De Sefarad a Israel

4.12.2017

Por Miriam Barchilón

Entrevista publicada en PL87 - Noviembre/Diciembre 2017

 

 

Un grupo de españoles reaviva el rito de la España de hace más de quinientos años cada Shabat en la diversidad de orígenes de Raanana.

 

La junta directiva y el Rabino de la Comunidad Judía Yagdil Torá. (De izq. a dcha) Daniel Salama, Rubén Ganzo, Rabino Baruj Garzón Serfaty, León Asseo, y Yonatán Israel. Foto: Miriam Barchilón.

 

 

Igual que lo hacían los judíos en Sefarad de hace más de medio milenio, un grupo de españoles ha reavivado el rito en Israel. Con la tradición como bandera, este grupo busca continuar la manera propia de cantar, de pronunciar y de poner el énfasis en los rezos judíos. A partir de cada viernes al atardecer hasta el sábado cuando aparecen las primeras estrellas en el cielo, una sala de un instituto de Raanana alberga a los descendientes de los que tuvieron que dejar forzosamente la Península Ibérica en el siglo XV y sus formas de hacer.   
Hace poco más de un año, un grupo de familias españolas más o menos nuevas en Israel decidió pasar los shabat juntos mientras revitalizaban las costumbres de sus antepasados. Desde entonces se reúnen cada semana para celebrar desde la llegada al fin del día en el que lo dejan todo a un lado para concentrarse en honrar el día de descanso. Primero, en un jardín de infantes reconvertido con algunas sillas y un Sefer Torá, y recientemente en la sinagoga de un instituto para niños, donde hombres y mujeres rezan, oran y hacen vida comunitaria como durante los mejores años para el judaísmo en la Península Ibérica. 
Bajo el nombre de Comunidad Judía Yagdil Torá, que literalmente significa “Él aumentará la Torá”, este grupo, que ha ido creciendo desde entonces, empezó su recorrido. Su líder espiritual, el Rabino Baruj Garzón, asegura que la iluminación para este nuevo lugar de culto es la de Tetuán, en el norte de Marruecos. “Provenimos de la escuela de Torá de Tetuán, que es de donde traemos la inspiración”, cuenta Garzón.  
“Recuperamos el espíritu bueno de Sefarad, el ultraconservador que se preocupó de mantener las melodías y las tradiciones españolas”, añade el primer rabino principal de la Comunidad Judía de Madrid, desde su fundación a mediados del siglo pasado. Desde entonces, una de las principales labores del rabino Garzón ha sido la enseñanza y el propagación de conocimiento, en España, Israel y en el resto del mundo, sobre el ámbito Sefardí en general y el del Norte de Marruecos en particular. 

 

Los miembros de la comunidad sostienen el lulav y el etrog durante la última festividad de Sucot. Foto: Cedida por la Comunidad Judía Yagdil Torá.

 


“El reto es transmitir esas tradiciones”, enfatiza el rabino. Para el líder espiritual de la comunidad, es clave que además de por escrito, también se transmitan las costumbres oralmente para que se mantengan vivas. “Está muy bien tener la habilidad de guardar en archivos qué hacían nuestros antepasadas, pero nadie los lee. Lo importante es que entre todos mantengamos ese espíritu vivo y sea una parte diaria de nuestras vidas”, argumenta. 
Según explica Daniel Salama, uno de los miembros de la junta directiva de la comunidad, las actividades de la sinagoga se centran los viernes y sábados. El rito y el rezo forman una de las partes más importantes, sin embargo el estudio y el aprendizaje también son vitales para que todo el que desee participar, y no sepa, tenga la oportunidad de hacerlo. Por ello recientemente han incorporado el estudio de Torá los viernes después del servicio religioso. 
Salama relata que el rabino empezó dando clases en su casa, y cada vez fueron recibiendo más interés. Su primer evento fue una Seudá de Purim, pero a partir de este último Rosh Hashaná han logrado una regularidad. El fin de semana del 17 y 18 de noviembre pasado, celebraron su primer Shabatón, al que acudieron casi un centenar de personas.   
“Vienen por la adafina”, bromea el rabino. Además de los ritos, la melodía y la forma de rezar, este plato típico sefardí es uno de los responsables de mantener viva la tradición. El potaje de carne, garbanzos, papas (o patatas, como dirían los españoles), boniato y huevos es una de las costumbres más arraigadas de los sábados en todas las mesas de las familias judías de Marruecos.  
Al ser una de las características más importantes la tradición y su continuación en la familia y a través de las generaciones, el nieto del rabino Garzón, Yonatán Israel, también está muy involucrado en el proyecto. Israel es otro de los miembros de la Junta Directiva de Yagdil Torá. Con la responsabilidad de no dejar en el olvido las enseñanzas comunitarias y familiares de su país de origen, España, ahora se encarga de la logística de la sinagoga. 
“No se trata únicamente de hacer un Minián de hispanoparlantes y reunir a personas para los rezos, porque eso ya existe, sino de traer las costumbres y la forma de hacer las cosas del norte de Marruecos”, comenta Israel. Además, también enfatiza la conservación de las lenguas judeoespañolas Ladino y Haquetía, que destaca como “patrimonio histórico y cultural”. 

 

En el exterior de la sinagoga, la comunidad se reúne para la ceremonia de la Arabá en Hoshaaná Rabbá. Foto: Cedida por la Comunidad Judía Yagdil Torá.

 

 

UNA COMUNIDAD PARA OLIM 
Además de mantener viva la tradición española, Yagdil Torá también tiene como objetivo aportar un ambiente familiar a los recién llegados a Israel. Con la idea de acoger a Olim en su llegada al país, este proyecto no quiere convertirse en una más de las ochenta sinagogas de Raanana, sino que pretende crear una comunidad. 
“En este país no hay comunidades […] pero ya que tenemos la tierra (de Israel), vamos a darle un pueblo unido”, explica el rabino. Por ello, apuesta por enriquecer a la sociedad israelí y devolverle la acogida que les ha dado a todos los integrantes de la comunidad. Garzón insiste en que su legado y el de su familia y amigos siga “hablando” a las nuevas generaciones. 
El rabino aporta la experiencia de una vida entera en el movimiento comunitario judío español, sin embargo asegura que Salama, su nieto Yonatán Israel y el resto de directivos ponen la ilusión. Con ganas de hacer cosas buenas, romper con la imagen de una religiosidad “anquilosada” y darle un dinamismo y una intelectualidad para aportar a la sociedad israelí, el rabino busca servir al país que les ha acogido.

 

Niños y adultos de la sinagoga se disfrazaron durante la última celebración de Purim. 
Foto: Cedida por la Comunidad Judía Yagdil Torá.


“Las grandes comunidades se crean con gestos pequeños, pero que son muy importantes”, explica el rabino. Dar la bienvenida, apoyar a familias jóvenes con niños y ayudarles a que se integren son parte los detalles a los que apela. “Pensar que estarían solos en sus casas… en lugar de eso aquí estamos todos juntos”, añade. 
Precisamente, esa parte social es la que también busca fomentar el miembro directivo Salama. “Cuando llegan los Olim, con nosotros sienten que están como en casa”, manifiesta. Además, asegura que la amistad entre familias y entre los niños es lo que dará un presente y un futuro a la comunidad. 
La mayoría de estas familias viven en Raanana, pero también reciben a personas de Jerusalem y del resto de Israel, ya que “la gente quiere volver a lo suyo”. Por ello, cuenta Salama, que se han visto desbordados por la voluntad de contribuir, a la vez que la comunidad quiere aportar al judaísmo de esas personas. Por ello, son optimistas y confían en ampliar y variar la oferta de actividades. 
Según este padre de cinco hijos, necesita dejarles “algo” a sus descendientes. Después de hacer aliá y haberse establecido en Israel, les quiere dar una herencia y una responsabilidad para que aprendan y mantengan la tradición y la comunidad que han creado entre todos. 
Aunque muchos de sus integrantes son españoles, la junta directiva insiste en estar abierta a cualquier persona que pertenezca a la tradición sefardí del norte de Marruecos o quiera unirse a ella. También hay miembros de Gibraltar, Turquía, Estados Unidos, Venezuela, Honduras y otros países de Latinoamérica, y Yagdil Torá busca ampliar esas fronteras. 

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

November 16, 2019

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019

August 11, 2019

August 6, 2019

Please reload

Búsqueda por sección