Estrechan vínculos entre el Instituto Científico Weizmann y América Latina

1.2.2018

Texto y Foto: Jana Beris

Entrevista publicada en PL88 - Enero/Febrero 2018

 

 

Días atrás, el Presidente del Instituto Científico Weizmann, Profesor Daniel Zajfman, visitó Uruguay y Argentina en el marco de un declarado deseo de afianzar relaciones. En un acto en Montevideo, en el que Zajfman y el Presidente Dr. Tabaré Vázquez anunciaron una beca en el Weizmann para un estudiante uruguayo de post Doctorado, también se informó la creación de una nueva Asociación de Amigos del Instituto Weizmann en Argentina.
Pocos días antes de partir hacia el Río de la Plata, entrevistamos al Profesor Zajfman. Este es un resumen del diálogo mantenido.

 

 

¿Qué le inspira pues este viaje? Me imagino que no es muy común ir a reunirse con un Presidente que fue estudiante en el instituto que usted preside hoy. 
Creo que esto demuestra, ante todo-y no es el único caso- que cuando uno estudia ciencia puede llegar a muchos lados. El estudio científico, además de brindar por supuesto conocimientos en el área de ciencias que uno elija, sea física, química o biología, no importa cuál, es algo que enseña a comprender datos, a analizar información y sacar conclusiones. Si el Instituto Weizmann pudo aportar al menos en eso, aunque estoy seguro que el Presidente lo aprendió también en otros lados, pues nos basta y nos alegra mucho. 


Uno de los temas del viaje, es el anuncio sobre la beca para un estudiante uruguayo de post-doctorado. Además de la buena relación con Uruguay ¿qué significa esto?
Que nos es muy importante com-partir. Es nuestra forma de trabajar, compartiendo conocimientos. Y sin duda, el encuentro inter cul-tural aporta mucho. Es importante traer estudiantes del extranjero. Los países en los que la ciencia está más desarrollada, son aquellos que supieron recibir con los brazos abiertos a gente de afuera. Israel recibió a gente de todo el mundo, claro que más que nada judíos que decidieron radicarse en el país, pero no solamente, y eso ha pasado a la ciencia, ha aportado mucho. Y la diversidad es importante, porque si hay acá sólo gente del mismo tipo de culturas, todos van a mirar los problemas de la misma forma, o todos conocerán los mismos problemas, pero si viene gente de culturas distintas, que conoce otro tipo de desafíos, eso enriquece. Así que también es bueno que vengan estudiantes de Uruguay. Quizás el que venga con la beca llegue en el futuro, también, a ser el Presidente de la República. 

 

Sería record mundial creo yo...
La verdad que sí.  Debemos vernos con el mundo, es la única forma de entender qué se hace en el mundo, traer al mundo hacia aquí, que nos muestren qué hacen. Sería peligroso quedarnos solamente con lo local, con lo nuestro. Si uno empieza a creer que todo lo que hace está bien y con eso alcanza, es un peligro.

 


SOMOS BUENOS, PERO AÚN TENEMOS QUE APRENDER

 

La otra cara de la moneda es que Israel tiene una imagen muy positiva, creo yo que bien ganada, en cuanto al nivel de su academia, sin duda de lugares como el Instituto Científico Weizmann, el Technion, la Universidad Hebrea de Jerusalem y otros. Se considera que Israel tiene lo que aportar y con qué enriquecer al mundo. ¿Es contradictorio con lo que usted dice?
No, no es contradictorio. Israel sin duda tiene lo que aportar. Lo que yo digo es que no debemos creernos que somos los mejores y que no hay qué aprender de los demás, porque el día que eso ocurra, vamos a fracasar. Siempre hay lo que aprender de los demás. 
En el Weizmann tenemos para ofrecer una plataforma multi-disciplinaria que es difícil hallar en otras partes del mundo. 
Además, la meta de esta institución es la excelencia en la ciencia. Eso es lo que destacamos continuamente. Y no importa en qué área exac-tamente. Acá se puede estudiar al más alto nivel, apreciar cómo se hace buena ciencia. Yo diría que el Instituto Weizmann se destaca en saber plantear las preguntas. En ciencia, eso es lo central. Si se pregunta lo clave, será fácil hallar las respuestas. Y todo esto, en un ambiente muy agradable y una atmósfera que sirve de gran apoyo.

 


LA CIENCIA: MI PASIÓN.

 

¿Por qué usted eligió dedicarse a la ciencia, qué le atrajo?¡Debo decir como camino a seguir a lo largo de su vida?
Por supuesto, no hay otra forma para mí de vivir la ciencia. Si no es como camino por el que se marche toda la vida, no es ciencia. Creo que es la única forma de ser científico, vivirlo siempre. 

 

Sin fronteras, sin horarios ¿verdad? 
Exactamente. Ser científico no es un trabajo. Yo suelo decir que nos pagan para dedicarnos a lo que más nos gusta. Mira, yo crecí en un hogar con un padre ingeniero y lo primero que supe, ya antes de leer y escribir, fue a conectar cables, prender lamparitas y combinar circuitos. Mi vida siempre estuvo inmersa en la tecnología, siempre me interesó saber cómo funcionan las cosas y me enervaba si algo no entendía. A veces me sentía frustrado, si no lograba descifrarlo. Mi jardín de diversiones siempre estaba en mi casa, en el taller de mi padre, donde solía jugar. La verdad…no sé hacer ninguna otra cosa.

 

Así que se crece con eso, en el plano sentido de la palabra. Y el disfrutarlo tanto, es un privilegio.
Indudablemente. A mí nunca me pasa que me levanto de mañana y me quejo de tener que ir al trabajo.

 

Y habiéndose dedicado toda la vida a entender cómo funcionan las cosas, me aventuro a afirmar que su curiosidad no se ha terminado sino todo lo contrario.
Exactamente. Ahora soy más curioso todavía. La investigación científica es algo que no se termina nunca. ¡Uno nunca está satisfecho!
 

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

November 16, 2019

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019

August 11, 2019

August 6, 2019

Please reload

Búsqueda por sección