Emprender

11.9.2015

Texto: Adriana Cooper

Nota publicada en PL74 - Septiembre/Octubre 2015

 

 

Hace unos días estaba revisando las redes sociales y me detuve en una imagen que me llamó la atención. En ella se veía al rabino Menahem Mendel Schneerson, el famoso rabino de Lubavitch que falleció en Nueva York en 1994 y cuyo pensamiento y filosofía lo llevó a convertirse en uno de los pensadores judíos más influyentes del siglo XX. Este hombre cuya cara muchos vemos en las calles de Israel, dijo una frase que acompañaba aquella fotografía suya que alguien quiso compartir en su cuenta de Facebook. Palabras más, palabras menos, decía que en lugar de estar criticando situaciones, personas o lugares que tenían un error o problema, debíamos enfocarnos en lo que nosotros podíamos hacer para mejorarlos. Según él, al fin y al cabo, uno de nuestros papeles fundamentales en el mundo es completar la obra que D-s nos dio.
Para mí, el año empieza tres veces: el día del cumpleaños, el día del año nuevo judío o Rosh Hashaná y nuevamente el día del año civil. Este último lo tengo en cuenta porque aunque el calendario judío sea dominante, qué le vamos a hacer. Muchos de quienes vivimos en la diáspora o teníamos negocios con el exterior cuando vivimos en Israel, debíamos tener en cuenta el conteo del tiempo anual que lleva la mayor parte del planeta. Y si enlazo Rosh Hashaná con las palabras del rabino Mendel, pienso en algo que cada vez es más vital en un planeta en caos: nuestra capacidad de cambiar situaciones en el ambiente en el que nos movemos. Uno de los conceptos judíos más fascinantes que tenemos es Tikún Olam que consiste precisamente en eso, en cambiar el mundo para bien. Y está tan incorporado en la mentalidad judía que incluso lo vemos hasta en los judíos más seculares de la diáspora. Nuestra historia está llena de personas que no se dieron por vencidos ni aceptaron un “no” como respuesta. David Ben Gurión, uno de los líderes trascendentales en la creación del Estado de Israel, tenía frases que daban fe de su idea. Una de mis preferidas es: “Si un experto te dice que no, consigue otro experto”. 
En otra oportunidad cuando hablaba del naciente Israel, árido, pobre y con todo por construir, decía que el Estado judío estaba basado en su gente y su pasaporte era la fe, en la creencia que todo un pueblo podía dejar los días negros del holocausto y la persecución y levantarse en el lugar del planeta que durante miles de años soñaron. Prueba de que no estaba equivocado es el Israel de hoy: un país que con menos de cien años ya es una de las potencias mundiales en Ciencia y Tecnología. Anualmente y a pesar de las dificultades, invierte alrededor del 4% de su Producto Interno Bruto en estos aspectos, convirtiéndose en uno de los pocos países que más dinero destina a ellos. A partir de esta edición y a propósito del inicio del año 5776, Piedra Libre inicia una serie de entrevistas a personas que se han destacado en Latinoamérica e Israel por su emprendimiento y aporte a la sociedad en la que viven. 
Aunque tienen historias y lugares de procedencia diferentes todos tienen en común la tenacidad, la fuerza de su espíritu y la convicción de que el mundo puede ser un lugar mejor. Ninguno se rinde ante la adversidad ni deja de tocar puertas cerradas o de abrirse caminos aunque parezcan no tener una salida.  En esta oportunidad, comenzamos con Samuel Azout, un hombre que después de dejar una empresa familiar exitosa, se dedicó a cambiar la vida de niños y jóvenes en Colombia y hasta llegó a convertirse en asesor presidencial.  Creo firmemente que este recorrido por la vida de varios emprendedores me sorprenderá a mí y a ustedes. Y es que mientras miles de judíos en el mundo critican, esperan o aplazan, un grupo de ellos se dedica a completar la creación, a emprender. A lo mejor entre ellos estén algunos de los llamados 36 lamed vav zadikim o justos que según el Talmud, son las almas buenas que actualmente viven entre nosotros y sin las cuales, el mundo se acabaría inmediatamente. Son seres que de acuerdo con la suma de esas letras judías (lamed – vav), entienden el conocimiento y saben dar amor. Feliz 5776 a ustedes, sus familias y amigos. Que sean inscritos en las páginas más vibrantes y felices de ese apasionante libro de la vida.

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019

August 11, 2019

August 6, 2019

July 22, 2019

Please reload

Búsqueda por sección