Un espacio donde la gente habla el mismo idioma

La directora y parte de los voluntarios de La Escuelita hablaron con Piedra Libre.

 

 

 

Ser inmigrante en Israel implica algunas cuestiones. Entre ellas, aprender un nuevo y particular idioma. Al comienzo no podremos entender las canciones en la radio, a la gente en la calle. Tampoco será una tarea fácil leer el diario o asimilar que los israelíes no hacen fila cuando esperan el autobús, sube primero el más osado. A la hora de buscar trabajo o mismo trabajando, la comunicación posiblemente sea un obstáculo. Dependerá de cada uno cómo proseguir: zambullirse en la gran marea sin pensar en el qué dirán, si conjugo mal un verbo o pregunto el significado de las palabras repetitivamente como un niño, ó aislarnos y conversar solamente cuando llegamos a casa o nos contactamos con cierto pariente o amigo latino.

 

La Escuelita es un lugar donde latinos e israelíes que hablan español se reúnen para aprender o mejorar idiomas como el hebreo y/o inglés y así contar con más herramientas en el ámbito personal y laboral y sobre todo compartir la cultura latina que tanto nos identifica, estemos donde estemos.

 

 

Liat Czerwonagora tiene 33 años, soltera, uruguaya y reside en Ramat Gan. Es parte de la organización hace ya 8 años. Hoy en día enseña hebreo a adultos.

 

Liat Czerwonagora. Foto: Iris Czerwonagora

 

 

¿Qué te trajo a Israel y cómo te enteraste de la Escuelita?

Hice aliá hace 13 años. Cuando estaba en el tercer año de la universidad, parte de la beca del “Minhal Hastudentim”, incluía hacer un voluntariado. Entre las opciones estaba La Escuelita y a través de otra ONG Mesilá, empecé ese mismo año. Me gustó y me quedé.

 

¿Cómo la describirías para los que todavía no la conocen?

En el día a día es una organización que busca ayudar a trabajadores inmigrantes latinos en Israel a integrarse y manejarse en la sociedad israelí sin perder la conexión con los orígenes. Y tener un lugar al cuál recurrir, poder aprender hebreo, poder pedir ayuda en caso de necesitarla, y al mismo tiempo disfrutar de la hermosa cultura latina que tenemos. Es un marco para actividades y crecimiento.

 

¿Qué te brinda esta experiencia en tu vida personal?

Es una combinación de varias cosas. Creo que a veces vivimos en un mundo en el que todos estamos muy ensimismados y el voluntariado en general me hace sentir que aporto mi granito de arena  a que la sociedad en la que vivo sea mejor. La Escuelita me dio un marco, me hizo saber apreciar el esfuerzo que hace el otro (tanto voluntarios como alumnos) y el placer de formar parte de algo construido a base de dicho esfuerzo. Es un constante recordatorio de que la sociedad está formada de mucha gente diferente y que hay lugar para todos. Y el saber que a mi manera hago una diferencia (ya sea mayor o menor) en la vida de alguien y viceversa.  

 

 

David Gómez tiene 30 años, soltero, colombiano de Bogotá, quien reside en Tel Aviv

 

David Gómez. Foto: Imad Shakaf

 

 

¿Qué rol desempeñás allí?

En La Escuelita llevo un poco más de un año y medio. Al principio me uní al grupo para apoyar a los niños con diferentes actividades e impartiendo clases de inglés a adultos. En este momento solo apoyo la parte del curso de idioma.

 

¿Qué  motivo te trajo al país y que dió esta organización?

Después de obtener mi posgrado en Alemania, tuve la oportunidad de venir a Israel para unirme al Weizmann Institute of Science como Postdoctorado. Este fue el motivo de venir a vivir  a Tel Aviv.  

 

La Escuelita para mi es un espacio que tenemos los latinos para desarrollarnos a nivel personal, por medio de actividades que puedan brindarnos mejores oportunidades en Israel. Esto se hace mediante el apoyo escolar que se le puede brindar a los niños, los cursos de idiomas a los adultos, que indiscutiblemente abren ventanas hacia una mejor calidad laboral, lo cual conlleva a una dignificación de nuestro trabajo en Israel. Es también un espacio que tenemos para conocernos y apoyarnos entre latinos, y así poder tener una mejor transición en el desarrollo de una nueva vida en un país cuya cultura puede distanciarse bastante de nuestro “background” latino.

 

 

Zorik Avadov tiene 34 años, soltero, ruso y reside en Tel Aviv.

 

Zorik Avadov. Foto: Arthur Berman

 

 

¿Cómo llegaste a la ONG?

Me conoció una mujer colombiana Mary Romero (directora de la Escuelita). Trabajo un año como profesor hebreo para los principiantes. Para mi trabajar como voluntario es una sensación muy especial. Conocer nuevas personas, ser útil para las personas (sic).

 

¿Cuándo llegaste al país?

Llegué aquí hace trece años, con mi familia, mis padres.

 

 

Juli Daiana tiene 19 años, soltera, ecuatoriana y vive en Ramat Gan.

 

 Juli Daiana. Foto: Maya Torres

 

 

Contanos tu experiencia con La Escuelita

La conocí a través de Internet y me pareció super interesante formar parte de ese grupo. Eso ocurrió hace aproximadamente un año. Mi rol es ayudar a los niños con actividades recreativas.

 

¿Cómo es trabajar con niños para vos?

Me hace sentir super bien porque siento que ayudo a que se sientan más seguros aquí. Especialmente porque hay muchos chicos que por ahí llegaron hace poco al país con sus padres y creo les ayudamos a que se sientan que están como en casa. Pienso que la Escuelita no es solo un nombre, es como bien la palabra lo dice, es un lugar donde todos vamos a aprender y todos nos vamos a conocer. Y eso es importante, somos un grupo. Y siempre las puertas están abiertas, todos son bienvenidos.

 

 

Mary Romero, colombiana, vive en Tel Aviv.

 

Mary Romero.  Foto: Shelly Romero

 

 

¿Qué te gustaría contar sobre la Escuelita?

La escuelita para mi significa mi país, mi cultura. Así nos sentimos cada vez que tratamos de que nuestros niños latinos aprendan su idioma y cultura de origen. La Escuelita significa comunidad ya que siempre contamos con su apoyo. Ella nació de la comunidad y gracias a ella podemos brindar nuestro apoyo a quien lo necesite. Trabajamos con todos, niños y adultos, en todos los aspectos. Pero en este momento lo más importante es poder brindar a la gente un solo espacio, y que éste sea estable. Por el momento estamos en un Centro Cultural en Shapira, pero lamentablemente en ese sitio debemos abonar una cuota mensual y la organización necesita un espacio gratuito para poder seguir funcionando. Si alguien tiene conocimiento de algún espacio gratuito en el barrio de Shapira (donde residen nuestros alumnos), les agradeceria mucho me contacten.  

 

Muchas gracias por todo, se despide Mary.

 

La Escuelita fue creada por Maria Cristina Flores Arcila, una inmigrante colombiana que vino al país a trabajar y notó las dificultades con el idioma y el choque cultural, tanto en adultos como chicos. Actualmente se encuentra en el centro cultural “La Casa Roja” o Beit Adom dentro del barrio de Shapira.

 

Para mayor información comunicarse con la directora Mary Romero al: 053-5265536 o ingresar a la página de facebook: www.facebook.com/laescuelita.enisrael

 

 

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019

August 11, 2019

August 6, 2019