Fanáticos del mate

Si sos argentino, en el lugar del mundo en el que te encuentres, podemos imaginarte leyendo esta nota mientras “mateás”, identificándote con su título. Es que esta infusión, hecha con hojas de yerba, corre por nuestras venas y es una pasión que se transmite de una generación a otra.

 

 

El ritual de tomar mate (a solas o compartido), se replica también en otros países como Paraguay, Uruguay y Brasil. Es una práctica cotidiana de gran popularidad -aunque varía su modo de preparado y de beberlo-, que data en América desde la época precolombina.

Es un hecho. Esta infusión, lejos de causar daño, es un “anti-estrés” por excelencia. Prepararlo, cebarlo, tomarlo a solas o compartirlo, es una costumbre que nos gratifica. Por eso, cualquier momento del día es ideal para acompañarlo con un mate amargo, dulce, con hierbas o beberlo como más nos guste.

Oportunamente, el consumo de yerba mate fue cuestionado porque se creía que sus componentes causaban dependencia o adicción, pero no es así. Por el contrario, se trata de una infusión depurativa, rica en antioxidantes. Aunque, vale reconocerlo, - posee una acidez difícil de tolerar para algunas personas- y además, con cierto efecto estimulante (similar al del chocolate o la cafeína) que no son un impedimento, ya que existen hierbas sedativas o digestivas que los neutralizan, al ser mezcladas en la yerba.

En esta nota queremos centrarnos en el furor que provoca el mate a los porteños, de Buenos Aires, Argentina. Basta con navegar por las redes sociales, para ver cómo se replican imágenes que demuestran el “fiel compañero de ruta” que es el set matero, en la vida de quienes lo consumimos, desde que nos levantamos hasta la hora de irnos a dormir (aunque mejor hasta unas horas antes, por su efecto diurético). Es “el infaltable” en casa, en el trabajo, en el club, con amigos, en festejos, en el viaje, en todo momento y lugar. Tal es así, que existe el “kit matero de emergencia” ¿a qué nos referimos? un set descartable que contiene yerba, bombilla y un recipiente contenedor, para aquellas situaciones que nos puedan sorprender desprevenidos.

Si sos un argentino “cuarentón, en adelante” recordarás la época en que “mateábamos” en la calle con nuestros vecinos… una imagen entrañable ¿verdad? Hoy en día dicha postal se transformó, ya que las callecitas porteñas encuentran a transeúntes y conductores de vehículos con “mate-listo” en mano (una especie de termos con bombillas, que impiden que se vuelque su contenido) y cada vez son más los bares y restaurantes que los incorporaron en sus cartas, acompañado por delicias dulces y saladas.

 

 

 

Con masivos turistas deseosos de probar y saborear el famoso “mate argento”, existen lugares que no sólo ofrecen esta infusión, sino que organizan encuentros de diálogos en español e inglés, para fomentar la comunicación entre locales y visitantes y, claro está, la práctica de ambos idiomas.

A las tradicionales fiestas provinciales del mate, en Córdoba y Entre Ríos, desde el 2013 por decreto cada 30 de noviembre se celebra el “Día Nacional del Mate”, con eventos en todo el país que lo tienen de merecido anfitrión. No es para menos, varios estudios de mercado indican que 8 de cada 10 argentinos toma esta infusión, duplicando casi la cifra de consumidores de café.

Mates, bombillas y accesorios de todo tipo, material y diseño se encuentran fácilmente tanto en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, como en todo el país.

Con el pecho lleno de orgullo estamos en condiciones de asegurar que Argentina está entre las industrias más importantes exportadoras de yerba mate, en sus distintas variantes, que ya son comercializadas en gran cantidad de países, entre ellos Medio Oriente.

 

 

Testigo de ellos son los habitantes de Israel, que hasta hace algunos años tenían que ver en qué ciudad local podía conseguir yerba mate (sin poder elegir variedad, claro está) o bien traerla o encargarla de Argentina u otros países.

Les pido mil disculpas, pero mi mate está “lavado” (es decir, la yerba pierde sabor y flota en el agua), quienes sean fanáticos como yo me comprenderán y quienes aún no hayan probado esta deliciosa infusión, los invito a hacerlo ahora y les doy la bienvenida al club de “adictos” al mate.

 

Milonga: EL MATE

(Evaristo Barrios)

 

Es el mate el compañero

que nos presta gran servicio,

aunque diga que es un vicio

más de un dotor extranjero.

Si lo prueba es el primero,

que ha de quedarse prendao

y cuando se ha acostumbrao

por las bondades que encierra,

queda el gringo en nuestra tierra

para siempre aquerenciao.

 

La novia, la gaucha linda

que en un beso dio un "te quiero"

y al gaucho dijo "Te espero"

sonriendo su boca 'e guinda.

Hizo que el hombre se rinda

por su belleza admirao,

después que ella le ha brindao

una promesa de amor

encerrada en el primor

de un cimarrón bien cebao.

 

El gringo que a trabajar

llega de tierra extranjera

y se acomoda ande quiera

pa' levantar un hogar,

y que sabe respetar

la patria ande hace su nido,

se hizo gaucho cuando vido

el mate tan delicioso,

y de avariento y goloso

inventó el mate cocido.

 

No le bastó el cimarrón

pa' poderlo saborear,

lo hizo caldo, pa' tomar

el mate con cucharón,

y pa' quedar barrigón

bien satisfecho y pesao,

con sopas de pan cortao

se alimentó en las mañanas.

¡Pa' mí que quedó con ganas

de echarle queso rayao!

 

Al cortar la trilladora

el rum-rum de la polea

y suspender su tarea

la gente trabajadora

pa' descansar, porque es hora

de darle al cuerpo frescor,

pa' aliviarlo del rigor

con que el trabajo lo abate,

el hombre encuentra en el mate

su compañero mejor.

 

Y cuando de madrugada

el sol da su luz al cielo

y muestra el verde del suelo

como una alfombra estirada,

y colora la enramada

el resplandor del fogón,

el criollo, guapo varón

que pocos han de igualar,

halla su mejor manjar

en el rico cimarrón.

 

Lo mismo que en el ranchito,

en la mansión del magnate,

es rey y señor el mate,

nuestro brebaje exquisito.

Decir más no necesito

en esta ponderación,

pues quien le tiene afición

comprende que yo no miento,

pues hasta el abatimiento

quita nuestro cimarrón.

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

November 16, 2019

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019