Una conexión profunda

Es sabido que gran parte de los israelíes identifican al menos algunas palabras del idioma español, pero ¿qué pasa si deciden ir más allá?

 

Hadas Sadeh es israelí. Nació en el norte en 1988, pero actualmente vive en Tel Aviv. Terminó la carrera de Literatura hace dos años, pero hace casi 25 que se enamoró del idioma español: “Yo lo considero la lengua de mi alma”.

 

 

¿Cuál dirías que es tu vocación?

Es una gran pregunta, pero no sé. Estoy en una etapa de la vida en la que estoy averiguando eso. Ahora tengo tiempo de hacer cosas que no podía cuando estaba en la universidad, como escribir, cantar, pensar. Así que hago eso, lo que me encanta.

 

¿Desde cuándo cantás y escribís?

Canté toda la vida. Mi primer recuerdo es de cuando tenía 5 años más o menos, que estoy frente a la televisión viendo un video de Whitney Houston e intentando imitarla. A medida que fui creciendo estuve involucrada en varias cosas relacionadas, fui a un coro y tuve una banda. Después tuve que parar ya que no tenía tiempo, pero hace 4 años volví a arrancar, y no sé por qué no lo hice antes, siento que es algo que tengo que hacer, es parte de mi vida. Ahora estoy estudiando en un conservatorio.

 

En cuanto a la escritura, también es desde siempre, porque lo hago cuando tengo algo que expresar. Es cierto que estudié literatura, pero fue algo que no planeé: había empezado matemática. Cuando era más chica no me gustaba leer, no quería que me acercaran los libros, pero cuando arranqué con mi primera carrera me di cuenta de que no me podía quedar en eso, no había alma. La vida me cruzó con una profesora de literatura que me dio a conocer todo este mundo, me dio ganas de averiguar de qué se trataba, y ahí hice el cambio.

 

¿Qué escribís?

Poemas, y cuentos, pero no son largos

 

¿Cómo fue tu primer contacto con el idioma español?

Creo que a los 7, 8 años por la televisión. De mi generación casi todos empezaron con el idioma por las novelas, pero yo tengo una conexión que no puedo explicar, desde chica sentí que ese mundo que estaba adentro de la tele tenía algo en común conmigo, y tenía que averiguar qué era. Me gustaba mucho escuchar las palabras y sentir que de repente podía entenderlas y decirlas. Sentía que era una parte mía.  Después de todas esas series de Cris Morena empecé a ver otras cosas, TV española y cuando se difundió Internet y YouTube ya podía ver todo. Cada día veo algo en español y escribo en español.

 

¿Cómo lo aprendiste?

Sola, no sé bien cómo fue, pero aprendí. Igual yo sé que hay cosas que todavía me faltan, y que no hablo ni escribo perfecto.

 

¿Qué es lo que más te gusta del idioma?

El sonido. Para mí, y se lo digo siempre a mi mamá, es como un idioma del alma, me conecta con cosas que en hebreo o en inglés no puedo. Hay mucho que no me sale expresar en otros idiomas, aunque trate de cambiar las palabras.

 

¿Qué tipo de cosas?

Sentimientos, pensamientos, formas de ver las cosas.

 

¿Qué te parece que es lo que te apasiona?

El español forma parte de un mundo diferente al que me rodea; para mí es algo propio, íntimo, un mundo íntimo al que me puedo escapar y del que puedo disfrutar.

 

 

 

¿Te parece que hay alguna conexión entre los israelíes y el español?

Las series en español empezaron a transmitirse acá en los ‘90, y esa fue una época bastante difícil, por terrorismo entre otras cosas, y puede ser que esa cultura que llegó, bastante lejana y naive (ingenua), y que flotaba en una nube, haya atraído a los niños. Creo que esa generación pudo sentir algo en común con lo que veían en la televisión, porque Cris Morena tenía ese poder de conectar a la gente, de transmitir cosas que son comunes porque somos todos humanos. Para mí la conexión va por ese lado.

 

¿Viajaste a algún país hispanoparlante?

Todavía no, lo voy a hacer este año en vacaciones. Voy a Madrid.

 

Dijiste que tenés amigas que también hablan español, ¿te parece que es un idioma difundido acá?

Es la generación, casi todos pueden decir lo básico. En el caso de mi amiga sus papás son de Argentina y por eso puede hablar en castellano, pero creo que la mayoría sabe, aunque sea algunas palabras. 

 

¿Qué opinás sobre la cultura latina?

A mí me encanta, por la lengua, las canciones y por la conexión que siento con esa cultura; pero creo que acá en Israel no es tan común. Siento que sólo la gente que necesita un refugio o siente que no tienen bastante en su cultura puede encontrar un lugar en una que no sea la suya.

 

¿Te gustaría dedicarte profesionalmente a algo que tenga que ver con el español o preferís tenerlo como hobby?

Lo pensé algunas veces, la verdad es que no sé. Siempre voy a querer escribirlo y hablarlo, pero no sé cuántas oportunidades tendré de dedicarme profesionalmente acá en Israel. Uno nunca sabe, pero yo siento que algo se va a dar, no sé qué ni cuándo, pero alguna puerta pienso que se va a abrir. 

 

¿Y tu libro?

No lo publiqué en ningún lugar, lo hice para mí. Tengo 5 copias más o menos, las tienen mis papás, mis hermanos y una amiga. Tiene las cosas que escribí desde el 2010 hasta el 2016, 2017. Al principio escribí todo en hebreo, pero después sentí que había cosas que no podía expresar y empecé en español. Puse 4 poemas en castellano, y sé que no están perfectos y que hay cosas que hay que cambiar, pero después de leerlo una y otra vez, me convencí de que eso era lo que quería decir.

 

¿Cómo se llama?

Se llama Bein Krabaim. No encontré una palabra en español que pueda explicar exactamente lo mismo. En inglés es “between the gut”, pero tampoco expresa lo que quiero.

 

¿Qué sentís cuando escribís o cantás en español?

Son dos cosas diferentes. Para mí cantar es una liberación total, estar ahí en el estadio o frente a gente que no conocés, y expresar algo que es tan tuyo, que es tu voz, y ver la reacción de la gente y conectarte con ellos, me llega al alma. Siento que es eso, que tengo que hacer eso, que nací para cantar, y cuando es en español es más fuerte porque, aunque la gente no entienda todo, la música es algo universal, y se puede transmitir el sentimiento.

Escribir es una manera de expresar lo que no puedo decir. Me llegan las palabras, y es como si mi cabeza no parara de pensar nunca, cuando voy a dormir, cuando estoy en el colectivo, en todos lados, y le digo ‘callate, dejame ir, no te quiero escuchar más’ pero cuando escribo todos esos pensamientos me quedo tranquila.

 

¿Creés que hay algo específico que te inspira a escribir o es algo que simplemente se da?

Pueden ser las dos cosas, puede surgirme a partir de una experiencia que tuve, o puede ser esa cabeza que no va a dormir y que me dice ‘dale, escribí’. A veces se da todo el mismo día, y después no me inspira nada por un mes.

 

¿Alguna reflexión final?

Creo que lo importante es que cada uno encuentre un lugar que sea suyo, en el que pueda expresarse y decir lo que piensa, en el que sienta que tiene algo en común con la gente, que lo vean, lo escuchen.  

 

¡Muchas gracias por todo y éxitos en tu búsqueda!

¡Gracias a vos!

 

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

February 3, 2020

January 28, 2020

November 16, 2019

October 28, 2019

October 24, 2019