El asadito que está llegando a Israel

Víctor Braun, el director de cine argentino/israelí, habló con Piedra Libre sobre su nueva película, un remake del filme “El Asadito” de Gustavo Postiglione.

También estuvimos con Yamila Carini, Jefa de Producción y Directora de Arte, y nos comunicamos con el director Postiglione y el actor principal Tito Gómez.

No se pierdan los detalles de este soñado proyecto que seguramente dé que hablar.

 

Falta un minuto para las dos de la tarde y Víctor Braun entra a la Cinemateca de Tel Aviv. Se dirige con confianza hacia el punto de encuentro y pide perdón por el supuesto retraso. Saluda a varias personas en el lugar, y después de intentar pedir un café, pero sin encontrar a nadie que lo atienda, comienza a contar su historia.

 

Parte del elenco (de izq. a dcha): Ronen Bar Nir, Clody Plotnitky, Daniel Miranda, Elhanan Even Hen (productor ejecutivo israelí), Eduardo Kofman, Jessica Cohen, Victor Braun, Yamila Carini. Foto: Roni Asher

 

Hizo aliá dos veces: una vez con su familia, en plena dictadura militar en Argentina; y la segunda luego de divorciarse de su primera esposa con quien se había mudado a Brasil. Aunque estudió Economía y se dedicó por un tiempo a trabajar como agente de bolsa, su pasión por el cine fue más fuerte, motivo por el cual estudió producción y edición de películas. Ya estando en Israel grabó su primer cortometraje en hebreo “Gan Eden Perek Bet” (“El paraíso, segunda parte”), y un documental sobre la comunidad de Neve Shalom. Tiene el honor de haber dirigido la primera película israelí en castellano, “La Herencia”, a la que siguieron “Síndrome de Jerusalem” y “Finita la comedia”, con el célebre Assy Dayan como Beethoven. Ahora se está preparando para comenzar a rodar el remake de “El Asadito”. 

 

¿Qué es lo novedoso de este remake?

Víctor Braun: Por un lado, vamos a contar con la presencia de parte del staff de la película original. Yo le planteé a Gustavo Postiglione que me gustaba el formato de su película, y que se podría hacer algo acá en Israel. A él le interesó, y está viajando junto a Tito Gómez, que fue el protagonista en la versión del año 2000. Además, nuestra idea es que esto sea un comienzo para futuras co-producciones y agradecemos el apoyo de la Embajada Argentina. Me interesa generar ese puente con Latinoamérica.

 

PL: Venimos hablando de las novedades del remake, pero todavía no sabemos de qué se trata. Yamila, ¿nos podés contar?

Yamila Carini: Tito cumple 60 años y hará un asado en su casa para sus amigos rosarinos de la infancia. La historia transcurre en Hertzlía, en el año 2014, durante la guerra de Tzuk Eitan. El clima comienza a cambiar cuando las alarmas y misiles comienzan a sonar y algunos de los amigos sienten la necesidad de revelar secretos del pasado y del presente. Religión, política, fútbol y mujeres son los temas principales de este remake, al igual que en "El asadito" original.

 

Víctor Braun: En la versión argentina, el grupo de amigos piensa que el cambio del año 1999 al 2000 va a ser el fin del mundo. En esta película comienza una guerra, que es como un fin del mundo. Hay mucha incertidumbre, no sabés qué puede llegar a pasar, y eso lo transmito. Cuando hay mucha tensión la gente empieza a hacer sus confesiones. Ellos se conocen hace muchos años de Rosario, empiezan a tomar y sueltan un montón de secretos. Los personajes se profundizan mucho, uno comienza a tenerles empatía.

Uno es una persona que en todo lo que hace tiene suerte. Otro es el contrario.  Hay uno de izquierda y uno de derecha; uno que es ateo y empieza a creer, y uno que es un “nuevo judío”, que cree en Jesús. En esta versión también se incorporan algunos personajes femeninos, y a uno de ellos, interpretado por Ruth González, no la dejan hablar. Ellos son amigos desde hace 30 años, cuando aún vivían en Argentina, pero cuando se encuentran ya no son los mismos. Es como que se juntan por inercia, piensan que comen un asadito, toman mate, juegan al truco y termina todo; pero no, empieza la guerra y eso los descoloca.

Hay mucha variedad de ideas, de pensamientos, y así no hay un sólo conflicto, hay muchos que se van desarrollando. Va a ser interesante porque va a haber un poco de improvisación, o sea, hay una columna vertebral, un guión, pero siempre hay cosas que se improvisan.

 

PL: ¿Y por qué incorporaste la improvisación?

VB:  Cuando hay improvisación la persona es mucho más natural. Los actores saben que hasta que yo no diga cut ellos pueden seguir todo el tiempo.   

 

PL: ¿Por qué la mayoría de actores son latinos y no israelíes?

VB: Porque toda la película es en castellano, es un remake con argentinos que viven en Israel. Algunos aceptan su vida acá, otros están en conflicto, piensan más en estar allá, quieren hablar, ver cine y leer en su lengua materna.

 

PL: ¿A qué público te gustaría llegar?

VB: A mí me gustaría llegar al público israelí, mostrar que del otro lado se hacen películas de gran interés. También me interesa mostrar otra cultura, otros personajes, cosas diferentes que puede llegar a traer inspiración a otros directores. Así como nosotros fuimos inspirados por el cine inglés o italiano en los años 50 y 60, también en Argentina hay películas muy creativas que pueden atraer interés de directores, productores.

 

PL: ¿Y les parece que el público israelí se puede identificar con este tipo de personajes y maneras de relacionarse?

VB:  Sí. el humor y el drama son universales. Hay palabras que no entienden, que son del lunfardo, pero no es una película muy local. 

 

YC:  Sí, yo creo que sí. Lo que está bueno de los personajes del remake es que son argentinos que están en Israel hace bocha de años, entonces incorporaron la cultura israelí "jetzi jetzi", mitad y mitad. La idea es hacer un mix, de hecho, en el guión se va a usar nuestra jerga junto con expresiones típicas del hebreo, se va a jugar con esas cosas.

 

PL: Víctor, vos hablaste de que querías mantener la estética de la película original, y la situación inicial del asado, la reunión entre amigos, el mate. ¿Te parece que hay algún tipo de costumbre israelí parecida?

VB:  Mirá, la gente acá en Israel también se junta a hablar, a ver fútbol, a comer y hablar de política. El mate es algo nuestro, el israelí no tiene eso, pero también ama las culturas diferentes. Yo veo que ellos van a Argentina y les fascina. Porque la cultura israelí es muy variada, es una ensalada. Acá los argentinos están muy bien vistos, porque las generaciones pasadas ayudaron a crear muchos kibbutzim en el sur, y nos siguen percibiendo como gente que viene a trabajar, a progresar. Así que nuestras formas son muy bien aceptadas, muchos israelíes viajaron a la Argentina, el mate no les gusta mucho (jaja) pero a todo el mundo le gusta tener un amigo argentino.

 

PL: Y respecto a las locaciones, ¿se va a mantener esa idea de casa típica de barrio?

YC:  El formato que se va a usar es parecido, pero no el mismo. Van a ser dos locaciones, una es Hertzlía, que es la casa de Tito, igual que en la original; y otra va a ser en Tira, un pueblo árabe que queda un poquito más al norte, porque muchos argentinos van a comprar carne ahí.

 

PL: ¿Cuál es el mensaje que a vos como director te gustaría dejar con esta película?

VB:  Que la vida pasa muy rápido. De repente nos encontramos con que ya llegamos a los 60 y gastamos muchísimo tiempo y energía preocupándonos por cosas que cuando pasa el tiempo no tienen ningún significado. Uno de los personajes cuenta que durante 20 años estuvo fantaseando con acostarse con la esposa del anfitrión y después de que lo hizo es como que… Y así gastamos tiempo en eso en vez de hacer cosas positivas, y llegamos a una edad en la que decimos “ahora no tengo la energía para hacerlo”. Y ese es el grupo de amigos que se encontraron, y la casualidad de uno lo llevó a hacer mucha plata, y la casualidad de otro a hacer cosas y tener mala suerte; y otro a los 50 años descubrió la cosa mística y hoy es un hombre diferente. En la vida hay que aprovechar las oportunidades. En hebreo se dice ein mikriut, que quiere decir “no hay casualidades”, las cosas no son por casualidad.

 

PL: ¿Qué esperanza tenés para el futuro? ¿Qué te gustaría hacer?

VB: ¿Cuándo sea grande? Jaja. Mirá, yo tengo pasión por el cine. Hay una película que me gustaría hacer que los franceses y los italianos hicieron y está basada en un cuento de Cortázar, “La autopista del sur”. Es una producción grandísima que me interesa mucho. 

Dejar un mensaje, esa es la idea, el día de mañana no voy a estar, que se diga “bueno, las películas de Víctor tienen un mensaje”.

 

 

 

COMO HACE 20 AÑOS

Antes de su llegada a Israel, Tito y Gustavo comparten sus sensaciones

 

 

PL: Tito, ¿qué se siente que te hayan elegido para filmar el protagónico de una película que se va a rodar en Israel? ¿Alguna vez te lo imaginaste?

Tito Gómez: Por supuesto que nunca me lo imaginé. A veces uno sueña o hace bromas con compañeros actores diciendo " Mirá si te llama tal o cual director” o “¿Con quién te gustaría trabajar?”, pero nada más que como una broma o un sueño irrealizable, hasta ahora. Lo de Israel, se siente con mayor fuerza por lo que significa en la historia de la humanidad todo el Medio Oriente, por ser el lugar donde nacieron tres religiones monoteístas que influyen en la vida de todo el mundo y, fundamentalmente, en Occidente desde hace miles de años. Siento un gran orgullo, satisfacción, alegría y me resulta una enorme caricia al ego y al alma ver que esta historia que contamos en " El asadito" hace 20 años con un grupo de amigos actores y técnicos, bajo la dirección de otro amigo, siga provocando como provocó en su momento, y que alguien tan lejano a nosotros (a pesar de ser rosarino también) como es Víctor Braun, desde Israel se anime a la quijotada de hacer un remake y de invitarme a participar/jugar con nuevos compañeros.

 

Tito Gómez, en la película original. Foto: Fernando Méndez

 

 

PL: ¿Es la primera vez que venís a Israel? ¿Qué sensaciones te produce?

TG: Es la primera vez que voy a un país del Medio Oriente, ya que tanto Israel, como Egipto, Jordania y El Líbano eran materia pendiente en viajes que teníamos con mi mujer. Israel tiene un significado especial, aún para mí que no creo en ninguna religión. Desde que supe que iba a viajar, pienso y digo “voy a estar en Tierra Santa, voy a caminar por donde caminó...". Para cualquier mortal recorrer las calles y ver parte de la historia donde empezó todo es apasionante, mucho más allá de las creencias religiosas o ideologías políticas.

 

PL: Y desde tu lado Gustavo, ¿qué se siente que vayan a hacer el remake de tu película en Israel?

Gustavo Postiglione: Cuando Víctor Braun me lo propuso me sentí muy honrado. Si luego de 20 años de haber hecho ese filme todavía despierta interés, quiere decir que “El asadito” tiene algo que me trasciende tanto a mí como a todos los que la hicimos. Es muy rara esa sensación, pero a su vez es grata porque siento que mi obra todavía tiene cosas para decir o al menos para movilizar a otros y en lugares tan lejanos.

 

PL: ¿Víctor nos contó que tenés pensado venir?

GP: Sí, voy a estar en Israel presentando algunas de mis películas en la Cinemateca, el Instituto Cervantes y la Embajada Argentina. Y también estaré presente en el rodaje de la película.

 

PL: ¿Sería tu primera vez acá? ¿Qué sensaciones te genera?

GP: Es mi primer viaje a Israel. Medio Oriente y su cultura tienen características diferentes a Occidente, más allá de que podamos encontrar muchos puntos de conexión. Y las sensaciones son muy particulares y hasta encontradas. Es un lugar en el mundo que tiene una carga simbólica muy importante tanto a nivel religioso como político. Conocer los lugares y la gente de manera directa nos permite tener una idea más real de lo que se piensa y de lo que sucede. Es muy atractiva la idea de poder estar allá, de caminar por sus calles, de cruzarme con la gente del lugar, de conectar con miles de años de historia.

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Actores de la remake "El Asadito":

 

- Tito Gomez, Tito

- Ruth Gonzalez, Zeleida

- Daniel Miranda, Daniel

- Clody Plotnitky, Clody

- Jessica Cohen, Yael

- Eduardo Koffman, Eduardo

- Ronen Bar Nir, Silvio

- Cesar Olmer, Cesar

- Yohanan Haim Cohenca, Juancho

- Liran Naaman

 

Parte del Equipo Técnico:

 

Director: Víctor Braun

Productor Ejecutivo: Elhanan Even Hen

Jefa de Producción y Directora de Arte: Yamila Carini

 

 

 

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

November 16, 2019

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019

August 11, 2019

August 6, 2019