Entrevista a dos destacados líderes latinos del KKL

26.7.2015

Texto: Luli Szerman

Entrevista publicada en PL73 - Julio/Agosto 2015

 

 

Dos personas que comparten una perseverancia y un entusiasmo admirable por Israel, por el sionismo.

 

Hernán Felman: “Ya somos mucho más que arbolitos”

 

Hernán Felman, Presidente de las Comisiones de Finanzas e Inversiones del KKL, nos da una mirada de los novedosos proyectos que hace ahora su Institución.

 

Hernán: “Hacemos sionismo, es lo que soñé toda mi vida”

 

Hernán Felman, argentino, de 67 años hizo aliá en el año 1982, “por motivos ideológicos, por sionismo puro. Hasta hoy lamento no haber venido antes”.

Según él, tuvo una aliá ideal: “Vinimos en el mismo avión 14 personas de la familia y dos perros. Cuando ya parte de la familia cercana estaba acá, nosotros hicimos aliá con mi señora - quien falleció hace siete años -, con mis hijos, con mi hermana, mi cuñado y sus hijos, con mis padres y mis suegros, y con la madre de mi cuñado”.

 

Piedra Libre: ¿Dónde estudiaste?

Hernán Felman: Estudié en la Argentina en la Universidad de Agronomía. Hice estudios de jardinería y floricultura y nunca pensé que a lo mejor en alguna época iba a estar en KKL, jamás ejercí de eso.

 

PL: ¿A qué te dedicabas en la Argentina? 

HF: En la Argentina tenía una fábrica de cerámica, de artículos decorativos y también una empresa de importación de artículos de regalo. Cuando hicimos aliá la primer cosa que hice fue trabajar durante unos meses hasta que aprendí un poco el idioma y enseguida, abrí una fábrica de cerámica. A los pocos años, empecé a importar también artículos del hogar y de decoración, que es lo que hago hasta hoy en día. Podría decir que tengo una de las empresas líderes de importación de artículos de regalo de Israel.

 

PL: ¿Cómo llegaste a KKL?

HF: Siempre fui activo en el movimiento sionista y en la política israelí. También en la Argentina. Allí estuve en en la Asociación Juvenil de la Escuela Hertzlía (donde conocí a mi querida mujer, Tzipora z”l), Betar, Jativat Dor Jadash y Tzeirei Jerut, y después en el movimiento sionista. Mis hijos Gustavo y Carina se educaron en la Escuela Bet El. Y en forma natural, cuando llegué a Israel, me puse a activar en el movimiento sionista, en el Likud en donde soy copresidente de Likud Mundial hasta el día de hoy. Además, fui Concejal de Kfar Saba durante 5 años y muy activo en esta ciudad. También en el Likud Mundial, fui electo para ser director en el KKL y en el último período me desempeño como Presidente de la Comisión de Finanzas y de Inversiones desde el 2010.

 

PL: ¿Y de qué se trata tu cargo?

HF: Tenemos dos comisiones separadas. La primera, es la Comisión de Finanzas, en donde toda la actividad financiera del KKL debe pasar. Desde la preparación de presupuestos, todos los ingresos y egresos de KKL, la aprobación de proyectos especiales, de gastos fuera del presupuesto, balances y aprobación de todo lo que sea niul takin, manejo correcto de los dineros del KKL.

La otra función, no menos importante, es la Comisión de Inversiones. KKL tiene una reserva de dinero importante y manejamos esas reservas a los efectos de que sirvan también para engrosar la capacidad financiera del KKL. 

 

PL: ¿Qué proyectos importantes hace el KKL en la actualidad? 

HF: En este último período, por ejemplo, el apoyo que nosotros damos a Nefesh be nefesh, que es una organización encargada de la aliá de EEUU.

Hoy en día estamos financiando más del tercio de su presupuesto anual. Vienen acá por intermedio de Nefesh be nefesh 5000 olim por año y esos olim, en gran medida, se distribuyen en la periferia del estado de Israel. Hacemos sionismo, es lo que soñé toda mi vida, es justamente eso, fomentar cosas que el KKL en forma natural no estaba acostumbrado hacer.

Si le preguntás a la gente por la calle, te van a decir que el KKL son arbolitos… es el estereotipo. Ahora, algunos más informados pueden llegar a decir que además de árboles hacemos tratamientos de aguas, pero la realidad es que también hacemos un montón de cosas más.

 

PL: ¿Otro ejemplo?

HF: Hace 10 años el Estado de Israel decidió abandonar los asentamientos en la Franja de Gaza y pasar los pobladores a las fronteras reconocidas del Estado de Israel, y el KKL hasta hoy en día, está apoyando a esa gente, creando asentamientos para ellos, desarrollando agricultura, dándoles agua para que puedan desarrollar sus cultivos. Jalutsiot, por ejemplo, un ishuv al sur de la Franja de Gaza. Ahí tenemos una población que está en el medio de la nada y que hoy día exporta productos agrícolas por más de 100 millones de dólares por año, algo que la gente no sabe.

Nosotros exportamos de ahí semillas de tomate, y un kilo de semillas de tomate es más caro que un kilo de oro… dato simpático, ¿no? Un kilo de semillitas para hacer crecer tomates pequeños cherry, cuesta más que un kilo de oro. 

 

PL: Contame algún proyecto en el que vos te sentís involucrado…

HF: Te voy a contar una cosa en la que yo estoy involucrado, algo que en lo personal, me llena de orgullo. Hace unos años, vino a verme el Presidente de la Universidad de Ariel, Igal Cohen Orgad y me dijo que estaban iniciando una investigación y que no tenían dinero para hacerlo. Pregunté cual es la investigación y me contó que querían producir en Israel el vino original de la época histórica de Israel. Hace 4000 años atrás, se producía vino en Israel y lo sabemos porque hay reseñas históricas que hablan del vino. En el Estado de Israel hay un montón de viñedos pero resulta que esos viñedos son de uvas europeas, ninguna originaria.

¿Por qué no hay uvas originarias?, porque por más de 600 años esta tierra estuvo ocupada por los mamelucos que prohibían tomar vino. Entonces, se prohibió el crecimiento de las mismas y por 600 años, estas tierras no produjeron uvas naturales.

La investigación que querían hacer después de hacer excavaciones arqueológicas en las que se encontraron vasijas y en ellas restos de uvas y de semillas, en principio se mandaron a EEUU para investigar la edad de ellos. Se descubrió que tenían 4000 años de antigüedad, entonces empezaron los investigadores de la universidad de Ariel a buscar aquellas vides que crecen en Israel en formas salvajes, en donde hay fuente de agua, o en montones de lugares, y decidimos financiar ese proyecto. Decenas de estudiantes en Israel empezaron a buscar esas vides que tenían la misma teudat seut que esas semillas, y fueron encontrados decenas de ese tipo de plantas en Israel, que algunas incluso, no producen uvas, son vid salvajes que quedaron porque no pudieron matar a todas. En definitiva, hoy día tenemos vino que fue producido de acuerdo a esas vides que tienen una idéntica ADN. Todavía no es bueno pero se está buscando la menara de mejorar la calidad del mismo y en poco tiempo vamos a tener vino originario de Eretz Israel, los vinos que tomaban nuestros antepasados hace 4000 años atrás. Son cosas maravillosas. 

Te puedo dar datos fantásticos de KKL. Por ejemplo, el 80 % de la producción agrícola de Israel está hecha con agua que fueron tratadas en algún momento por el KKL. 

Estamos colaborando en el desarrollo de proyectos que hacen crecer frutillas en el aire sin tierra, sin contacto con la tierra….Ya que una vez, cada 7 años, no se puede plantar, utilizar la tierra, shnat shmitá…. 

Somos una empresa que produce proyectos. En este último año, en el 2015 vamos a terminar con algo así como un presupuesto de más de 1500 millones de shékels. 

 

De izq. a der. Meir Shpigler, Director Ejecutivo de KKL, José María Aznar, Ex-Presidente de España, Hernán Felman y Ariel Goldgewicht. Foto: Archivo KKL-Febrero 2014

 

PL: Y algún proyecto que te enorgullezca en especial...

HF: Un ejemplo es que nosotros plantamos en este último año y medio algo así como 300/400 kitot limud. Son unas construcciones que hemos plantado a lo largo de Israel en colegios primarios. Construcciones hechas al estilo de KKL, de madera, que se dan contenidos ecológicos, para que los chicos tomen conciencia de lo que es la ecología.

Tenemos el día de limpieza de Israel en donde decena de miles de chicos salen a limpiar por todo Israel.

 

PL: Y los latinos, ¿cómo contribuyen con KKL?

HF: En principio el KKL está en los corazones de todo latino judío sionista. Todos tenemos algo que ver o tuvimos algo que ver en algún momento. Poco tiempo después de que mi señora falleció, buscando fotos, recuerdos y demás, encontré un sobre con una carta que tenía membrete de KKL dirigido a nosotros en donde nos agradecían que hayamos permitido el día de nuestro casorio, una colecta para el KKL, donde se juntaron 370 pesos. Agradecían que los invitados hayan donado en nombre nuestro….

Me acuerdo de chico, yo iba al colegio judío a la tarde, al Bialik de Devoto y el viernes era obligación traer una moneda para ponerla en el pushke del KKL.

 

PL: ¿Cuántas oficinas tienen?

HF: Actuamos casi en 50 países. El número exacto no lo recuerdo. Tenemos oficina incluso en Cuba. Tenemos en Miami, México, Guatemala, Costa Rica, Panamá, Perú, Colombia, Brasil Argentina, Chile, tenemos presencia en todos los países.

 

PL: ¿Hacia donde se enfoca KKL?

HF: El KKL está hoy en un proceso importantísimo de cambio. El KKL le anunció al Gobierno de Israel que se va a separar del Estado de Israel. Hasta hoy en día, el KKL comercializaba sus tierras a través de la directiva de tierras del Estado de Israel.

El KKL es propietario del 13% de las tierras de Israel. KKL no vende sus tierras sino que las da por 49 años para hacer utilizadas en forma exclusiva, que son renovables.

Por distintas circunstancias de insatisfacción de KKL de cómo el gobierno de Israel comercializa sus tierras, el KKL anunció en noviembre del año pasado, que nosotros nos vamos a separar del Estado de Israel. Eso implica que el KKL va a comercializar las tierras en forma autónoma. Desde ya que no es un proceso fácil, en donde también necesitamos  el acuerdo del Estado de Israel, que todavía no hemos logrado, pero por supuesto, que actuamos de acuerdo a la ley. Sin lugar a dudas que no es un proceso fácil, que traerá algunas discusiones.

El gobierno anterior tomó algunas medidas que el KKL no estaba dispuesto aceptar y entonces estamos en un proceso de negociación. Somos optimistas. No hay duda que la situación tal cual como era, no puede continuar. 

 

PL: ¿Qué hacés en tu tiempo libre?

HF: Estoy super ocupado durante la semana y de verdad trabajo mucho. Me dedico muchas horas al KKL, además de las otras ocupaciones que tengo. Pero los fines de semana los trato de dedicar a la familia. Tengo dos hijos, dos nietos y el fin de semana es obligatoria la comida familiar en donde yo cocino, ahora con gran ayuda de mi compañera. Pero es sagrado que cenemos en familia. Tengo poco tiempo libre, pero estoy contento.

 

PL: Contame tus sueños, pen-dientes…. ¿O sentís que cumpliste todas las metas?

HF: El que piensa que cumplió todas las metas, está muerto. Todas las metas están por ser alcanzadas, no tenemos ninguna meta que ya hayamos cumplido. Nunca estoy conforme con lo que hago y siempre busco de mejorar, de renovar, de hacer cosas nuevas y de encontrar nuevos objetivos. Nunca tengo satisfacción de lo que hago. Soy crítico conmigo y con los que me rodean. 

 

PL: Gracias Hernán por tu tiempo.

HF: Gracias a vos.

 

 

Ariel Goldgewicht: “Juntos podemos lograr lo que individualmente no podríamos”

 

Ariel: “Para KKL no hay obstáculos a los que no se les pueda encontrar una solución”

 

Ariel Benjamín Goldgewicht, habla de su vida que oscila entre el trabajo, el ejército y su rol de padre. Tiene 37 años y lleva casi 20 en Israel.

Nació en Costa Rica pero pasó la mitad de su infancia en Nueva York, Estados Unidos, por el trabajo de sus padres. Vino a Israel a los 18 años como “un joven ideólogo loco, como parte del ideal sionista”. Casado y con tres maravillosos hijos, gemelos de 2 años y Noam de 5, se desempeña como Director del Departamento Latinoamericano de KKL.

 

Piedra Libre: ¿Cómo llegaste a este cargo?

Ariel Goldgewicht: Llegué hace dos años. Anteriormente trabajaba en el Mundo de Educación No Formal Judeo/Sionista en el Continente Europeo. Esto implicaba viajar mucho, una semana sí y otra no. Si bien era un trabajo interesante, con grandes retos profesionales y fantásticas satisfacciones, lamentablemente no podía cumplir con mis obligaciones familiares y cuando nos enteramos mi esposa y yo que íbamos a tener gemelos, entendimos que teníamos que buscar otra alternativa. Justo en esa época buscaban a alguien en KKL y se hizo la conexión.

 

PL: ¿Cuáles son las funciones que desarrollás?

AG: Para poder explicarlo bien, a grandes rasgos, una es con el mundo judío y la otra con el no judío. En relación con el mundo judío, estoy encargado de 16 países en el continente. Con esto quiero decir que les doy todos los servicios necesarios para poder llevar a cabo actividades en la comunidad con el fin de fortalecer la identidad judía, el ideal sionismo y finalmente poder también recaudar fondos para llevar adelante proyectos en Israel. Ellos me ayudan a realizar los proyectos aquí y yo les ayudo a llevar los proyectos allá. Ellos funcionan como mis ojos y mis oídos en las comunidades de América Latina entendiendo cuáles son los retos y las necesidades de las Comunidades y cómo KKL puede apoyar; desde dando mapas a colegios o haciendo eventos de Iom Hatzamut, o un concierto o realizando una gira por países latinoamericano con Pilar Rahola. Por otro lado, yo funciono como los ojos del proyecto de ellos aquí en Israel, asegurándome de que funcionen como deben y ayudándolos a elegir nuevos proyectos.

Pueden tener un donante evangélico muy importante y nos piden que los ayudemos a buscar un proyecto en la zona que sea apto para alguien evangélico, muy sionista. Preparamos todo acorde a la persona y le mandamos las propuestas. Paralelo a todo esto, también tenemos lo que es el avance de los conocimientos que ha descubierto y desarrollado por KKL en uno de sus centros de investigación y desarrollo. Por ejemplo, si se descubre en el centro de investigación y desarrollo en Habsor, en la zona de Eshkol que hay una manera más eficiente de cómo hacer crecer los tomates, nosotros con gusto le damos esta información gratuita al Ministro de Agricultura de Guatemala. Uso este ejemplo porque se dio. Si nosotros descubrimos algo que puede ser de beneficio para algún país, para nosotros es un orgullo poder promoverlo. 

Otro ejemplo es la Aravá central, la cual representa el 6% del territorio nacional, siendo el territorio más extremo y seco de todo Israel. La Aravá se encuentra en la frontera con Jordania, al sur del Mar Muerto. Sin embargo, ese 6% del territorio nacional produce el 60% del producto nacional agrícola. Alguien podría decir, es un error, pero es verdad…

 

PL: ¿Y cómo se logró eso?

AG: KKL lo logró. Porque para KKL no hay obstáculos a los que no se pueda encontrar una solución. Nosotros traemos a Ministros de Agricultura que se quejan de algún problema u otro, y les enseñamos lo que nosotros hemos hecho acá. Seguro que no tenemos solución para todo, pero en base a nuestro éxito, somos un ejemplo de que los obstáculos no son imposibles. Los éxitos de los distintos centros de investigación y desarrollo de KKL son una fuente de motivación para países del mundo entero y una fuente de orgullo para nosotros. 

 

PL: ¿Cómo logran descubrir este tipo de cosas?

AG: El KKL mantiene 7 centros de investigación y desarrollo en Israel, se basan  en siete diferentes zonas agrícolas, una en zona del sur de la franja de Gaza, otra en la zona norte, en la Aravá, etc. de acuerdo a las condiciones agrícolas, climatológicas y demás, ahí es necesario que halla un centro. Y cada centro se especializa en algo específico. La razón de existencia de estos centros es para mejorar la agricultura local, para que los kibutzim que están cosechando tomates en la zona del sur puedan tener mejores tomates, de mejor color, mejor tamaño, mejor calidad, más larga vida en los estantes del super, y más beneficiosos económicamente. Y de ese modo el KKL intenta ayudar así a los ciudadanos locales. Esto es un ejemplo de cómo KKL desde el principio, se encargó de realizar cosas para mejorar el Estado de Israel. 

El problema es que todo esto podría ser muy valioso para otros países, que supusiesen que estos centros existen, pero la información no se transmite, y ese es el mayor desafío. 

 

PL: Como comentó anteriormente Hernán Felman, la gente tiene la idea que KKL es solamente plantar árboles y poner monedas de tzedaká en la famosa cajita azul (pushke)

AG: En América Latina la cantidad de dinero que hemos recaudado que ha sido destinado a árboles es significativo, pero no es la mayoría, KKL es el encargado de desarrollar el terreno. ¿Quieres construir una casa en un asentamiento en el Norte o en el Sur? Es muy probable que los lotes los desarrolle KKL y las utilidades también. Nos encargamos del desarrollo básico del terreno, avanzamos en los temas educativos, invertimos en los centros de investigación y desarrollo, y ponemos computadoras en las salas, etc. KKL está en todo.

Desde lo que hicimos este año en las 7 bases que limitan entre Israel y Egipto aportando condiciones básicas  a las soldadas de aquellas bases. Las cuales hasta el momento eran un desastre. 

 

PL: ¿Qué hicieron?

AG: Nosotros facilitamos aire acondicionado en las piezas que no tenían. Tenían baños con duchas donde el agua caía sobre la arena; no tenían piso, y le pusimos piso. Bebederos para que tomen agua: en una base para 3000 personas, había uno solo.

 

PL: ¿Por qué KKL no promociona todo esto, para que la gente se entere de lo que hacen? 

AG: Volviendo a lo que dijimos antes, nosotros no queremos abandonar la perspectiva del árbol y de la pushke (cajita). Porque el árbol es símbolo de vida y porque creó el Estado de Israel y da mucho orgullo lo que hemos hecho, y la pushke; porque es el símbolo verdadero del valor de que juntos  podemos lograr lo que individualmente no podríamos.

¿Ahora, por qué no explicamos más lo que hacemos? Seguramente estamos  equivocados. Es uno de los puntos que yo vengo criticando e intentando cambiar. No intento criticar a los antepasados, pero yo, que trabajaba con la Sojnut, llevaba 8 años dedicado a trabajar en la educación judío sionista, dando clases en el majón y charlas en el exterior, y no tenía idea de lo que hacía KKL. Y si yo, que este es mi mundo, no sabía, ¿cómo el de afuera puede saber? No sé por qué no se ha hecho, pero sí estamos luchando para ello.

Estamos haciendo artículos semanales en diferentes diarios esperando que llegue a la gente apropiada y estamos mostrándoles sobre todo a la gente que viene a Israel….

Si bien las escuelas que venían a Israel, lo que hacían con KKL era llevarlas a plantar el arbolito, este año no se plantó árboles porque es shnat shmitá, estamos intentando mostrarles otras cosas, llevándolos a ver el centro de investigación, montar en bici por un bosque. Aspectos y lugares más tangibles, para que puedan verlo por sus propios ojos. 

 

PL: ¿Cuáles son tus mayores desafíos dentro de KKL?

AG: El mayor desafío que tengo es encontrar buenos proyectos y hacer la unión entre proyectos y el dinero. Yo soy un filantrópico optimista, yo creo que el dinero no falta, yo creo que hay gente que tiene dinero y tiene muchas ganas de donar y no sabe a dónde o cómo o a qué. Nosotros, por otro lado, tenemos proyectos que urgentemente necesitan recibir este dinero y son muy interesantes, pero estamos fallando en el rompecabezas, en encontrar el proyecto adecuado con la persona indicada.

 

PL: ¿Cuál sería un logro del departamento de Latinoamérica de KKL o tuyo propio? 

AG: No tengo uno específico, el mayor logro que hemos tomado es la reorganización del departamento, haciendo un esfuerzo muy grande. Los sistemas del trabajo del KKL en el departamento de América Latina son de la era antes de la computación. Eficiencia, tiempo, atención a detalle, imágenes, material gráfico son esenciales para el trabajo eficiente en el siglo XXI. Para nosotros cada diploma significa un compromiso; para nosotros las donaciones son kadosh. Si una persona dio donaciones para un proyecto, el 100% de la donación llega al proyecto. Nosotros no vivimos gracias a las donaciones, al revés, nosotros estamos dispuestos a agregar más fondos a las donaciones. Un ejemplo de esto fue lo que sucedió en la última guerra con los refugios que estuvimos repartiendo. El KKL repartió casi 400 refugios en la zona de Gaza.

 

PL: ¿De todos los proyectos cual te emocionó más?

AG: El proyecto de Daniel Treguerman, y no por ser en memoria de una persona, pero Daniel a mi me tocó en varios niveles. Específicamente porque todavía no tuvo la chance de mostrarnos quien pudo haber sido. Nosotros en Israel tenemos dos listas de jalalim. La lista de los nombres que nunca olvidaremos y tenemos la lista, mucho más grande, de los nombres que nunca nos vamos a acordar. Por ejemplo, todos sabemos quien es Ron Arad, pero en esta última guerra, la primera persona fallecida fue un hombre de Petaj Tikva que fue a donar comida a los soldados, y como él hay muchos. Cuando conocimos a la familia Treguerman decidí, como meta personal, que Daniel estuviera en la lista de los que siempre recordaremos y siempre intento mencionarlo en todos los discursos. 

 

PL: ¿Por qué?

AG: En gran medida es un tema personal, porque es muy parecido a mi hijo mayor, porque mi hijo también tenía 4 años exacto y también usa la camisa de Messi y también le encanta construir legos más altos que él y cuando vi la foto de Daniel, el primer día, yo dije, ese perfectamente podría ser mi hijo. 

 

PL: Hablando de Daniel, ¿Cuál es el proyecto de Daniel Treguerman?

AG: El proyecto está avanzando de manera fantástica. Va a ser así: Ya hay un terreno dentro de Sde Abraham, donde está enterrado Daniel y vive la familia. Es un terreno muy grande en el corazón del ishuv, son dos terrenos juntos, más grande que una cancha de fútbol. No sabemos cuando vamos a poder cumplir con todas las fantásticas ideas que tenemos o mejor dicho que tiene la familia, porque la familia junto algunos amigos han formado una ONG para la creación de esos proyectos. Van a ser varios proyectos en un sólo lugar, que incluye una zona verde con pasto y árboles; otra zona con un río y chorreada de agua y agua saltando; otra un anfiteatro, otra una  pista de bicicleta de montaña, con subidas y bajadas. Todo tiene una importancia dirigida directamente a Daniel. KKL está apoyando por medio del dinero junto con KKL Argentina y con la OLEI para llevar el primer paso.

 

PL: ¿Cuántas personas trabajan en el departamento latinoamericano de KKL?

AG: En Israel somos 3, Dalit Cohen, Demo Krzymuski y yo. Dalit por un lado es la encargada de las comunicaciones con los países y los temas financieros y Demo por el otro es el encargado de llevar adelante los proyectos. Es un sistema que nosotros creamos aquí.  Antes era diferente, nosotros quisimos juntar los países y así atender, compartir las necesidades de un país con otro. Si hacemos algo que es positivo para Chile también puede ser positivo para Colombia, antes ni se enteraban.

 

Ariel: “Felizmente paso la mayor parte de mi poco tiempo libre con mi familia”

 

PL: En tu tiempo libre, que no creo que sea mucho, ¿Qué te gusta hacer? 

AG: Soy de los que me gusta nadar, bucear, esquiar. Trato de ir todos los años a esquiar, pero lamentablemente este año no se pudo. Felizmente paso la mayor parte de mi poco tiempo libre con mi familia. Si bien soy una persona muy social, mis amigos son muy importantes, me he dado cuenta que en los últimos dos años he sido menos eficiente como amigo porque no tengo tiempo. La verdad es que a la hora que llego a la casa a la noche, me pongo a bañar a los niños, a darles de comer, a limpiar, a doblar la ropa y cuando nos damos cuenta, es media noche y aún no he comido y tengo mil cosas para hacer para el día siguiente. Y en mi caso, no es que me guste quejarme, pero como trabajo con Latinoamérica, por la diferencia horaria, de 20 a 24 hora israelí, trabajo siempre, es cuando ellos se despiertan y empiezan a llamar…

 

PL: ¿Tu mujer como lo lleva, se acostumbró? 

AG: Y bueno, para eso está el balcón (risas). Mi mujer ni lo siente, pero mis vecinos me odian. Entre las llamadas nocturnas y los constantes asados no soy muy querido en mi edificio. 

 

PL: ¿Tu mujer es Latina?

AG: No, israelí. La conocí en una cita a ciegas por medio de unos morim shlijim que había tenido en el colegio, y pasaba los jaguim con ellos. 

 

PL: Para ir terminando, en la última operación Tzuk Eitan vos estuviste de miluim. 

AG: Me enrolé en el ejército en el 98 y desde entonces he tenido el honor de participar activamente en todas los esfuerzos nacionales. Obviamente estuve de miluim en la última operación que tuvimos en Gaza. Yo soy Mefaked en una unidad de fuerzas especiales que se llama Dubdeban en la que sigo hasta la fecha directamente relacionado. Lo que el ejército me dio en base a conocimiento, herramientas y amistades, no tengo como valorarlo, y como devolvérselo. Aprendí más sobre mí, sobre como manejar mi vida, cómo relacionarme con los otros. Todo esto lo aprendí más en el ejército que en la universidad. Y los pocos años que estuve con este grupo de personas tiene más significado para mí que con el grupo que estuve rodeado toda mi vida. Me siento endeudado con el ejército y con el Estado de Israel.

 

PL: En una nota que te hicieron en su momento, vos dijiste que esta es la primera vez que sentiste tanta solidaridad del pueblo. ¿Por qué?

AG: Participé en todo lo que hizo Israel desde la última Intifada en adelante. Y esta vez fue diferente. Creo que tuvo que ver con el secuestro y muerte de los tres jóvenes antes. Esto terminó dando una especie de justificación a la misión. No sólo no estábamos tristes cuando nos llamaron a miluim, sino que todos, yo y todos mis compañeros a los que llamaron, llevábamos en el corazón la sensación de necesidad. Eso fue lo que terminó causando que todos quisieran ser partícipes. Los que no estaban en el ejército sentían la necesidad que tenían que ser parte de alguna manera. Mi peluquero me contó que cerró el local y puso una carpa al lado de una base en el Sur y les cortaba el pelo a los soldados gratis. El Estado de Israel se convirtió en algo que nosotros no conocíamos anteriormente. Ojalá pudiéramos conservar esa sensación de solidaridad nacional y unidad social también en tiempos de tranquilidad. 

 

PL: ¿Va haber paz algún día?

AG: Cien por ciento. La pregunta es cuándo y cómo, esto no lo sé… 

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

November 16, 2019

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019