Pilar Rahola: “En la lucha por la libertad, me encuentro con Israel”.

La periodista y escritora catalana Pilar Rahola, ex legisladora, es una de las voces europeas más identificadas con la defensa de Israel. Ella insiste en que ello deriva inevitablemente de una causa más amplia todavía, la lucha por la libertad. El motor que le lleva a condenar las críticas internacionales a Israel que considera suelen ser muy injustas, es el mismo que la halla en la condena al fundamentalismo islamista cuando mata musulmanes y a quienes intentan someter a las mujeres en nombre de Dios o de imponer a niñas de 9 años casarse con hombres que podrían ser sus abuelos.

Recientemente tuvimos la oportunidad de sentarnos largo rato con Pilar, durante su visita a Israel invitada por el Keren Kayemet LeIsrael. Ariel Goldgewicht, Director del Departamento Latinoamericano de KKL, quien acompañó a la periodista en su recorrido, nos dio la posibilidad de tener un encuentro mano a mano.

Eran días muy especiales. Pilar acababa de participar por primera vez en su vida en la Marcha por la Vida de Auschwitz a Birkenau y de allí llegó a las celebraciones por el 70° aniversario del Estado de Israel. El simbolismo entre las fechas caló profundo en ella.

Transcurrieron ya algunas semanas desde la realización de esta entrevista, que publicamos con demora simplemente por la agenda de eventos diarios que nos ha superado. Pero el mensaje de Pilar Rahola no se reduce en lo más mínimo. Es más, va de la mano de los temas de fondo, más allá de las coyunturas políticas que a veces cambian diariamente.

Este es un muy amplio resumen de lo conversado.

 

Pilar Rahola es la voz no judía en español más importante en el apoyo a Israel. (de izq. a dcha.) Pilar Rahola, Jana Beris y Luli Szerman.

 


LA VIDA CON IDEALES

Pilar, casi te digo que antes de entrar en tema te haré una pregunta general, pero en realidad es el tema de fondo. ¿De dónde sale la pasión con la que defiendes las causas que abrazas? La defensa de Israel, la condena al terrorismo, la terminante crítica al fundamentalismo islámico, la defensa de los derechos de la mujer en tantas partes del mundo en que vive oprimida…y seguro que me quedo corta.
El mundo te apela, te ocupa, te preocupa y por tanto al final acabas implicándote en causas que teóricamente por tus circunstancias de vida no serían las tuyas, pero que al final todas tienen que ver con lo mismo. Tienen que ver con la libertad, la gran causa de la humanidad, tiene que ver con la convivencia, tiene que ver con el vivir juntos y con el sentir de ese vivir juntos. Para mí, que a una niña del Yemen la casen con nueve años, que no le permitan vivir como quiera, es mi causa, aunque yo nunca voy a ser una niña ni yemenita ni lo van a ser mis hijos.
A partir de aquí uno va dándose cuenta de que tiene unos valores que lo definen y todo lo que está fuera de ese marco de valores te preocupa y te implicas, porque además los que tenemos la suerte de tener un micrófono tenemos la obligación ética, y probablemente moral, de implicarnos.

¿Y cuánto influye en tu vida privada?
La complica un montón. Primero, cada causa complicada lleva incorporado en la mochila a muchos enemigos que no tenías por qué tener. Después de colgar un tuit sobre la ceremonia de los miembros de MAJAL, los voluntarios extranjeros que vinieron a luchar por la independencia de Israel, he empezado a recibir fotos de niños palestinos muertos y acusaciones de “Israel malvado”. Todos los que me enviaban todo esto me quieren por otros temas, gente que me sigue pero que en esto no me entienden, o me rechazan; por supuesto que hay otros que no sólo me entienden, sino que me aplauden. Hay de todo.
Al final en el terreno personal me definiría como alguien que se preocupa quizás un poquito más de sus contingencias, ¿no?


EL TRASFONDO

Y eso no nace en el vacío.
En absoluto. Vengo de una familia antifascista, vengo de una gente que tuvo que luchar por la libertad, porque he tenido fusilados y exilio en mi familia. Seguramente por lo cual el comedor de mi casa fue un comedor de libertad que vivíamos en una dictadura donde yo era una mujer libre en un país machista, donde yo era republicana en un país que después sería monárquico, donde yo amaba a los animales y era un país donde los masacraban, donde era un país que prohibía mi idioma, el catalán. Una familia donde por cierto se hablaba del Holocausto en un país que lo ignoraba. También forma parte de mi aprendizaje de vida y de mi educación sentimental. Así que todo esto te forma.

Y no por buscar etiquetas, pero ¿es posible resumir todo eso en una definición política?
Evidentemente mi sensibilidad en temas de derechos civiles y derechos humanos está a la izquierda, lo ha estado siempre; no creo que la derecha, sobretodo la española me considerara de los suyos, pero después también soy capaz de ser muy tradicionalista en algunos temas. Me importa la familia, pero no estoy en contra de familias que no sean estándar: estoy a favor de los derechos homosexuales y he luchado por ellos. Es decir, probablemente en muchos aspectos me definirías de izquierda, pero después rompo los esquemas y los dogmas.


EN DEFENSA DE ISRAEL

Y me acuerdo que en una entrevista años atrás, aunque tu defensa de Israel es bien conocida, me dijiste algo así como que no sería la definición más exacta…
Cierto, recuerdo que te corregí…Es que yo apoyo los principios que definen a una sociedad tolerante, democrática, libre donde la educación y el conocimiento sean importantes y que la convivencia sea un valor social, donde la vida sea más importante que la muerte. Creo que estoy definiendo a Israel, pero eso no significa que todo lo que hace Israel me guste o que me gusten todos los presidentes, líderes políticos o partidos.

Cualquier pueblo o país es mucho más que su gobierno...
Es mucho más. Y sin duda es una enorme complejidad la política israelí... Es de las más complejas del mundo, lo cual define precisamente su capacidad dialéctica y su sentido democrático, pero, ¿por qué todo el mundo opina sobre Israel si la inmensa mayoría no sabe nada de Israel? Es algo que siempre me he cuestionado y tiene que ver con una perversión de la información; la lupa esa que mira el granito, el granito más gordo o pequeñito, esa lupa sólo la ponen en Israel; no se la hemos puesto en ningún país del mundo. Nadie aguanta el microscopio, si ponemos el microscopio en Israel hay cosas que no nos van a gustar, porque las democracias también tienen debilidades, maldades y errores, pero ¿por qué se le pone el microscopio a Israel y en cambio, por ejemplo, a todos los países que rodean a Israel no le ponemos ni el larga vistas?
Por eso en el camino de lucha por la libertad me encuentro con Israel, no es que vaya a ella, es que me la encuentro.


“¿CÓMO POR QUÉ?”

¿Hay algo en este largo camino junto a Israel que te sigue sorprendiendo?
Recuerdo cuando en Chile me dieron hace mucho tiempo, en mi primer viaje allí, un premio llamado “Amigo del mundo”. Una abuelita me dijo "¿por qué?". Ya había entendido que los judíos no están acostumbrados a que los entiendan. Y yo dije "¿cómo que 'por qué'? Hay una respuesta a eso, pero ¿no creen en sí mismos? ¿No creen que tienen que defender sus valores?" Bueno, pero como no lo hace nadie, ¿por qué no? Es decir, ¿en qué momento se empieza? Como esa pregunta me la han hecho mil veces he acabado elaborando una cierta reflexión de por qué.
Pero fíjate que también tendría que preguntarme por qué soy una luchadora a favor de los derechos de las mujeres musulmanas, que para mí Malala es la Nelson Mandela del siglo XXI, porque ser musulmana niña, querer estudiar y luchar contra la intolerancia es Luther King en el siglo XXI. Nadie me pregunta por qué defiendo a Malala. Pues porque tiene que ver con la libertad; pero en cambio cuando hablas de Israel cuidado, porque el relato contrario ha ganado la partida y ha conseguido reinventar la historia, las conmemoraciones, las causas, los orígenes y al final estamos siempre panza arriba defendiendo cosas que tendrían que ser básicas. Yo tengo la impresión de que estoy en una lucha muy evidente pero que no es evidente.

Pero para ti sí lo es.
Sí, porque eso nace del comedor de casa, de cuando mi papá nos hablaba de lo que significaba el fascismo en España, o cuando nos hablaba de nuestro tío abuelo, que fue el primer condenado a muerte de Franco en un juicio militar. Era un intelectual muy relevante y lo condenaron por artículos a favor de la paz. Cuando mi papá me hablaba de todo este bagaje, de resistencia antifascista en mi familia, hablaba de que en Barcelona había habido nazis, de que las SS habían campado libremente en nuestra ciudad manchándola, de que el Holocausto había sido la expresión y más brutal de la maldad fascista.
Después, en la Universidad, leí muy pronto “Oh Jerusalén” y me enamoré; luego vi la película en base al libro, con Paul Newman y quién no se enamora de él. Vine muy pronto aquí, muy joven, y estuve en un kibutz unos días; me enamoré de todos los judíos que había porque eran guapísimos.
Pero el click del activismo se produce después. Cuando yo empecé a ir a la Universidad, el año que muere Franco. Había en ese momento una cierta corriente pro-israelí, por el tema de los kibutz, por el tema del socialismo, pero duró poco. Y después empieza a haber una corriente de opinión contraria a Israel muy salvaje, una distorsión de la realidad. Estoy hablando de hace 28 ó 29 años…así que a los 21, 22 años, empecé a escribir artículos.


UN ESLABÓN CLAVE: AUSCHWITZ

Y todo esto que te formó a ti ¿lo transmites a tus hijos?
Justamente, como sabéis, acabo de venir de la Marcha por la Vida en Polonia. Pero no es mi primer Auschwitz. Hace 20 años estuve allí por primera vez con mi hija. Ella tenía 14 ó 15, y fue un impacto para ella. Mi hija también había leído mucho y en determinado momento le dije "un día u otro tenemos que ir a Auschwitz". A mí me daba pánico, porque yo había estado en Dachau, pero Dachau no es nada -a ver, todo es horrible- comparado con Auschwitz...Y ya me tocó mucho y ya me removió mucho, y Auschwitz me lo iba dejando, entonces cuando Sira (se llama Siretta) me dijo "mamá, ¿podríamos hacer el viaje por Polonia e ir a Auschwitz? ¿Podríamos hacer la Marcha por la Vida?” ...fue muy fuerte.

En realidad, no hicimos la Marcha, sino que fuimos a Auschwitz, luego a Cracovia y Varsovia. Estuvimos leyendo mucho sobre lo que significó. Ese primer viaje fue durísimo porque recuerdo que hacía frío y era un día sin sol, y estábamos prácticamente solas. Auschwitz en soledad y con ese día que parecía invierno, nos cayó encima. Sentí que me entró una oscuridad. Soy una persona muy optimista, pero de golpe estuve en un pesimismo y en una caída hacia abajo que no la sabría explicar; es de las pocas veces que me ha pasado en la vida. Estuve muchos días soñando cada noche con unas pesadillas horribles, y Sira también lo llevó muy mal.

Te dejó marcada esa experiencia…
Sin duda. A tal punto que la idea de volver a Auschwitz ya la había descartado. Estuve en el Museo del Holocausto de Washington, he estado en todas partes, pero en cambio Auschwitz dije "ya está tachada y nunca vuelvo"...
Pero cuando me invitaron me dijeron que esta es la Marcha número 30 y que es unos días antes del 70 aniversario de Israel", y yo le vi el simbolismo brutal de tener Iom HaShoá primero, Iom Haatzmaut después. Es decir que primero vinieron aquellos que quieren aniquilar a un pueblo y después el pueblo planta la bandera. Esa cosa tiene mucha fuerza. Así que, aunque me daba pánico volver a Auschwitz, no pude decir que no. Sentí que era un honor que te inviten a la Marcha porque además significaba vivirlo con miles de judíos, con toda esa mochila trágica que todo judío lleva encima y que se que es imposible que nos la pasen a un no judío. Y ha sido fantástico que les dije que sí, porque he visto un Auschwitz que no me ha oscurecido como la primera vez.

Auschwitz no cambió, pero todo lo que lo acompaña en la Marcha por la Vida es de tal fuerza que influye muy hondo ¿verdad?
Porque, aunque estando allí continúas ineludiblemente viendo la muerte, puedes ver una cantidad de gente joven, las banderas de Israel con todo lo que significan. Entonces era muy difícil hundirse, porque cada vez que te venía la oscuridad venía algún joven y te decía "Eres Rahola, ¿puedo sacarme una foto?", la bandera, gente joven y gente mayor. De vez en cuando te caías abajo porque veías a un niño llorando o porque habías entrado en algún lugar y volvías a subir, fue un tobogán anímico que me resultó bueno.

¿Es muy simplista preguntar qué fue lo peor?
Hubo dos momentos que me volvió la oscuridad. Uno cuando estábamos andando en la Marcha, se oye el sonido del Shofar, ves las vías del tren y de golpe una chica -creo que era uruguaya- me dice "somos 13 mil, que eran los judíos que morían en un solo día". No sabes... de golpe me giro, miro, y veo unos abuelitos, veo a la gente joven y pensaba "¿todo esto en un día?" Esa máquina de matar las ilusiones; un grupo de jóvenes de Los Ángeles estaban hablando de que después del curso irían a no sé qué viaje, toda esta vida en un solo día. Eso me hundió.

Es una imagen muy fuerte…Y no importa si esa siempre era la cifra.
Así es. El segundo momento fue la primera mirada a Birkenau, la “solución final”, que es cuando la máquina se pone a matar todo lo que puede, porque pierden la guerra y quieren matar lo máximo posible ...y entonces me cayó todo encima otra vez.


EN EFECTO, POR LA VIDA

¿Cuál el mensaje de venir de ahí a Israel?
Es la muerte aniquiladora, es la muerte en estado absoluto y luego es la vida estallando por todas partes y uno recordándote que la vida siempre vence. Es el odio más profundo y luego esa cantidad de amor que ahí recibes, ves y vislumbras. Es ese mismo lugar donde hubo tanto odio a ver luego la bandera de Israel planteada.
A mí, ya en Auschwitz, esa primera imagen de grupos de jóvenes con la bandera de Israel, a mí ya me hizo celebrar Iom Haatzmaut.
Luego aquí vives un estado floreciente, un estado de la nada de los 600 mil judíos que habían en el 48, que no tenían recursos, era un país pobre, de la mano de Dios y de todo... y que sea una de las start up nations, que esté en tecnología puntero en el mundo que la start up tenga más capacidad tecnológica que toda la Unión Europea... 12 premios Nobel en 70 años, en un país pequeño, sin recursos, con guerras, con terrorismo; claro, eso ya es el triunfo absoluto, es el milagro israelí.

Analizando hacia atrás ¿ves la lógica?
Es que ya antes de la independencia misma, antes de 1948. En 1913 empieza el ideal de tener una universidad judía en Palestina, en 1925 se inaugura la Universidad Hebrea de Jerusalem y habla allí Albert Einstein. Era mucho antes de la creación del Estado, que en ese momento era remotamente imposible, antes de todo lo que pasó en Europa. ¿Cómo uno puede preguntar cómo es posible que un país de 8 millones y medio de habitantes tenga 12 premios Nobel, tenga un Technion, tenga un Instituto Weizmann, tenga el desarrollo tecnológico que tiene, si desde los orígenes del ideal del sueño de tener un Estado ya lo primero que plantas es una Universidad? Es el pueblo del libro, cuando nadie leía.


APOSTAR AL FUTURO

Dentro del paquete multifacético de desarrollo, uno de los elementos más notorios, fue la redención de la tierra. Y no se trata sólo de plantar arbolitos. Y se me ocurre mencionarlo, pero no porque te haya invitado el Keren Kayemet LeIsrael, sobre cuya labor tú ya has escrito, sino por el significado de lo que hizo. Y claro que no fue sólo plantar arbolitos.
Es mucho más profundo. ¿Dónde se solidifica un pueblo y dónde se construye una seguridad, una ciudad para después poder proteger tu gente? En la tierra, y la tierra tiene que ser próspera, y tienes que pensarla para el futuro, no para el presente. El hecho de comprar tierras, de plantar árboles, de llegar a cambiar prácticamente a cambiar el microclima de la zona porque has plantado masivamente, tiene que ver con el futuro, con la vida, con la prosperidad... Es decir, que representa construir un Israel para el futuro, igual que lo presentaba la Universidad.
Por eso, de todos los premios y distinciones que he acumulado, y los quiero y agradezco a todos, hay uno muy especial: mi bosquecito de árboles en Yatir. No se me ocurre una forma más bella de homenajear a alguien por un trabajo hecho que plantar un bosquecito en su nombre.
Por todo esto, digo que sin ninguna duda Israel es la crónica de una supervivencia, después de una resistencia y finalmente de un éxito. Es un traspaso de la víctima, del pueblo víctima al pueblo que condujo su destino, sabe y puede defenderse y que pisa fuerte en el mundo.

El logro no es simplemente haber sobrevivido…
Solamente sobrevivir no. Es sobrevivir manteniendo una democracia sólida, manteniendo un alto nivel tecnológico, científico, literario y cultural; y manteniendo su sociedad sana. Cualquier sociedad estresada por docenas de guerras, enemigos en todas partes, terrorismo, tantos muertos y una memoria trágica previa, cualquier pueblo así, tendría que ser profundamente infeliz, pero en los ratings de los países más felices del mundo está Israel...

Sí, está en el 11.
Sobrevivir lo pueden hacer muchos pueblos, o persistir, pero sobrevivir haciendo la sociedad feliz a pesar de ser el único país del mundo amenazado con la destrucción nuclear, no hay ninguno más.


EL CONFLICTO CON LOS PALESTINOS

En la percepción promedio del mundo, el problema principal aún no resuelto es el tema palestino, que también divide profundamente a la ciudadanía israelí. ¿Cómo lo ves?
Creo que por supuesto Israel comete algunos errores que a mí me cuestan entender; no todo se puede defender. También entiendo que el problema que tiene Israel con el pueblo palestino en particular y con toda la región en general es muy difícil, nadie tiene la receta para resolverlo, pero de todas formas creo que Israel debería tener la capacidad de no responder según provocaciones, de no tener que demostrar la fuerza que tiene.

¿En qué estás pensando?
Te voy a dar un ejemplo muy sencillo: todo el lío con aquella chica Ahe Tamimi- nos lo podríamos haber ahorrado. Claro que ella dio patadas o bofetadas a un soldado, pero cuando salga de la cárcel, en todas las calles de Europa habrá gente que tendrá su foto porque es la “gran héroe” ante el ejército poderoso israelí. Ese tipo de errores, que son de abecedario, no los entiendo y me cuesta defenderlos, de hecho no lo hago.
Dicho esto, es muy difícil decirle a Israel cómo debe defenderse porque nosotros con un par de bombitas ya nos hemos puestos muy nerviosos. Y el tema de Palestina no va a tener una solución bilateral en ningún caso.

¿Lo dicen porque no le crees al otro lado?
No, pero no es un problema de que me lo crea. Yo no me he creído nunca a Abu Mazen, y por supuesto cómo me voy a creer a Hamas, que para mí es el enemigo, pero no por el tema de Israel sino porque es una ideología totalitaria que quiere destruir todos los valores en los que creo. Por tanto, es evidente que nunca jamás va a ser capaz de cambiar el relato y plantear una opción de paz. Pero es que siempre fue un tema regional o quizás planetario. Y todos interactúan en el conflicto de Palestina, que es la munición que usan todos. Es imposible que desactiven el fenómeno, si en los países árabes hubieran querido desactivarlo, lo habrían hecho.

Pero además, ningún pueblo del mundo se puede basar en el odio al otro, en la identidad está la contra. Toda la identidad palestina es acabar con Israel, ¿cómo creas un pueblo desde la intolerancia y desde el contra al otro? Es imposible. El pueblo palestino hasta que no cambie el paradigma, el relato de lo que son y que no se definan por lo que es un judío, sino por sí mismos, no van a ser nunca un pueblo libre.
No veo ningún palestino, ni los inteligentes ni los que pueden, que digan "nos estamos equivocando, vamos a construir el ideal palestino no contra estos, que se van a quedar y van a ser nuestros vecinos y tendremos que entenderlo” y que diga “tenemos que pelear duro en las negociaciones, pero vale, vamos a hacerlo, construyamos el futuro en función de lo que somos y queremos ser”. 

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

November 16, 2019

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019

August 11, 2019

August 6, 2019