El broche de oro del diputado israelí Hilik Bar en su gira: URUGUAY

25.9.2016

Por Jana Beris

Entrevista publicada en PL80 - Septiembre/Octubre 2016

 

Días atrás visitó Uruguay una delegación multipartidaria del parlamento israelí. La gira de varios días por la región, incluía Argentina y Paraguay.  Hilik Bar, Secretario General del partido laborista y miembro de “La Unión Sionista”, fue el único que al terminar el viaje oficial, retornó a Uruguay a una visita comunitaria y privada, que a juzgar por sus declaraciones, le llenó el alma.
Días atrás nos reunimos en un café de Jerusalem, para recabar sus experiencias. Esto es un resumen de su entusiasta testimonio.

 

¿Cómo resumiría su reciente visita a Uruguay?
La visita fue sumamente exitosa. Me enamoré de Uruguay, de lo que alcancé a ver, de su colectividad judía que nos recibió con mucho cariño y ganas de escuchar. Me impactó la amistad que nos brindaron los parlamentarios y también la comunidad judía tan abnegada y sionista que hallamos en Uruguay, una comunidad no muy grande, pero sumamente activa, con siete movimientos juveniles, algo que no se ve hoy prácticamente en ningún lado, con sinagogas, centros culturales, con un semanario judío importante, y sin duda mucho amor por Israel. 

 

Reencuentro con sus familiares uruguayos, del lado materno. (de izq. a dcha.) David Wilchinsky, Hans Dieter Stern, Felicia Freifeld de Stern, Jorge Wilchinsky (atrás), Hilik Bar, Rosita Margulis de Wilchinsky y Jaqueline Hirschfeld de Wilchinsky.

 

Su viaje comenzó con el programa oficial de la delegación parlamentaria. A juzgar por el resumen que hizo su anfitrión, el Presidente de la Cámara de Diputados Gerardo Amarilla, fue realmente un encuentro entre amigos.
Sin ninguna duda. Fue absolutamente excelente. Suscribimos un acuerdo de cooperación entre los dos Parlamentos, nos recibió en efecto el  Presidente Gerardo Amarilla, gran amigo de Israel, con quien fue un gran gusto conversar. Nos hicieron sentir allí muy a gusto. Sentimos claramente que hay allí un gran apoyo a Israel e interés en fortalecer la relación bilateral.

 

¿De quién fue la iniciativa de ampliar su visita más allá de la parte oficial con la delegación? 
La invitación llegó de la comunidad NCI. David Raij, que es miembro de la Directiva y además tío de Gal, que trabaja conmigo, me invitó a dar una charla en la comunidad y a realizar otras actividades. Fue una alegría.
En todos mis encuentros con gente de la colectividad, confirmé lo que había oído, y más todavía: la calidez de los judíos uruguayos. Tanto los que vienen a radicarse en Israel como los que permanecen en Uruguay, son parte de nuestra familia. Yo quedé realmente impactado por la calidez del trato, por el amor y apoyo a Israel. Llegué con el corazón lleno de grandes vivencias.

 

 

TODOS IGUALES

 

La NCI pertenece al  movimiento Masortí. Entiendo que usted hizo referencia en sus palabras también al tema de las diferencias y a veces tensiones entre las distintas corrientes del judaísmo en Israel.
Lo que yo les dije en mi discurso es que Israel es el hogar de todo el que se considera judío, no menos que de los judíos que viven en Israel. Hay que respetar a todas las corrientes. Es importante para nosotros, como israelíes, decirles que pueden venir a Israel, a vivir si quieren, a orar, ir al Kotel, como cualquier judío. No son menos ni más que nadie. Creamos Israel no para discutir quién es judío y cómo se es judío, todos lo somos, sino para que todos tengan un lugar seguro. Ese es el rol del Estado de Israel.

 

Hablando ante la comunidad, en Bait Jadash de la NCI.

 

 

SABRA CON RAÍCES ASHKENAZÍES Y ORIENTALES

 

Usted mismo es una combinación de dos mundos, de madre ashkenazí y de padre oriundo de Marruecos ¿verdad?
Así es. Yo mismo soy sabra, nacido en Israel por cierto, y estoy muy feliz con mis raíces de los dos lados. Mi padre, en efecto, nació en Marruecos y yo disfruto mucho de ser parte de esa comunidad, con su rica cultura, parte del judaísmo oriental y sefaradí del que estoy muy orgulloso. Y del otro lado, estoy no menos orgulloso de la tradición que trajo consigo mi madre, que es medio polaca y medio británica. Su papá era sobreviviente de la Shoá, llegado a Israel desde Polonia después del Holocausto.  Son dos culturas distintas, pero que también tienen mucho en común: la tradición judía de miles de años, la religión, la Torá, la  Mishná, la Gmará  y mucho más. Y no hay ningún problema en preservar ambas raíces, las tradiciones tal cual se vivían en los dos lados. 
Ante todo, somos todos israelíes. Cada uno debe estar muy orgulloso de su legado y tradición, sea un judío oriental o ashkenazí, pero entre mantener cada uno su forma de orar en la sinagoga y hacer una guerra entre comunidades, hay una enorme diferencia. Eso me asusta más que la bomba de Irán y que Hamas. 
Israel tiene que  hallar los puentes entre derecha e izquierda, entre orientales y ashkenazíes, todos son judíos, todos somos hijos de este pueblo. 

 

Y con estos mundos que confluyen hoy en la identidad israelí ¿qué es lo que lo formó a usted? 
A  mí me formó, ante todo, una niñez en un hogar maravilloso, con dos padres docentes que tuvieron mucha dedicación en nuestra educación, siempre con un gran amor. Nací y crecí en Safed, una ciudad de la periferia, con numerosos barrios en situación compleja. Allí crecí. Y precisamente por mi conciencia acerca de la problemática por la cual la periferia no siempre recibe los mismos derechos como el centro del país, entré a la política. 
Aclaro que no sufrí ni tuve una niñez difícil porque mis padres eran maravillosos. No éramos pobres ni tuve hambre ni pasé pesares, pero crecí en una zona débil. Gracias a Dios, siempre tuvimos todo lo que necesitábamos porque mis padres, aunque no siempre tenían todo el dinero que precisaban, siempre nos dieron mucho amor. Tanto el lado ashkenazí como el lado oriental.

 

Con el Presidente de la Comisión de Asuntos Internacionales de la Cámara de Diputados en el Parlamento uruguayo Roberto Chiazzaro.

 

Combinación letal, madre polaca y también familia marroquí...
Y una abuela marroquí, ni te cuento...De ahí vienen los kilos de más creo yo. Y bueno, bromas aparte, por eso entré a la política. Por eso en mi primer día en la Kneset, formé el lobby dedicado a fortalecer a la periferia y los barrios de situación socio económica más comprometida, de los que yo mismo llegué. Es un lobby que brega por una distribución más justa entre la periferia y el centro. 

 

¿Siente que hace un trabajo que cambia realmente cosas en el terreno?
Ante todo, es natural que desde la oposición sea más difícil cambiar cosas que estando en la coalición. Creo que sí hacemos una diferencia porque somos muy activos en las comisiones  y presentamos muchos proyectos de ley. Claro que si un día, Dios mediante, estamos en la coalición y encabezamos el gobierno, podremos hacer más. 

 

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

November 16, 2019

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019

August 11, 2019

August 6, 2019

Please reload

Búsqueda por sección