"Si tengo que elegir un país para vivir, es Israel"

28.3.2018

Luis Biondi, auxiliar de la agregaduría de defensa en la Embajada Argentina en Israel conversó con Piedra Libre antes de su regreso a su país natal.

 

Lino Biondi quien se desempeñó durante dos años como auxiliar de la agregaduría de defensa en la Embajada Argentina en Israel, antes de regresar a su país, se encontró con Piedra Libre para contar su experiencia y agradecer su vivencia a nivel profesional y familiar.

 

Biondi, nacido en Misiones, tiene 53 años, está casado con Marisol y tiene dos hijos, Marcos y Dante de 14 y 10 años. Con una sonrisa cuenta que tuvo la suerte y el privilegio de ser seleccionado y que le hallan designado Israel para cumplir sus funciones.

 

 

 

No conocías Israel, ¿Con qué idea viniste, sabías a dónde estabas llegando?

La realidad es que los detalles y el día a día de Israel es difícil saberlo. Tenía información muy superficial de lo que era Israel. Como siempre digo, uno tenía una muy mala imagen del país por lo que se publica, por lo que se ve, por lo que se escucha. Siempre a Israel se lo asociaba y digo "asociaba" porque para mí ya no se asocia. Se asociaba con guerras, con bombas, con infinidades de incidentes que daban miedo y por suerte cuando a mí me designaron Israel, si bien en un principio fue un choque porque no me lo imaginaba; hoy digo: bendita sea la hora que me han designado a este país.

Desde el primer día que llegué fue una sorpresa agradable. Hablamos con mi familia y nos preguntábamos y nos decíamos, éste no es el país que uno tenía en la mente. Desde el primer momento que aterrizamos, nosotros llegamos a la madrugada, veíamos las avenidas, las calles perfectamente arregladas, con flores, edificios modernos, el tránsito ordenado. Fue como pasar de la noche a la mañana. Nos preguntábamos ¿estamos en Israel o en otro país?

 

Antes de salir de la Argentina, habíamos hablado con mi esposa y dijimos bueno, aunque sea difícil, vamos a tratar de ver el lado positivo y poner la mejor onda para realmente disfrutar y no sufrir. Y la verdad, es que no tuvimos que hacer mucho esfuerzo, para nada. Solo al principio chocó el tema del idioma, las costumbres, diferentes culturas, pero tuve una recepción espectacular. Toda la gente que he encontrado desde el primer día ha sido gente maravillosa, que me ha ayudado, me ha orientado, que nos han aconsejado.

 

¿Y afuera del ámbito laboral, como ha sido la gente con ustedes?

Excelente, nos hicimos amigos de varias familias de acá. Las llegamos a conocer, por un lado, por colegas de otros países latinoamericanos y también familias que no tienen nada que ver con el trabajo. Y, por el otro, lo más importante, tuvimos una aceptación maravillosa a través de la escuela de mis hijos.

 

¿Tus hijos fueron a colegio de diplomáticos?

No. Ellos cursaron la escuela normal, que está a tres cuadras de casa. No fueron a colegio de diplomáticos. Y tengo que felicitar y agradecer a mis hijos que han superado esa barrera del idioma. Hoy, el más chico habla muy bien hebreo. Nos regresamos a la Argentina con el idioma del más pequeño y también del más grande, aunque le cuesta mucho hablar ya que sufre del síndrome de Asperger. Y respecto al más grande puedo decir que está contenido en un colegio del cual no se quiere desprender, se siente muy en su ámbito, tiene amigos, tiene a las familias de los otros chicos, los maestros son excelentes, y tiene un equipo de profesionales de primer nivel. Tal es así que mi hijo me hace cuestionamiento de que no quiere regresar. Tengo unos problemas serios.

 

Qué difícil, ¿no?

Sí. Acá encontró su lugar, para nosotros ahora es muy difícil cambiar. Más que nada porque ahora está en el lugar que quería estar. Tiene amigos, antes no tenía. Además, está contenido en un ambiente excelente que puede desarrollarse en lo que él se siente cómodo; y nosotros los padres, estamos asesorados y guiados por profesionales bárbaros, en comunicación todos los días con la maestra, con la asistente, con la terapeuta. Es muy fuerte todo.

 

¿En ningún momento pensaron en quedarse?

Sí. Muchas veces. Lamentablemente mi función finaliza y paso a retiro. Pero ganas tendría. Desde ya, si tengo que elegir un país para vivir, es Israel.

 

¿Qué sensaciones te llevás de Israel?

Yo de Israel me llevo la cultura, la historia, la sociedad, la organización, y principalmente la gente. Vuelvo a decir la gente porque uno tenía una mala imagen. Que mala imagen teníamos. Y eso es la imagen que venden o está en otros países. Me sorprendió la sociedad, todo para bien. Acá todo el mundo está en la misma, todos quieren progresar, ver a sus hijos crecer. Es maravilloso. A mí me recibieron con los brazos abiertos.

 

¿Qué es lo que más te llamó la atención?

En particular, no sé qué decirte. En realidad, todo me llamó la atención. Venía con una imagen que todo el mundo iba a estar con miedo. Eso es lo que pensaba. El tema de la seguridad. Y que todo el tiempo había bombas y ataques y la gente corría y estaba desesperada. Pero esa era la imagen que yo tenía, errónea, por cierto.

Y de repente me encuentro con que me puedo ir a cualquier lugar de Israel, a cualquier hora y puedo volver tranquilamente. Y sin molestar a nadie, puedo hacer lo que yo quiero. Me sorprendió la seguridad, el orden y la libertad que hay. Lamentablemente, hoy en la Argentina un chico de 12 o 13 años a ciertas horas no puede andar solo por la calle, por la inseguridad y por un montón de males que andan por ahí. Acá, sin embargo, mi hijo quiere ir a tomar un helado a la noche, va y viene solo.

 

Vos dijiste que en muchos países se tiene una mala imagen de Israel, ahora regresás a la Argentina y vas a tener una responsabilidad muy grande, por llamarlo de algún modo. ¿Cómo vas a transmitir todo lo que estás sintiendo para mostrar o explicar lo que realmente es Israel y todo lo bueno que el país te brindó?

A todo el mundo le digo. Me propuse ser el embajador Had honorem de Israel en la Argentina. Desde ya me propuse seguir trasmitiendo lo bueno y lo lindo que tiene este país.

Israel es un conglomerado de cosas lindas, un pequeño país con tanta diversidad que me asombra. Yo no tenía idea que en Israel nevaba y que de repente estás en la playa y que de repente estás a 400 metros del nivel del mar en el Mar Muerto y de repente tenés bosques, desiertos.

 

¿Tuviste la posibilidad de recorrer, de pasear?

Si, mucho. Traté de ir a todos los lugares que pude.

 

¿Y si tenés que recomendar un lugar a alguien que viene por primera vez, que cosas no puede dejar de ver?

Hay tantas cosas… Pero sin lugar a duda, el Mar Muerto. Y si hablamos a nivel religioso, el Santo Sepulcro. En realidad, toda la ciudad vieja de Jerusalem. Es mágica, a mí me impactó mucho, es muy fuerte.

 

Y para ir terminando, se acercan los 70 años de Israel. ¿Cuál es tu deseo?

Mi deseo es que Israel permanezca unido siempre, y que sea cada vez más importante. Ya lo es con su economía, con su tecnología, con su cultura y su idiosincrasia. Que permanezca siempre unido para ser cada vez más grande. Porque muchos países necesitan mucho de Israel e Israel tiene mucho para aportar al mundo. Y espero que siga así. Le deseo que, en todo sentido, en todos los niveles, le vaya cada día mejor. Y que sigan aportando y ayudando como hasta ahora en muchas disciplinas. Y también como ejemplo. Israel es un ejemplo de cómo se organizaron en tan poco tiempo y como crearon este país de la nada. Esto es admirable.

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019

August 11, 2019

August 6, 2019

July 22, 2019

Please reload

Búsqueda por sección