"El deporte y la educación van de la mano"

1.8.2017

Texto: Pablo Duer / Fotos: cedidas por el entrevistado

Entrevista publicada en PL85 - Julio/Agosto 2017

 

Aunque en Latinoamérica el deporte es un elemento fundamental, no contamos con muchos representantes entre las caras más importantes del deporte israelí. Hay uno, sin embargo, que pasando casi desapercibido ha dejado marcas imborrables en el fútbol de este país. No por sus goles o asistencias, o por sus atajadas o campeonatos ganados, sino porque desde su estudio jurídico se convirtió en una de las caras más importantes de la Asociación de Fútbol Israelí. Se trata de Efraim Barak, nacido en Argentina y que, entre diversos títulos y cargos, ostenta el de encargado legal del ente que rige el fútbol a nivel nacional. En conversación con Piedra Libre, explicó sus funciones, opinó sobre el deporte israelí y reflexionó sobre su rol en la sociedad.

 

Efraim Barak: “Lo que más me molesta es que hoy en día el deporte, y sobre todo el fútbol, está muy vinculado a elementos negativos”.

 

 

¿Cómo llegaste a Israel?
Más que llegar, me trajeron. Mis padres hicieron aliá en el ´64, desde Buenos Aires. Yo nací en el año ´57, así que tenía 6 cuando llegamos a Beer Sheva. Al cabo de un tiempo nos mudamos a Rishon Letzíon por el trabajo de mi padre y vivimos en Nevé Elyahu, un barrio lleno de olím, incluyendo un 30% de argentinos. Me crié ahí hasta los 18, después hice 5 años de Tzavá, luego empecé a estudiar derecho, me casé, me recibí y empecé a trabajar en el mismo estudio donde trabajo hoy.

 

¿Cómo fue que te vinculaste al deporte?
Como muchas cosas en la vida, pasó de casualidad. Empecé trabajando acá como pasante, después me hice abogado, después socio junior y hoy en día soy el socio principal. Hasta el ‘94 hacía principalmente derecho laboral y no tenía idea del derecho del deporte. No sabía ni lo que era. Un día un cliente nuestro, Loni Herzikovich, decidió comprar un club de fútbol,  Maccabi Tel Aviv. Entonces me dijo que necesitaba un abogado y me preguntó si sabía sobre derecho del deporte. Le dije que ni sabía que había una rama del derecho del deporte pero que me iba a poner a estudiar. Desde el principio me gustó. Lo estudié solo pero bien profundo. Acá no había ni bibliografía, entonces viajé a Zurich, a FIFA y me compré los primeros libritos. Al mismo tiempo, claro, seguía trabajando con otras cosas. Es muy difícil hacer una carrera sólo en derecho del deporte, y menos acá, y te lo digo yo que terminé siendo el abogado de Maccabi Tel Aviv por 10 años. 

 

¿Cuándo fue que te involucraste con la lucha contra la violencia en el fútbol?
Tiempo después de que empecé a trabajar en Maccabi, se armó en  la Knesset un comité para luchar contra la violencia en el fútbol. Cuando se armó ese comité, me ofrecieron, como abogado del club y uno de los pocos en Israel que entendía del derecho del deporte, ser asesor. Al cabo de un tiempo surgieron algunas leyes y hoy puedo decir que fui uno de los principales autores de la ley contra la violencia en el deporte. Al principio, cuando se consiguió sacar los cercos de los estadios, todos tenían miedo. Decían que se iban a pelear, que se iban a meter a la cancha, y hoy en día ya nadie se acuerda que hace 15 o 20 años había cercos en los estadios israelíes.

 

¿Por qué acá se pudo y en Latinoamérica no?
Yo creo que en Latinoamérica sí se puede. No es fácil, hay que lucharla, pero se puede. Es un tema de mentalidad, pero al final es una decisión que si alguien la toma y se da en el marco de un proyecto que incluya a las autoridades, la policía, los clubes, las federaciones oficiales y, sobre todo, a la educación, se puede. A mí, como israelí-argentino, me da bronca que digan que no se puede. Es cómodo levantar las manos y rendirse. Y en Latinoamérica en muchos asuntos hay esa mentalidad, de que no hay nada para hacer. Siempre se quejan de los políticos, como si los políticos fueran los únicos que puedan hacer algo. Es como que se olvidan de que hay un pueblo, pueblos que pasaron periodos de independencias y de guerras increíbles, ¿y hoy no pueden hacer nada? Se puede, hay que decidir y hay que hacer.

 

¿Cuáles son tus funciones como asesor jurídico de la Asociación del fútbol Israelí?
Hago todo lo jurídico dentro de la federación. Todo está envasado en reglas, leyes, regulaciones, así que la estructura es muy jurídica. Después vamos a todo lo que son las relaciones con las autoridades nacionales. Tenemos la responsabilidad de trabajar constantemente con la Knesset, con el Ministerio de Deporte, con la policía, con las municipalidades, y todo eso es un trabajo. No sólo en cuestiones de seguridad, sino también de fondos, proyectos en conjunto y cuestiones internas como el manejo de los 50 empleados de la federación o cuestiones específicas como puede ser la polémica con jugar en Shabat

 

¿Hay gente que quiere dejar de jugar en Shabat?
Sí, hay un proceso pendiente en la Corte Suprema porque hay un grupo que está reclamando eso. Bajo la ley israelí, un judío, si no tiene permiso, no puede trabajar en Shabat. Un musulmán tiene derecho a no trabajar el viernes y un cristiano puede no trabajar un domingo. Entonces hay grupos pidiendo que no se juegue en Shabat, y la ley no hace excepciones con el deporte. Lo que va a pasar es que haya un cambio en la ley, exceptuando a los deportes, porque sino los tribunales tienen las manos atadas. 

 

¿Tu trabajo te liga de alguna manera a las Macabeadas también?
Sí, soy miembro del comité disciplinario. Como en todos los eventos deportivos, por cualquier asunto de infracciones de las reglas o asuntos disciplinarios hay un comité y nuestro rol es aplicar sanciones si es necesario y tratar todos los asuntos que puedan surgir. Lo hice la Macabeada pasada y en total tuve un caso o dos, que es poquísimo teniendo en cuenta que la cantidad de deportistas es casi como en los Juegos Olímpicos. Siempre espero no tener trabajo desde ese punto de vista para no tener asuntos disciplinarios que siempre es mejor.

 

¿A nivel internacional de que temas te ocupás en la federación?
En lo internacional, tenemos el tema con los palestinos, que es una parte importante pero que a veces pierde espacio dentro de todo el volumen de trabajo de la federación, que incluye fichajes, juveniles, sponsors, relaciones con FIFA y UEFA y donde cada asunto es un mundo.

 

¿Cómo ves vos, desde adentro, la disputa con los palestinos en la FIFA?
La base del asunto es política, como podemos entender todos, pero la Federación Palestina trata de envasar los argumentos en bases jurídicas. Es un asunto muy complicado y la base es muy clara: Si te vas a fijar en el reglamento FIFA, dice que una federación de fútbol no puede tener en su competencia clubes que estén radicados en el territorio de otra. La pregunta jurídica, entonces, es de quién es el territorio, si es un territorio bajo la jurisdicción de la federación palestina o de la israelí. 

 

Dijiste en algún momento que los palestinos están queriendo politizar el fútbol…
Usan el fútbol, usan el deporte de una manera que no lo deberían utilizar. Lo que nosotros les decimos es que el fútbol debería unificar. Hagamos cosas juntos, hagamos una liga juntos, hagamos que las selecciones jueguen entre ellas. Acá, en Zurich, en Ramallah, donde quieran. Nosotros en la federación hacemos proyectos permanentemente, Israel tiene jugadores árabes en la selección, hay clubes que se consideran árabes en la liga, ¿por qué entonces no podemos hacer torneos juntos con los palestinos? Habría que arrancar con los chicos, ahí es donde podemos acercar las cosas, donde podemos usar el fútbol para unificar, para que se conozcan en vez de pelearse. 

 

¿Tenés algún sueño relacionado al deporte? ¿Algún proyecto o iniciativa que te gustaría aplicar?
A nivel nacional, nadie me ha podido explicar aún por qué en tantos deportes en Israel tenemos un nivel tan bajo. Eso no lo puedo entender y creo que puede cambiar. Es un tema de prioridades, de inversión del Estado. Que se invierta lo que se tiene que invertir en el deporte. Es cambiar el sistema. Hay países que lo hicieron y mejoraron mucho el deporte en general, pero acá estamos trabados y no nos movemos. Me refiero no sólo al nivel del deporte sino al deporte como herramienta de educación, que van de la mano. 

 

¿Y a nivel internacional?
A nivel internacional, lo que más me molesta es que hoy en día el deporte, y sobre todo el fútbol, está muy vinculado a elementos negativos. Siempre hay un dinero que va por acá, uno que va para allá, un dinero en negro, un contrato sucio… Aunque sé que se critica a la nueva FIFA, está cambiando. UEFA, donde yo trabajo como asesor legal, es una institución muy distinta, muy limpia, pero cuando bajas al nivel de los clubes y de los jugadores, es más complejo. Mirá los casos que surgen ahora, con Messi y Ronaldo, y al final pagan lo que deben. Lo que yo más quiero es cambiar la mentalidad del fútbol. Pero para eso se necesita mucho tiempo y mucha cooperación entre distintas partes, es un proyecto de 100 años, pero en los sueños podemos hacer proyectos que tardan 100 años también.
 

 

 

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

November 16, 2019

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019

August 11, 2019

August 6, 2019

Please reload

Búsqueda por sección