"Sigo trabajando para que mi sueño se cumpla"

Con un pie prácticamente arriba del avión, antes de comenzar su regreso a la Argentina, Margarita Barrientos nos recibió el martes pasado 5 de febrero en la residencia del Embajador de Argentina en Israel, Mariano Caucino, donde se alojó durante una semana.

A las ocho de la noche, en un ambiente cálido, tranquilo y ameno, junto al Embajador Caucino, su esposa Bárbara, el abogado de Barrientos Dr. Facundo Chidni y Andrea Bauab, sentados en el living, conversamos con Margarita. Esto fue lo que nos contó.

 

Mariano Caucino, Embajador de Argentina en Israel y Margarita Barrientos.

Foto: Piedra Libre

 

 

Margarita, tuviste una infancia muy dura y sabés lo que es pasar hambre. La labor que realizás es maravillosa. Contanos cómo surgió la idea de fundar el comedor para ayudar a tanta gente necesitada.

Hoy recordaba ese momento, el comedor Los Piletones se fundó el 7 de octubre de 1996 dando de comer a 15 niños y un abuelo. Este año cumplimos 23 años. Hoy damos de comer a más de 6000 personas diariamente, también les brindamos atención médica, educación, trabajamos con los chicos, tenemos jardines maternales donde concurren 300 nenitos, hay un hogar de abuelos en capital y un lugar de abuelas en Santiago del Estero.

 

No soy una persona pudiente en lo absoluto, cuando empezamos a darle de comer a los niñitos en los piletones, mi esposo trabaja en el cirujeo, todo lo que traía se vendía y con ese dinero comprábamos los alimentos para darle la comida diaria a la gente.

No pude estudiar, tengo solo tercer grado y el trabajo que he hecho es pensando, recordando mucho en la gente que no tiene para comer en el día a día, como nos pasaba a nosotros, a mí y a mis hermanos cuando éramos chicos. A veces nos íbamos a dormir sin cenar.

 

¿Cuántos hermanos tenés?

Éramos 11 y hoy sólo quedamos 2.

 

¿Cuántas personas trabajan en el Comedor Los Piletones?

Colaboran aproximadamente 150 personas que trabajan todos los días: panaderas, maestras, cocineras, asistente social, psicólogos, abogados y hay un equipo de gente muy importante que hace que esto funcione.

No es fácil. Tenemos un hogar de gente golpeada por violencia de género a donde se alberga a la mamá y a los niños. Tratamos de protegerlos.  La mamá, durante seis meses, está en tratamiento psicológico para poder nuevamente reinsertarse, buscar trabajo y mantenerse por sus propios medios.

 

Sabemos que sos una persona muy creyente. Llegaste a Israel. ¿Qué te pareció, pensaste que algún día ibas a conocer Jerusalem?

No. Jamás, "jamás de los jamases". Nunca se me había cruzado por la cabeza y quiero agradecer mucho la invitación del Embajador Mariano Caucino y a su señora esposa por haberme recibido realmente muy bien y haberse brindado tanto.

No me esperaba un país así. Jerusalem es una ciudad mágica. Soy muy creyente en Dios y en la Virgen y eso es algo que nunca se me escapa de la boca. Cuando uno lee la biblia y hablan de Jerusalem, de Belén, impacta escuchar esas historias. Y no me lo imaginaba.

Conocer el lugar donde nació y vivió Dios, es algo que voy a tener para contarles a mis hijos, a mis nietos, a mis bisnietos y a toda la gente. Estoy más que contenta.

 

Margarita Barrientos durante la entrevista en la Residencia del Embajador Argentino en Israel.

Foto: Piedra Libre

 

 

¿Qué te llevás de Israel?

He conocido varias fundaciones y sobre todas las cosas me llama mucho la atención la gente en acción. En mi último día en Israel conocí una fundación que trabaja con la tercera edad, y me pareció maravilloso el trabajo que hace, incentivar a los abuelos a seguir viviendo, a seguir luchando.

 

¿Te llevás ideas?

Llevo muchas y soy muy copiona. De todo lo que llevo, algo voy a copiar.

 

Muchas personas tienen ganas de ayudar y hacer algo por los demás, pero se quedan en el "algún día lo hoy hacer". Vos lo lograste. ¿Qué se siente?

Cuando uno tiene ganas de hacer cosas yo creo que es el momento. Todos tenemos un momento y el mío fue en ese inicio del comedor. No tenemos que esperar ver más necesidades y más sufrimiento en la gente.

 

Con tantos años de trabajo, con tantos años de ayudar a los necesitados, pasaste por diferentes situaciones y seguramente alguna te quedó marcada. ¿Querés contarnos alguna?

Hay cosas que a uno le golpean mucho a pesar de que uno lo vivió cuando era chico, pero volver a trabajar en mi ciudad natal me ha hecho ver muchas cosas: que es una provincia de olvido, de muchas necesidades, de muchas carencias.  La gente sigue viviendo en ranchos de adobe con techos de nylon.  Yo decía el otro día que odio dar nylon para que la gente haga sus techos, pero a veces cuando uno no tiene otra cosa que brindarle está bien, por lo menos eso lo ayuda a que en su casa no le siga lloviendo.

Yo quisiera que toda la gente tuviera lo que se merece, sueño con que llegue el día que no existan los comedores, que exista el trabajo digno, que la gente elija lo que quiera comer, no yo elegir por ellos. Sigo soñando porque soy muy soñadora. Siempre digo que cuando soñamos chiquito, tenemos que volvernos a dormir para soñar a lo grande. Y yo sueño a lo grande.

 

Es un honor para Israel recibir a alguien como vos. Sos una mujer de hacer cosas y de milagro, dar de comer y ayudar a tanta gente necesitada. Es maravilloso.  ¿Cómo te sentís con esto?

Justamente el otro día un periodista me dijo que él creía que mi sueño estaba cumplido, y le dije que no. Sigo trabajando para que mi sueño se cumpla.

 

(de izq. a dcha.) Mariano Caucino, Embajador de Argentina en Israel, Margarita Barrientos,

Dr. Facundo Chidni y Bárbara, esposa del Embajador.

Foto: Piedra Libre

 

 

¿Si alguien pregunta quién es Margarita Barrientos, que le decís?

Soy una mujer sencilla, de muchos hijos maravillosos. Tengo 12 hijos, 3 del corazón. Soy abuela de 11 nietos y 3 bisnietos. Estoy rodeada de mucha gente que me ama, que yo los amo y respeto mucho.

 

¿Sentís el agradecimiento de la gente?

Siempre. A veces en estos trabajos no tenemos que pensar en el agradecimiento, porque cuando tenés necesidad, te olvidás de agradecerle al otro. Lo importante es que esa ayuda llegue a donde tiene que llegar.

 

¿Tus hijos y nietos colaboran en el comedor?

Algunos sí. A otros los mandé a trabajar porque siempre les dije que tienen que estudiar y trabajar, que el comedor no es para ellos.

 

¿De dónde llega la comida para 6000 personas?

A través de donaciones. El 90 por ciento es de donaciones. De personas individuales, de escuelas, de universidades, de otras organizaciones.

 

Estuviste visitando Instituciones como Yad Ezra Ve Shulamit, conociendo el trabajo social y supiste de Héroes por la vida, una organización en donde los mochileros israelíes al liberarse del ejército viajan a países del tercer mundo y realizan un voluntariado: lecciones de inglés, matemática, higiene personal, valores, música, pintura, etc. Sería hermoso pensar que se pueda hacer algo en conjunto.

Invitamos a que vengan, que conozcan. Las puertas del comedor están siempre abiertas para todo aquel que quiera conocerlo. Abrimos a las siete menos cuarto de la mañana y las puertas se cierran a las nueve menos cuarto de la noche, cuando se haya retirado la última persona que vino a cenar.

Para el que se quiera acercar, nosotros podemos hacerles de guía, que conozca el barrio. Cuando nosotros abrimos Los Piletones era un asentamiento, luego pasó a ser una villa y hoy es un barrio.

Todo en la vida se puede. Siempre le digo a mis vecinos que nosotros tenemos que pagar lo que corresponde, el gas, la luz, para tener nuestros derechos.

 

(de izq. a dcha.) Mariano Caucino, Embajador de Argentina en Israel, Margarita Barrientos,

Luli Szerman Editora de Piedra Libre y el Dr. Facundo Chidni.

Foto: Piedra Libre

 

 

Si alguien quiere ayudar ¿qué tiene que hacer?

Me dice que quiere trabajar y le enseñamos, le damos el espacio. Todos tienen un lugar para poder colaborar.

 

¿Cuántas horas por día le dedicás a tu trabajo?

Todo el día y me encanta, me gusta el trabajo que realizo. Me acuesto muy tarde, a las 2 de la madrugada ya que a veces me quedo escribiendo lo que me pasó durante el día, incluso a veces soltando una lágrima por los recuerdos. Desgraciadamente perdí a mi marido hace poco tiempo y trabajábamos muy unidos. Me levanto muy temprano, a las cinco y media de la mañana y ya estoy lista poniendo la pava para tomar unos mates y salir. A veces mis hijas me dicen: "tu patrona te va a retar si llegás tarde", pero es mi manera de ser.

 

¿Te imaginabas un Israel como el que encontraste?

No, jamás había soñado. Eso me faltó soñar.

Un sueño que se hizo realidad.

 

Margarita, muchas gracias por tu tiempo.

Gracias a ustedes.

 

 

Secciones:

Please reload

banner_OLIM_TLV_ESPAÑOL_NEW.gif
banner muni KS adultos en movimiento.gif
banner leon amiras.gif
Notas recientes

Pan dulce de Guille (Receta de mi madre y abuela)

December 5, 2018

1/10
Please reload

Notas publicadas

November 16, 2019

October 28, 2019

October 24, 2019

August 20, 2019

August 17, 2019

August 11, 2019

August 6, 2019