frase eso de que las discrepancias son posibles también entre dos países muy amigos? ¿O realmente sientes que inclusive en momentos de tensión entre Israel y Uruguay, hay cosas firmes que no se alteran?

Para mí, como israelí, esto es bastante claro. Los países son mucho más que los dichos de un gobierno en ciertos momentos de crisis y las relaciones con los países van mucho más allá de ello. De todos modos quisiera decir que entiendo las presiones que sufrió Uruguay en momentos puntuales y valoramos mucho el hecho que a pesar de todo en los “peores momentos” Uruguay no llamó a su embajador para consultas, lo que sí hizo la mayoría de los países de la región.

 

Tuviste mucho contacto con la sociedad civil uruguaya, por la diversidad de iniciativas en el plano bilateral, muchas de ellas producto de tus ideas. ¿Qué me contarías al respecto? 

La colaboración con la sociedad civil uruguaya fue para mí un elemento clave de mis actividades aquí. Poder conocer y trabajar con los organismos a todos los niveles y llevar a Israel a los uruguayos, es desde mi punto de vista la mejor manera de que Israel y los israelíes nos vinculemos con Uruguay. Esto incluye las áreas como  educación, agricultura, medicina, seguridad y mucho más.  En este sentido creo que la embajada y yo personalmente trabajamos muy bien.

Sin lugar a dudas, el proyecto más significativo que salió de mis propias manos fue “El Parque de la amistad”, el parque donde chicos con capacidades diferentes pueden jugar en conjunto, sin barreras. Es, recordemos, el parque ubicado en el predio del zoológico de Villa dolores, un modelo basado en el parque “Javerim” de Raanana. 

Ron e Ifat junto a Rubén Rada.

 

 

La Intendenta Ana Olivera visitó hace unos años el parque de Raanana, quedó prendida de su significado y con la participación activa de la Embajada de Israel, comenzó a desarrollarse claramente el proyecto para “copiarlo”, en el buen sentido de la palabra, en la capital.

Así es. La intendencia invirtió en este emprendimiento más de  un millón y medio de dólares. Tuve la oportunidad de ser parte del proceso en forma activa, desde el primer encuentro en el que presenté la iniciativa en noviembre del 2010 hasta verlo cumplido en la inauguración en marzo de este año. Claro está que esto se pudo concretar gracias al gran trabajo de mucha gente. En primer término, la Intendenta y  Federico Lezama (Secretario de Discapacidad en la IMM), siempre con mucho empuje por parte del Embajador Dori Goren y el equipo de la embajada. También amerita destacar al Club Rotary de Montevideo.

Este parque, así lo espero, quedará para siempre y yo tendré el orgullo de que un lugar tan importante haya sido hecho por mi iniciativa. Perdón que lo destaque, pero así lo siento.

 

No tienes que disculparte.  No sería justo que no se sepa. Además, si no me equivoco, fuiste tú quien propuso el nombre, Parque de la Amistad...

Así es. Que de hecho es un tanto distinto del nombre original del parque en Raanana, que como dijimos antes se llama “Javerim”, o sea Amigos.

 

Ron y familia. “Fue una época agradable desde todo punto de vista… El balance de mi misión fue muy positivo. Uruguay nos hizo muy bien”

 

 

MUCHO MAS QUE “FUTBOL Y CARNE”

¿Cómo compararías el Uruguay que imaginabas o del que sabías algo al llegar años atrás, y el que dejas hoy?

Mucho no sabía y poco pude imaginar. Yo diría que Uruguay es un país con muchos logros en todos los niveles, con calidad de vida, con una justicia avanzada, un país que funciona bien. Uruguay es mucho más que “fútbol y carne”.

 

Eso está muy bueno...sin despreciar al fútbol y a la carne, dos cosas que sé que has disfrutado. El fútbol, más que nada, tus hijos. Ron ¿hay algo de Uruguay que te gustaría que haya en Israel, en cuanto a la forma de ser, al encare de vida, a la forma de vivir?

¡Muchas cosas! La tranquilidad, la estabilidad política. Recordemos que en Uruguay, en forma ordenada, hay elecciones cada cinco años ¡inimaginable en Israel! Y por supuesto, ¡el fútbol!

 

PADRE DE FAMILIA

¿Cómo viste la integración de los niños? Ifat dijo en la despedida que siendo madre de tres varones en Uruguay, no se podía escapar del fútbol...El amor por la Celeste fue clave ¿verdad?

Sin duda, algo que vincula a  todos los uruguayos, entre ellos los tres míos. 

 

Entiendo que la identidad Celeste se la llevan no sólo Zohar, nacido en Montevideo, sino también los dos mayores...

Por supuesto. Te diré que sentí que la integración fue muy buena. En el colegio nos recibieron muy bien, al igual que en la comunidad y la sociedad en general.

 

Hace pocos días vi en tu página de Facebook, y en la de Ifat, un precioso video, muy emotivo, que le hicieron de despedida a Ohad, el mayor de vuestros hijos, los padres y compañeros de clase en la Escuela Integral y destacaría una frase preciosa que aparece en una de las imágenes: No te olvides que Uruguay también es tu casa...Me pareció hermosísimo.

Es cierto y para nosotros realmente fue una gran emoción. Sin duda, lo vivimos con gran alegría.

 

Ron y sus hijos, acompañando la típica música uruguaya.

 

 

BUENOS RECUERDOS

¿Qué vivencias generales uruguayas crees que te acompañarán para siempre?

Uruguay es un país de alto nivel cultural, en el que el país es sólo una pieza en todo el mosaico.  La “experiencia uruguaya” me va acompañar para siempre, la gente, el mate, el clásico, el hotel en Punta del Este, los amigos, la belleza de la rambla y de Colonia de Sacramento. Es un crisol de muchas cosas, de muchos recuerdos positivos.

 

Y creo que lo más especial es el hecho que se van con un uruguayito, vuestro hijo menor, Zohar, nacido en Uruguay ¿Eso une más, para siempre?

Eso es la cima de la montaña. Espero poder traerlo de nuevo algún día a visitar el país en el que nació o que venga él solo de adulto. Vaya uno a saber...quizás vote en las elecciones del 2034...

 

¿Te parece que vas a extrañar a Uruguay? 

¿Es posible que no? Fue mi primer destino en mi carrera diplomática, el primer país que visité de América del Sur, con tres hijos y uno de ellos nacido aquí, con la mejor comunidad judía del mundo y el pueblo más amoroso del mundo. ¿Qué  te parece? ¿Puedo no extrañar? Nos llevamos la bandera y la camiseta para siempre. Y puedo decir con todo el corazón: ¡Te amamos Uruguay!

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

November 16, 2019

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019

August 11, 2019

August 6, 2019