Una ayuda desde adentro

23.11.2016

Por Pablo Duer

Nota publicada en PL81 - Noviembre/Diciembre 2016

 

Uno de los mayores desafíos del proceso de aliá es el de encontrar un trabajo que, más que un paso atrás, represente una continuación en la carrera que cada uno escogió en su país de origen. En esta nota presentamos dos proyectos que pueden convertir el conocimiento y la garra que traemos los latinos en un paso adelante tanto para nosotros como para Israel.

 

Hola a todos!!! Estoy buscando un trabajo en español. Si alguien necesita una niñera/una profesora particular/servicios de clientes.... Tengo 29 años y experiencia con niños y
jóvenes, soy muy activa y responsable.


Hola, estoy buscando trabajo, puede ser de limpieza o algo que no requiera hebreo. Si alguien sabe de algo, se agradece.
 

Hola, ¿Qué tal gente? Les cuento que mi esposo hace pintura de casa interior y exterior y todo lo que es arreglo. Buen trabajo, responsable y limpio.

 

Los tres fragmentos de arriba no le resultarán ajenos si está leyendo esta revista en suelo israelí.
Sea en grupos de Facebook, cadenas de Whatsapp, charlas de café o cenas de Rosh Hashaná, los esfuerzos por encontrar trabajos careciendo del idioma se hacen escuchar sin importar el formato o el medio. En varias ocasiones, como muestran los mensajes citados, apuntan a trabajos improvisados, vinculados al mundo de los oficios. Lejos está, sin embargo, de ser un motivo de vergüenza. Aquel que baje el tono de voz para decir que cuida ancianos, que limpia casas, o que maneja un remise, está desconociendo u olvidando las enormes dificultades y los innumerables escollos que implica migrar a un país nuevo. 

 

 Tatiana Miodovnik, argentina (izquierda) - Norma Altamirano, mexicana (derecha)

 

 

Muchos desconocen, también, que existen empresas y organizaciones que se dedican a encontrarle trabajo a los olim. Que funcionan como un puente entre quienes no conocen las reglas de juego de un mercado laboral que les es ajeno y quienes nosaben cómo ni dónde encontrar empleados plurilingües y ansiosos porcrecer profesionalmente, al mismotiempo que dejar hasta la últimagota de sudor en pos del crecimientode la patria que los acogió. Más aún, estas empresas y organizaciones están tan decididas a encaminarlos en su inserción laboral, que tienen representantes en distintos idiomas para que el proceso sea lo más fácil y efectivo posible. Entre ellos, como no podía ser de otra manera, el español está particularmente bien representado. Tatiana Miodovnik y Norma Altamirano son psicólogas recibidas en sus países de origen y orientadas al campo de recursos humanos. La primera en Argentina; la segunda en México, ambas llegaron a Israel en busca de nuevas oportunidades. Una trabajó siete meses gratis; la otra, dos años en ventas, pero hoy cuentan, con la frente en alto, que se ganan la vida en Israel haciendo lo que les gusta. Puede que haya sido simplemente su campo laboral, tal vez su propia experiencia al llegar, o incluso una innata voluntad de ayudar, pero ambas dedican hoy su tiempo a que latinos como vos y yo puedan acceder a mejores puestos de trabajo. “Mi tarea comienza con recibir a los olim”, empieza Norma y se disponea relatar, con una sonrisa que no logra ocultar el orgullo, el proceso através del cual Gvahim se encarga de conseguirle “posiciones de calidad” a todo olé que tenga las ganas y el compromiso necesarios. Tras una entrevista con ella misma y un equipo especializado en reclutamiento, comienzan un curso de un mes que explora áreas tales como las diferencias culturales y la elaboración de un currículum y un perfil de Linkedin. El siguiente paso será la asignación de un mentor israelí en función de las capacidades e intereses del candidato para llegar a la recta final que se basa en conectarlo con empresas, arreglarle entrevistas y hasta supervisar el contrato antes de que le pongan la firma. “Yo lo que hago es básicamente generar conexiones”, cuenta Tatiana, que se dedica a la difusión vía redes sociales y al reclutamiento en UrbanRecruits, que conecta, sin costo, a posibles empleados con eventuales empleadores. A diferencia de Gvahim, que es una ONG vinculadaa la Rashi Foundation y con colaboradores de la talla del Banco Hapoalim o la Municipalidad de Tel Aviv, su empresa es independiente y con fines de lucro. Eso no quita, sin embargo, que ponga el mismoempeño en mejorar la calidad devida de los olim. “El hecho de queyo esté acá ayudó a desarrollar másla parte de Latinoamérica”, reconocey enfatiza que existe una especiede círculo por el cual cuantos máshispanohablantes se acerquen enbusca de trabajo, más vínculos estableceráncon empresas que apuntena ese tipo de empleados.Ambas coinciden en que el hechode ser latinas resulta en ocasionesun alivio para quienes se acercan enbusca de ayuda. “Por más que sepan inglés, hay determinadas cosas que es más fácil expresar en español, como explicar sus intereses y habilidades o los motivos por los cuales, por ejemplo, buscan darle un volantazo a su carrera”, opina Tatiana. Al mismo tiempo, desde la otra vereda, es también gratificante para ellas poder ayudar a un coterráneo: “Por momentos siento que hago un servicio a la comunidad, y estoy más que feliz de ayudar atodos, pero con los latinos siento un kesher distinto”, agrega Norma, cuya ONG cuenta con distintos programas que abarcan tanto a profesionales con título universitario como a emprendedores y a trabajadores dedicados a un oficio. El hecho de pensarlo como una ayuda o un servicio, puede, sigilosamente, convertirse en un arma de doble filo, ubicando al latino en una posición pasiva y hasta de desamparo, que no siempre lleva a buen puerto. El proceso migratorio es difícil, sí. Que burocracia, que ulpán, que Mercaz Kitá, que más burocracia. No es difícil decepcionarse ante los primeros obstáculos, ante el tener que agachar la cabeza y retroceder unos pasos en lo profesional, en un contexto en el que la prioridad es llegar a fin de mes. Es aquí donde Norma, desde sus conocimientos y su experiencia en Gvahim, para la pelota y reflexiona: “Muchas veces el latino peca por sentirse menos. Tenemos que motivarnos e ir en busca de oportunidades, contagiarnos de la jutzpá israelí. Sí hay trabajo spara olim latinos, las oportunidades están, pero hay que intentar ser pacientes y creer en nosotros mismos”.

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

November 16, 2019

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019

August 11, 2019

August 6, 2019

Please reload

Búsqueda por sección