El Mundial: ¿despertador de identidades?

La identidad es una cosa caprichosa. Oficialmente se explica como el conjunto de rasgos propios que hacen al individuo y lo hacen sentirse parte de una comunidad. Pero tal definición se complementa con la mirada externa de quien te identifica o “encasilla”; y muchas veces no coinciden. En mi caso, durante los 26 años que viví en la Argentina, siempre me identifiqué primero como judía y después como porteña (nacida en Buenos Aires). Desde afuera no siempre me distinguieron como perteneciente a la comunidad en cuestión, porque mi apellido no sonaba de origen “ruso” o “turco” (como allá se refieren en términos generales a los judíos Ashkenazim o Sefaradim. Consecuentemente, priorizaban otros factores _como mi colegio o barrio_ para ubicarme en el mapa de identidades que conforman una sociedad.  Conozco a su vez muchos judíos en Argentina que primero se identifican como Bosteros (hinchas del Club de Fútbol Boca Juniors), luego como argentinos y en tercer lugar como judíos. Aunque probablemente, el hincha de Boca no judío que comparte con ellos tribuna en la cancha desde hace 20 años; los identifique en primera instancia como “rusitos”.

 

 

Obviamente una vez aterrizada en Israel, mi acento y demás hábitos culturales me catalogaron externamente como Latina, aunque para desilusión de muchos israelíes, no haya pisado Machu Pichu ni la mayoría de las provincias fuera de Buenos Aires; tan visitadas por los sabras en sus viajes post ejército. Mi grupo de pertenencia, inconscientemente se inclinó también a elegir amigos argentinos y de habla hispana en general. Aunque hablo castellano con mis colegas latinoamericanos y españoles; no siento que tenga muy despierta mi identidad argentina durante mi vida cotidiana. Disfruto de lo que yo considero, los grandes beneficios de vivir en Israel: el país que elegí porque siento que es mi lugar en el mundo. Consumo música y películas en hebreo y cuando viajo a la Argentina, no considero que “vuelvo al hogar”; y la nostalgia dura exactamente lo mismo que tarda el jetlag en disiparse.

 

Pero cada cuatro años religiosamente, mi YouTube se va llenando de canciones de Fito Páez, Sandra Mihanovich y Soda Stereo. Y sin darme cuenta, mi dosis carnívora se eleva un 60%. Especialmente me agarra antojo de empanadas o mollejas con limón; y de postre alfajores de dulce de leche. Ahí me doy cuenta que se viene el Mundial: esa fiesta popular que despierta la identidad a fuerza de recuerdos de festejos y fracasos _pero que el paso del tiempo los hace menos dramáticos_ en síntesis: de momentos inolvidables que parecen un comercial de cerveza Quilmes. Determiné que no era un fenómeno personal, y que al resto de mis compatriotas les pasaba lo mismo que a mí, pero el profesionalismo de mi editora me invitó a comprobarlo. Así fue que me puse a entrevistar a todos quienes aceptaron compartir cómo siguen a las selecciones de fútbol de sus países de origen, desde Israel.

 

Algunos de ellos hicieron aliá siguiendo los pasos de sus padres, otros emigraron por motus propio. Hay quienes visten la camiseta de la selección de su país solo durante el Mundial; otros duermen con ella todas las noches. Unos cuantos viven en Israel hace más de 30 años y no les enseñaron a sus descendientes su idioma madre, pero cuando llega el World Cup, hacen una fiesta en la emisión de cada partido con guirnaldas y cornetas; y si llega a haber penales, salen a pasear al perro para evitar un infarto. Descubrí también para mi sorpresa, que existen quienes nunca siguieron al mundial desde sus países de origen y por lo tanto, en Israel no se les despierta ninguna pasión dormida.

 

Son ellos a quienes les quiero dedicar esta nota, para compartir cómo siguen a sus banderas de nacimiento en el Mundial desde Israel; y ojalá desentrañar el complejo concepto de la Identidad.

 

ARGENTINA

Alan Tzatzkin es un querido compañero de trabajo con quien compartí mi última visita a la Argentina hace poco más de un mes. Juntos caminamos calles que recordábamos diferentes, sorteamos baldosas rotas y saboreamos alfajores y bocadillos de marcas que ya creíamos que no existían. “Algunas cosas no cambian nunca”; nos dijimos muchas veces con el doble sentido de la palabra; mientras saboreábamos asados inolvidables o veíamos programas de televisión que no renuevan desde el año del jopo.

También es una de las tantas víctimas de la cancelación del partido Argentina -Israel, ya que había logrado comprar entradas online con 3 computadoras al mismo tiempo, para ver a la selección el sábado 9 de junio.

 

¿Cuánto hace que te mudaste a Israel y por qué?

Hace 16 años emigré a Israel junto a mis padres, hermano menor y abuelos.

En el 2001 Argentina estaba pasando por una gran crisis económica que afectaba a mi familia entonces mis padres decidieron hacer aliá comenzar una nueva vida en Israel.

 

¿Como te definís? ¿Argentino? ¿Judío? ¿Israelí?

Me defino como argentino (judío) que vive en Israel ya que nací en Argentina y ahí viví mis primeros 18 años. Luego hice aliá donde recibí ciudadanía israelí y el ser judío siempre está presente por las tradiciones, familia, festividades y antepasados.

 

¿Como afecta el Mundial tu sentimiento por el país que dejaste? ¿Se te despierta la nostalgia o la identidad celeste y blanca?

En el mundial me identifico como argentino (viviendo en Israel) y no cambia el orden de las identidades. 

A pesar de vivir 4 mundiales en Israel me siento parte y con los mismos sentimientos y expectativas que cualquiera que los viva desde la Argentina.

 

Foto: Alan Tzatzkin

 

URUGUAY

Uno de los casos más interesantes es mi estimado José Ignacio Apoj; uruguayo de origen, pero con su equipo de futbol Defensor en el corazón. Si entrás a sus redes sociales; entendés que “su lugar en el mundo” es el Club de Hinchas de este equipo de primera división uruguayo; tanto sea mientras viva en Israel o residiendo en Uruguay, Colombia o Perú, como hizo en ocasiones anteriores. Y es con la remera de Defensor puesta, que viajará a Rusia para ver el Mundial en primera fila y seguir a la selección uruguaya.

 

¿Cuando hiciste aliá y por qué?

Emigré a Israel buscando un aire fresco para mi vida, hace casi 5 años. No me imaginaba caminar por el resto de mis días por las mismas calles de Montevideo. 

 

¿Cómo te definís o priorizas tu identidad? ¿Uruguayo? ¿De Defensor? ¿Judío?  ¿Y por qué?

¡Mi identidad no tiene prioridades! Soy un conjunto de sentimientos y experiencias que me convirtieron en este José Ignacio Apoj: escritor uruguayo judío que vive en Israel. Soy fanático de Defensor y de mi familia. La mezcla es inevitable. Pero creo que una señal de madurez o inteligencia es no renegar de las raíces, de cómo llegamos a donde estamos. Por ejemplo, me molesta terriblemente cuando escucho a alguien que solo critica a Uruguay -o al país del que venga-, que solo recuerda lo malo, que cree que esto (Israel) es la panacea de la civilización y un Uruguay un pozo oscuro. Esa gente solo ve las cosas malas, algunos inclusos se "olvidan" un poco el castellano por gusto, ¡no viajan de visita! Hay cosas buenas acá y allá. Mi familia y muchos de mis mejores amigos van a estar siempre en Uruguay, también los mejores recuerdos, mi infancia, mis vacaciones, laburos inolvidables, amores irrepetibles en noches estrelladas de cualquier balneario en Rocha. ¿Te digo más? Cuanto más viajo y conozco, cuanto más escucho historias de otros lugares, más orgulloso estoy de mi país. La poca incidencia de la religión en la vida de las personas, por ejemplo, es una de las cosas que más me gustan. En Uruguay, salvo casos muy puntuales entiendo que hay una ética política básica en todos los partidos. Una mínima decencia.  Nadie se lleva un palo verde a la casa…lo mismo pasa acá, en Israel, una democracia loca, dinámica, pero de fierro.

 

¿Cómo te afecta el Mundial en la expresión o intensidad de tales identidades? ¿Cambia el orden de las mismas?

El sentimiento por Uruguay crece. El Mundial es también un evento social: el momento de reencuentro con amigos de todas partes. La celeste tira... ¡pero voy a ir a los partidos con la camiseta de Defensor! Siempre voy a hinchar por mi país, sobre todo cuando estén estos jugadores en la cancha. ¿Me pone orgulloso el fútbol uruguayo? ¡Claro que sí! Si no fuera por los jugadores, por el glorioso fútbol uruguayo, no figuraríamos en el mapa. Y no hablo solo de Forlán, Suárez, o Cavani...en Grecia un veterano te puede parar para hablarte del Chifle Barrios (jugó en Olmpiakos en los 80´s), en Guatemala te van a preguntar por un montón de técnicos...o te podés cruzar con un andaluz en cualquier parte, le decís Defensor y te va a decir, siempre: Nicolás Olivera. Es una frase trillada, pero no por ello menos cierta: el fútbol es un gran puente entre personas y culturas.

 

Foto: Dana Labaton

 

 

BRASIL

Claudio es originalmente de Río de Janeiro e hizo aliá solo hace 6 años por sionismo. Muchas veces lo obligo a hablar conmigo en portugués solo para deleitarme del ritmo a Bossa Nova de sus palabras, aunque él se ríe de mi portuñol y prefiere hablar en inglés. A diferencia de muchos brasileros que no se cansan de expresar su nacionalidad ante cualquier fiesta, mantiene un perfil bajo incluso durante el carnaval. Pero a la hora del Mundial, su identidad carioca se despierta.

 

¿Cómo te definís? ¿Brasilero? ¿Judío? ¿Y cómo te afecta el Mundial en la expresión de tu identidad?

Me defino como judío, israelí y como carioca, más que brasilero. Cuando pienso en Brasil, solo extraño mi ciudad: Río de Janeiro, donde está mi familia. Y cuando llega el mundial, es el único momento que realmente me importa o me siento más carioca.

Cuando le pregunté a Claudio si tenía una camiseta de la selección brasilera para fotografiarlo, me confesó que prefiere la azul del equipo de Vóley brasilero. Y que con la misma viajará al Mundial en Rusia para ver a la selección de fútbol jugar durante la primera semana del campeonato. La causa es más simpática que política: no le gusta el tejido de la clásica remera amarilla & verde; y prefiere la vintage de Vóley que viste para la foto. Viajará con amigos brasileros que viven en Israel, aunque sabe que se encontrará con un montón de compatriotas que sortearán los dos millones de kilómetros que los separan de la tierra de Putin; para contagiar a los rusos del ritmo y alegría que caracteriza a los nacidos en la tierra de Gal Costa y Rita Lee.

 

Foto: Alan Tzatzkin

 

 

COSTA RICA

Shunit Rosenkrantz emigró a Israel hace tan solo un año, porque siempre ha estado enamorada de la sociedad israelí y porque quería un cambio en su vida. 

Se define como costarricense de religión judía; y fue una de las entrevistadas que me sorprendió ante su inmunidad a la Copa del Mundo.

 

¿Cómo te afecta el Mundial en la expresión o intensidad de tu identidad costarricense?

Aunque no soy fan del fútbol, el Mundial me aviva mi identidad costarricense y el nacionalismo se me sale por las venas. Sin embargo, no estoy muy pendiente de mirar ningún partido, más bien pregunto cómo le fue a Costa Rica y me enorgullezco de que Keylor Navas, costarricense, sea el portero del Real Madrid.

 

Foto: Dana Labaton

.

 

 

MÉXICO

Idit Nagar nació en México en un hogar israelí. Sus padres eligieron hospedar cuanto israelí decida aterrizar por tales pagos; y así creció mi amiga compartiendo su habitación con cientos de israelíes desconocidos que encontraron las puertas abiertas en esta familia tan especial. Mientras que para los mexicanos, el acento de sus padres a la hora de pronunciar la letra “erre” y los sabores marroquíes de su cocina, la hayan clasificado de Israelí; a la hora de regresar a la tierra de la Leche y la Miel lo hizo como mexicana.

 

¿Hace cuántos años que hiciste aliá?

Llevo 9 años viviendo en Israel ¡y aún no me lo puedo creer! Nací aquí y crecí en México con la idea de que en algún momento de mi vida vendría a ver cómo es la vida en Israel. Cuando vine hace 9 años lo hice con la idea de responder esa duda, pero jamás me imaginé que me quedaría y formaría aquí mi familia.

 

Viví en México desde los 4 años, así que prácticamente toda mi vida transcurrió allá. Mi infancia, adolescencia, madurez, mi carrera, todas mis amistades, toda mi gente. México obviamente se volvió parte de mí, igual que si hubiera nacido ahí. Su dolor fue mi dolor y sus alegrías, mis alegrías. 
 

¿Cómo viviste en México, tu identidad israelí?

Vivía en una casa de padres israelíes, muy involucrados con Israel y con todo lo que sucedía en él. En casa hablábamos hebreo, leíamos periódicos israelíes, estábamos al tanto de las noticias, familiares y amigos visitaban constantemente, celebrábamos las fiestas judías y siempre nos preocupó en bienestar de Israel. Así que nuestra identidad israelí y judía también estaba muy presente.

 

¿Cómo te definís? ¿Mexicana? ¿Israelí? ¿Judía? ¿Y cómo te afecta el Mundial en la expresión de tu identidad?

Siempre viví con esa dualidad de identidad, porque me sentía igual de identificada con una bandera que con otra. Y creo que por haber tenido eso desde pequeña, hasta hoy en día se me hace lo más normal sentir la misma pasión por ambos países. Viviendo allá resaltaban más algunos aspectos por ser israelí y judía y viviendo aquí pasa lo mismo con mi identidad mexicana. No podría priorizar, ya que los dos son parte esencial de mí y por suerte no debo hacerlo hasta que se juegue un partido México vs. Israel, ¡entonces sí no sabría a quién irle y desearía que acabe empatado!  

 

El Mundial revive y resalta esa identidad mexicana, porque Israel nunca califica. Es el momento de sentir la eufórica unión que solo el fútbol puede hacer. La época donde se olvidan las diferencias, los problemas y todo el país y todos los mexicanos solo estamos esperando que juegue la selección y que avance a la siguiente ronda. Es el momento de vestir la camiseta con orgullo en los días de partido y, cuando hay suerte, al día siguiente de la victoria. Todos somos jugadores, directores técnicos, fans, comentaristas y más, somos uno. Es una gran fiesta para vivir la pasión futbolera mexicana al máximo y gritar al unísono: ¡VIVA MÉXICO!

 

Foto: Idit Nagar

 

 

PANAMÁ Y COLOMBIA

Grace de la Rosa nació en Panamá con el nombre de su abuela, ex embajadora Colombiana en Israel y actual residente de Hertzlía. Hija y nieta de colombianos, hizo aliá hace dos años para estudiar en Israel. Esta feliz con su elección y disfruta cada momento de la libertad de poder vivir en un país judío, pero a la hora del Mundial, su corazón late por Colombia. Está viajando a Rusia junto a su padre que vuela directo desde Panamá, para seguir a la selección colombiana y logramos entrevistarla antes de que se suba al avión.

¿Hace cuántos años llegaste a Israel?

Emigré hace dos años or el hecho de que Israel es nuestro hogar y siempre lo será.

Estudio en IDC Hertzlía la carrera de Comunicación Social en la escuela internacional.

 

¿Cómo te definís? ¿Panameña? ¿Colombiana? ¿Judía? ¿Y cómo te afecta el Mundial en la expresión de tu identidad?

Me identifico como Judía Colombiana, siempre me identifiqué así. Por más que crecí en Panamá, nací en Colombia y fui criada por mis padres que también son colombianos y tienen una mentalidad diferente a la de Panamá. Fui criada con una mente abierta a todo lo que hay en el mundo para conocer. El Mundial para mí es espectacular, siempre fue mi sueño ir a uno y este año se cumplirá. Como colombiana voy a apoyar a mi país. ¡Estoy muy emocionada por ir a verlos ganar!

 

Foto: Sharon Efrat

 

 

ARGENTINA

Hace 38 años que hicieron aliá sin escalas de Buenos Aires al kibutz Or Haner. Sus hijos apenas conservan las memorias de ese país que dejaron de chiquitos; y se integraron exitosamente en la sociedad israelí. Ninguno de ellos se casó con argentinos, más bien israelíes u olim de Rusia; y tuvieron hijos sabras a quienes les hablan en hebreo con ese acento de inmigrante argentinos que no se disipa nunca. Esta primera generación de israelíes nacidos en el kibutz nunca visitó la tierra de sus abuelos, pero a la hora del Mundial, traspiran la camiseta celeste y blanca con la que vieron llorar de alegría (o no tanto) a sus papás. Todos los nietos menos uno…

 

Mi primera pregunta no pudo ser otra:

 

¿El de la remera brasilera es amigo de tus nietos?

El de la foto con camiseta de Brasil es nuestro nieto Tomer y no le tengo que explicar nada porque en esta familia cada uno alienta a quien quiere.

 

¿Cómo te definís o priorizas tu identidad? ¿Argentina? ¿Israelí? ¿Del Kibutz? ¿Judía?

En este orden: Judía, Kibutznikit  israelí, argentina.

 

¿Cómo te afecta el Mundial en la expresión o intensidad de tales identidades? ¿Cambia el orden de las mismas?

En el mundial soy solo Argentina.

 

¿Alguna anécdota que quieras compartir?

En el kibutz nos reunimos para ver juntos los partidos y el ambiente se llena de pasión. Siempre vienen de la TV israelí y como ven también hinchas de Brasil, se asombran y no comprenden que la dinámica y competencia generada es solo por el fútbol. Después se vuelve a la rutina y somos todos amigos nuevamente.

 

Foto: Adriana Labaton

 

 

PERÚ

Hace 6 años que vive en Israel, y ante la pregunta sobre su identidad; me contesta que se siente peruano. Y que por supuesto con el Mundial, se siente todavía más peruano.

Jaime no espera al Mundial para vestir la camiseta de la selección del país donde nació. La suda durante las Macabeadas, el evento multideportivo similar a los Juegos Olímpicos; que también se lleva a cabo cada cuatro años pero no coincide con el Mundial. Su pasión futbolera lo lleva a entrenar arduamente en varios equipos; y también lo llevará hasta Rusia junto a más de 100 personas (entre amigos y familia) para ver a la selección de su tan querido Perú.

 

Foto: Dana Labaton

 

 

ESPAÑA

Noemí Levy es un caso interesante de identidad. Nacida en España en la comunidad judía sefaradí y con una historia familiar que la vinculó fuertemente con la Argentina. Si tengo que actualizarme sobre Mirta Legrand o Susana Giménez, es Noemí quien me cuenta las últimas aventuras de estas divas de la televisión argentina. Siempre sintió que podría haber sido una de sus primas porteñas, salvo que la suerte del destino hizo que su abuela se distancie de su familia de Las Flores para probar suerte en Marruecos, donde nació su padre.

 

¿Cómo te defines o priorizas tu identidad? ¿Española? ¿Judía?  ¿Puedes contarnos tu conexión con la Argentina?

Soy judía nacida en España y con un cuarto de Argentina bastante dominante. Aunque de familia marroquí, mi abuela nació en Las Flores, cerca de Buenos Aires y hoy sus hermanos viven en Escobar. Desde pequeña sentí curiosidad por esa parte de la historia familiar y de ahí mi conexión con Argentina y su cultura (incluido los memes sobre Mirtha Legrand), mi tercera patria después de Israel y España.

 

¿Cómo te afecta el Mundial en la expresión o intensidad de tales identidades? ¿Cambia el orden de las mismas?

Si Israel llegara alguna vez al Mundial, obviamente, cambiarían las cosas (en Eurovisión, por ejemplo, voy siempre con Israel). Pero por ahora, me quedo con "La Roja".

 

¿Alguna anécdota que quieras compartir?

Israel, en sí, es un país anecdótico, necesitarías varios artículos para poder cubrirlas.

 

¿Hace cuantos años emigraste a Israel y por qué?

Hace 7 años que llegué a Israel por una mezcla de sionismo y ganas de cambio. ¡Y no me arrepiento!

 

Foto: Noemi Levy

 

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

November 16, 2019

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019