Los BNEI ANUSIM, judíos sefaradíes que nunca dejaron sus raíces, su pasado y el hoy, su amor por Israel y su pueblo judío

29.11.2015

Texto: Leon Amiras * / Foto: Gentileza de Andrés Lacko

Nota publicada en PL75 - Noviembre/Diciembre 2015

 

 

Hace unos días conversaba por Facebook con una antigua amiga, abogada, nacida en

Argentina y hoy residente en Estados Unidos. Ella siempre lee mis escritos sobre los sefardíes y agrega algún comentario interesante. Le pregunté:” Veo que te interesa mucho el tema, ¿verdad? “Y me contestó: “ Amigo, nunca te lo conté, pero yo por parte de mi madre venimos de una familia de judeoconversos, yo también soy judía. Mi familia proviene de Burgos, España, se tuvieron que convertir o caer en manos de la inquisición… mi abuelito Enrique nunca renunció a su nombre Isaac y jamás olvidó sus tradiciones judías. Por supuesto todo lo hacía en secreto. Todavía tengo un código original de la inquisición del 1600, y prefiero no contarte el contenido del mismo, yo guardo este recuerdo entre mis cosas...
Me quedé pensando un largo rato…luego de tantas y tantas generaciones, los hijos y los nietos y bisnietos de estos judíos, nunca dejaron atrás su judaísmo, algo increíble.
Las matanzas, asaltos, incendios y asesinatos de la inquisición, no lograron hasta hoy borrar del recuerdo de los Anusim y sus descendientes la cultura y tradiciones judías.
Cuando en 1492 los Reyes Católicos firmaron en Granada el Decreto de expulsión nunca se imaginaron que hoy luego de más de 500 años todavía parte de aquellos que fueron bautizados bajo la presión de las matanzas, respetarían rituales judíos y hasta no olvidarían melodías que cantaban en sus sinagogas ya transformadas en iglesias.
En nuestro mundo judío, en la diáspora, cada vez existe más asimilación, cada vez más nuestros jóvenes se alejan de sus raíces y cultura judaicas, incluso cuando provienen de familias judías, y estudiaron en escuelas judías. Esta es otra razón para admirar a estos judíos sefardíes que intentan incluso hoy no perder sus tradiciones a pesar del paso del tiempo.

 

(de izq. a dcha.) El quinto Presidente de Israel, Itzjak Navon (z’l) junto a Leon Amiras, Presidente de la Olei. Foto: Andrés Lacko

 

 

RECORDAR, AYUDAR Y NUNCA OLVIDARLOS
Hace unas semanas  la Knesset, el Parlamento Israelí reunió a más de 300 personas y junto a la organización “Reconectar” nueva institución, que intenta ayudar a los descendientes de judíos Españoles y Portugueses a unirse al mundo judío, lograron sentar las bases para un trabajo profundo de ayuda a quienes un día fueron obligados a abandonar sus creencias.
Como lo explicó Ashley Perry, un judío sefardí nacido en Inglaterra y ex Asesor de la Cancillería Israelí, “los descendientes de estos judíos, pueden naturalmente apoyar a Israel en todo el mundo”.
En el mismo acto en la Knesset, Jana Eyal, una joven nacida en Portugal, descendiente de una familia de Anusim, nos contó su largo viaje de reconexión con el pueblo judío, su aliá y hoy ya casada, su emoción de saber que sus hijos no tendrán que ser judíos en silencio o a escondidas, sino judíos con la frente alta, viviendo en Israel. Muchas lágrimas cayeron de los ojos de diplomáticos, profesores y parlamentarios que asistieron al acto.
Así como tanto España y Portugal otorgaron de manera simbólica la ciudadanía a los descendientes de los sefardíes, llegó el momento de que el Estado de Israel haga todo lo posible para ayudar y fortalecer lazos con los Bnei Anusim, esos judíos que ni el fuego de la inquisición logró borrar su amor por nuestras tradiciones judías.
¿Cómo hoy podemos nosotros dejar de lado a la nueva generación de esos judíos que bajo sangre, fuego y espada dejaron el judaísmo ante la amenaza de la espada más siguieron siendo judíos en su corazón y en sus hogares?
Ellos descansaban los sábados, cuidaban ritos de kashrut en secreto, y hasta leían el Talmud, en sus templos con piso de arena para que los asesinos no escuchen sus pasos. Leer el Talmud o practicar la ley de Moisés era un delito penado con la muerte.
Los judíos sentimos como si nosotros fuéramos los que salimos de Egipto, como si nosotros fuéramos los judíos que el faraón torturaba. Hoy nosotros tenemos que intentar y comprender a los Anusim como si nosotros fuéramos los descendientes de miles y miles de judíos que fueron convertidos por la fuerza a un credo ajeno a sus tradiciones. El Faraón, Torquemada, Hitler o los antisemitas del mundo, no lograrán destruir a nuestro pueblo, y los Anusim son parte de nuestro pueblo.

 

Logré conocer a muchos judeoconversos. Ellos tienen su familia, su nacionalidad extranjera, y hoy se acercan a Israel no por antisemitismo o razones económicas, lo hacen por ideología, por convicción, por amor a sus creencias, por amor a Israel.
Esta iniciativa del parlamento Israelí, y el trabajo del instituto de Estudios Sefardíes y de Anusim del Netanya Academic College son un granito de arena en este mar de ideas y planes para lograr que nuestros hermanos Anusim, puedan afianzar sus raíces y tradiciones.
Nosotros, los judíos latinoamericanos, que crecimos en una diáspora de habla hispana o portuguesa, tenemos todos los instrumentos para ayudar a estos hermanos.
Parte de nosotros nos educamos junto a no judíos, parte de nosotros conocemos lo que significa convivir con quienes no coinciden con nuestras tradiciones o filosofía de vida. Y por ellos, nosotros y en especial los voluntarios de Olei, estaremos siempre dispuestos a dar una mano para ayudar a todos aquellos que un día decidan vivir entre nosotros, criar a sus hijos en Israel, en hebreo, y en esta democracia israelí tan amplia y especial.
El pueblo de Israel y su gobierno tienen la obligación moral de escuchar e intentar ayudar a nuestros hermanos, ya sea ante trámites en el Ministerio del Interior, procedimientos ante la Agencia Judía o el Ministerio de Absorción, explicaciones de nuestros rabinos para los que tienen que convertirse al judaísmo. Ojalá que líderes Israelíes -sefardíes del nivel del quinto Presidente Itzjak Navon (z’l), quien falleció este 7 de noviembre 2015, a los 94 años, intenten aportar ideas y proyectos educativos para acercar aun más a nuestros hermanos Anusim.
Debemos ayudarlos de la misma manera que ayudamos a todos los nuevos inmigrantes que llegaron a Israel luego de estar desconectados del judaísmo durante décadas y décadas.
En este mundo completamente loco, de terroristas islámicos y antisionismo global, es el momento de “reconectar” a nuestros amigos que nunca dejaron de ser judíos en su corazón.

 

* Leon Amiras, Presidente de la Olei, Organización Latinoamericana España y Portugal en Israel y Presidente en ejercicio del Colegio de abogados de Jerusalem.

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019

August 11, 2019

August 6, 2019

July 22, 2019

Please reload

Búsqueda por sección