El Médico del Año

Entrevista con Daniel Ogorek, ganador del 2017 del premio otorgado por la Municipalidad de Tel Aviv.

 

El pasado 12 de marzo Daniel Ogorek ganó el premio al Médico del Año otorgado por la Iriyat Tel Aviv - la Municipalidad de Tel Aviv- en conjunto con el diario Yedioth Ahronoth. Luego, el Centro Médico Sourasky, hospital donde trabaja, también le confirió una distinción como Director de Salas de Operaciones y Subdirector del Departamento de Anestesia y Terapia Intensiva. Estudió medicina en la Universidad de Buenos Aires e hizo aliá en diciembre de 1983. Hoy tiene a cargo los 32 quirófanos del mencionado hospital, en los que se realizan aproximadamente 35.000 intervenciones por año.

 

 

Foto: Daniela Percara

 

 

¿Cómo te enteraste que habías ganado los premios?

Los dos fueron una sorpresa, no los esperaba, no sabía que me los iban a dar. En el caso del premio del Médico del Año, me avisaron por carta.

 

 

Foto: Daniela Percara

 

 

¿Cómo se elige al ganador?

Para el premio de la Iriyat Tel Aviv, se forma una comisión en el hospital que le indica a todos los jefes de servicio que elijan algún postulante. Cada director eleva su elección a la dirección del hospital, y ellos escogen a una persona. Esto, a su vez, va a una comisión de la Municipalidad de Tel Aviv, donde reciben candidatos de distintas zonas de Tel Aviv. Esa comisión elige a uno. Así me han explicado. Y respecto al segundo premio, que es algo interno del hospital, cada año se elige un servicio para destacar.

 

¿Fuiste elegido por algún hecho o acontecimiento en especial?

No, se va revisando toda la trayectoria en el hospital, y después de haber consultado a mucha gente que ha trabajado conmigo me eligieron.

 

¿Qué sentiste cuando te enteraste?

Muy emocionado por saber que yo fui elegido entre todos. También porque soy olé jadash, y poca gente llega al puesto al que yo he llegado con mucho esfuerzo, y esto es como un final de camino casi. 

 

¿Cómo te lo entregaron?

Se hace una ceremonia en el teatro Habima, es un acto grande donde cada sector de la Iriyat Tel Aviv elige a alguien, y te hacen subir al escenario, con el intendente de Tel Aviv, el jefe del coaj adam y el director del hospital. Mi familia también estaba presente.

 

Foto: Diego Malamud (cedida por el entrevistado)

 

 

¿Es la primera vez que te entregan un premio o reconocimiento?

De esta forma, sí.

 

¿Tus compañeros sabían que vos ibas a recibir el premio?

Sí, sí. Lo anunciaron antes.

 

¿Cómo fue volver a trabajar después de haber recibido este honor?

Es todo como antes. Se agradece por el reconocimiento, y se acabó, seguimos adelante, se abre un capítulo nuevo. No varía en nada en la vida cotidiana.

 

¿Cómo fue que llegaste hasta este puesto? ¿Viniste de Argentina con una propuesta ya?

Llegué con trabajo y esfuerzo. Yo siempre estuve en este hospital, fuimos progresando, creciendo y así llegué, pero no vine con la oferta desde Argentina. Vine e hice el ulpán, empecé el stash -que es lo que hacen todos los médicos acá por un año- y entré en la especialidad. En el medio hice la tzavá por un año y medio en la marina, y después volví al servicio y a los 6, 7 años recibí el nombramiento.

 

¿Por qué hiciste aliá?

Primero porque así fui educado, mis padres eran muy activistas en tnuot noar, también fui moré de hebreo 10 años en Argentina, en el colegio Medinat Israel. Se trata de llegar a lo que uno siempre quiso, vivir aquí, que mis hijos vivan aquí. Y hasta el día de hoy estamos contentos, este es nuestro lugar en el mundo.

 

 

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Ayudar a la gente. Cada persona que viene aquí viene con un problema muy grande que es una operación, y nosotros tratamos de llegar a cada uno, tratamos de ayudarlo, de que salga adelante. Uno no siempre puede hacer lo que quisiera, pero cuando sí, nos sentimos contentos de que pudimos ayudar.

 

¿Cómo es vivir con esta tensión constante?

Uno compara un poco el trabajo en la sala de operaciones con un aeropuerto: hay mucha logística atrás que la gente no conoce, que es todo lo que las personas que trabajan aquí preparan para que cuando el paciente llegue a la operación, que es el vuelo, esté preparado. Llega a ser algo de rutina, uno trata de que el trabajo sea eficiente y bueno y que se llegue a lo que se planeaba.

 

¿Qué tipo de intervenciones quirúrgicas se hacen acá?

Operaciones de todo tipo. Es un hospital de alta complejidad, es el primero o segundo en el país en número de camas y de salas de operaciones, y se hacen todo tipo de operaciones, simples, trasplantes, operaciones del corazón, neurocirugía, pediatría. Operaciones de todo tipo y a todas las edades.

 

Foto: Diego Malamud (cedida por el entrevistado)

 

 

¿Qué opinás vos sobre el sistema de salud israelí?

Es muy bueno. A pesar de que hay muchas fallas, en comparación a otros lugares del mundo es un sistema muy bueno, teniendo en cuenta también que todo ciudadano, toda persona que viva aquí tiene cobertura médica, cosa que muy pocos países tienen.

 

¿Acá se atiende a cualquiera?

Esto es un hospital público, municipal. Aquí se atiende a cualquiera, no se discrimina a nadie, no se hace diferencia.

 

¿Cómo se siente trabajar en un hospital de tanto prestigio?

Reconfortante. Uno siente que puede ayudar a la gente, que se puede llegar a todo el mundo.

 

Para terminar, y teniendo en cuenta que faltan pocos días para Iom Haatzmaut, ¿tenés algún deseo par Israel por los 70 años?

Sí, que podamos vivir en paz. Nosotros, nuestros hijos, los que nos rodean. Que podamos aprovechar lo lindo de este país y no estar pensando en guerras y emergencias, y que el futuro sea bueno para todos.

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019

August 11, 2019

August 6, 2019

July 22, 2019

Please reload

Búsqueda por sección