Aventuras de una princesa judía divorciada

31.3.2016

Por Dana Labaton

Nota publicada en PL77 - Marzo/Abril 2016

 

Me subí a la moto y me dejé llevar. No sabía muy bien qué esperar de una sesión de jamm…que viene a ser algo así como un gimnasio donde los músicos van a entrenar. Pueden estar en todas partes: en una casa privada o en una fábrica de lámparas, como sería el destino de esta primera aventura. 
Lo único que vi al entrar al “Salón de Sharon” fue una jungla de cables, pinzas, bombitas de luz y todo tipo de artefactos de iluminación. Lo miré a mi informante con cara de “te equivocaste”; mientras él sin explicarme mucho se dirigió a la otra habitación para dar la contraseña y ser el próximo en tocar la guitarra. Un hospital de lámparas era el escondite prefecto donde los músicos van a practicar sin expectativas de ningún aplauso, critica o corrección. Lo peor que puede suceder ante un desacorde o alguien que desafine, es que se queme una lamparita. La variedad impresionante de lámparas colgando del techo - blancas, negras, antiguas, modernas, de estilo art deco o art Nouveau- iluminaba un espacio levemente amueblado donde los concertistas, guitarristas, cantantes y pianistas aguardaban su turno para tocar y cantar. No entendí bien de quiénes eran los instrumentos…creo que ese dato no era relevante. Cada uno compartía sin preguntar y acorde al turno, mientras los roles de audiencia -artista se turnaban acorde a la canción. Entre cervezas y cigarrillos, se llevaban a cabo recitales inolvidables con las arañas y candelabros como únicos testigos.
Lo interesante de este tipo de encuentros es que no se puede llegar sin ser músico, intérprete, o tocar algún tipo de instrumento. No hay ningún tipo de promoción en medios impresos ni redes sociales. El mitológico boca a boca es la única manera de informar a los “elegidos’ sobre un concierto irrepetible una noche determinada. Y digo IRREPETIBLE con todas las letras porque los integrantes de esta banda estilo Snapchat solo durará hasta el amanecer. Al día siguiente, no habrá forma de adivinar que en esa fábrica donde arreglan lámparas, cantó una rubia morruda con cara de tímida y una voz mezcla de Adele y Madonna; junto a un pelado con ojeras que delataban un minus de sueño pero que tocaba el piano como si fuera su amante; mientras la batería explotaba guiada por un señor que parecía un pirata recién salido de altamar.  
El mismo carnet de intrusa con permiso, lo utilicé en la casa de Iris. Conocida actriz israelí con frondosa carrera en Hollywood y ante las limitaciones de una madre soltera; la susodicha organizaba conciertos a domicilio ante la falta de una babysitter que le permitiera disfrutar de la oferta cultural telavivit.
Junto con el delivery de comida, hizo take away de un músico increíble que reemplazó a una orquesta completa con su guitarra y su voz. Los vinos de reserva convivían con la bamba y bisli destinado a los niños que correteaban entre los instrumentos. Obviamente que el público era una colección de músicos selectos que tocarían el próximo viernes: una pareja de mujeres con su bebé que el concierto siguiente le daría mil vueltas a Alicia Keys; y otro señor con anteojos y look intelectual que luego de cantar a capela confesaría haber participado en la animación de la última película israelí ganadora de un Oscar. 
Entre sorbo y sorbo de tinto, disfruté de otro recital oculto -esta vez en un departamento con vista a Kikar Rabin- mientras me imaginaba la sorpresa de los transeúntes si descubrieran lo que estaba aconteciendo en ese segundo piso de otro edificio gris como cualquiera. Y mientras me dejaba llevar por la magia de un cover que mi limitado kilometraje musical no me permitió reconocer; intenté adivinar sin éxito las próximas aventuras que mi informante me llevaría a bordo de su moto. Sin idea alguna del próximo destino, me puse el casco y arrancamos. 

 

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

November 16, 2019

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019

August 11, 2019

August 6, 2019

Please reload

Búsqueda por sección