top of page
Publicar: Blog2_Post

Publicidad

  • Por Lorena Blanco y Romina Gluck

Entrevista a Miguel Ángel Solá y Paula Cancio. Israel espera ansioso la exitosa obra “Doble o nada”.

Actualizado: 4 oct 2023

Se acerca la ansiada fecha en que Tel Aviv disfrutará (y aplaudirá de pie) las funciones de “Doble o nada", la exitosa obra que Paula y Miguel protagonizan desde hace cinco años. El nombre de la obra cabe perfectamente para definir la calidad actoral y el modo de percibir la vida de ambos, que son una gran dupla no sólo en las tablas, sino como pareja y padres.



En Piedra Libre tuvimos el privilegio de tener una charla virtual con ambos, distendida, amorosa, atrapante como este espectáculo escrito por Sabina Berman y dirigida por Quique Quintanilla (quien falleció hace tiempo, pero dejó su legado en las interpretaciones de Paula y Miguel). Pudimos ser testigos del amor que esta dupla se tiene, en cada gesto, en el cruce de miradas, sonrisa, respeto y admiración mutua. Charlamos sobre la obra, el motivo de tantos años en cartel en España, Argentina, Uruguay y Chile, por lo que obtuvieron tres merecidas nominaciones en 2017 a los Premios ACE como mejores actor y actriz y espectáculo, en la que Miguel obtuvo el galardón y también fue nominado a mejor actor al Premio Maria Guerrero. Una dupla de actores que nos cuentan cómo viven “Doble o nada” en lo personal, familiar y sobre las tablas.


Piedra Libre: Hay mucha expectativa en Israel con la llegada de ustedes y su obra…

Miguel Angel Solá: ¡Qué lindo! que pena que sean dos funciones nada más y que nos perdamos de conocer Israel.

Paula Cancio: Sólo estaremos tres días (asiente apenada). Ojalá haya una segunda vez


PL: En Israel son recibidas con mucho entusiasmo las obras en español…

MA: Nuestra obra es muy buena. El trabajo de ella (Paula) es maravilloso y el mío también es bueno (más risas).




PL: ¿Cómo hacen para que el trabajo, el hacer la misma obra tantas veces, no se vuelvan una rutina?

MA: Es maravilloso justamente darse cuenta del contrario, del cretinismo que tiene para el actor que a veces las obras duren tan poco. Porque los actores nos vamos dando cuenta de que somos libres a través de esa repetición, de lo cotidiano de darle vida a estos seres que tienen una hora y media para expresarse y contar lo que les pasa. Después nos vamos a casa, comemos algo, nunca hablamos de la obra ni siquiera antes de subir al escenario es todo adaptación (Paula asiente).


PL: ¿Comparten cábalas?

P: Hacemos una especie de rezo conjunto antes de salir a escena, para dejar de algún modo a Paula y a Miguel en el camerino y que salgan los personajes, básicamente eso. Luego cada uno tiene su fórmula personal y mágica.


PL: ¿Hay algo que llevan de su relación personal al escenario? ¿Trasciende lo que les sucede en la rutina, por ejemplo días amorosos y otros que pueden haber rispideces, como en toda pareja?

MA: Cuando uno siente amor, eso se ve a pesar de uno, es algo que brilla- El amor es compromiso y no tener una puerta de emergencia por la cual salir. Ahí está el compromiso real. El teatro es el teatro, nada puede anteponerse a eso. Incluso figura en los contratos. Siendo pareja en la vida real, con nuestras subidas y bajadas, tenemos un doble compromiso el ser padres y nuestra vida como actores, que es hermosa y nos da sentido también para los demás y para nosotros también.

P: Yo creo que además entre Miguel y yo hay una química en el escenario, que está o no está. Creo que jamás hicimos nada en especial por crearla y es increíblemente potente y eso atraviesa al público, atraviesa todo. Es algo que cuando los espectadores se sientan de pronto lo ven. Y no pasa porque seamos pareja sino por lo que pasa entre esos dos actores en escena. Si alguna vez tuvimos un día malo o raro, nos dejamos invadir y lo llevamos al personaje. Porque ese día el personaje puede tener un día malo ¿por qué hacer un corte tan drástico? digo, en esta obra que nos lo permite, en otras hay que hacer a veces un corte radical porque no lo permite.


PL: ¿Qué aprenden o toman del otro en lo profesional?

MA: Yo soy 35 años mayor que Paula, tengo 52 de profesión y ella 12, la diferencia tendría que ser muy grande, pero aquí no sucede, porque somos pares arriba del escenario porque nos une la relación de esos dos personajes. Entonces no es qué se puede aprender del otro ¡no hay tiempo para eso, sino para compartir con el otro!

P: (sonríe abiertamente y afirma) en mi caso es un continuo aprendizaje de Miguel: Si bien al conocerlo, yo había hecho mucha televisión y cine no tenía tanta experiencia en teatro profesional y fue con él la primera vez que me subí. Y eso marcó una manera de pisar el escenario y entender el modo. Siento que mi forma, es su forma de entender el teatro. Todo lo que sé, creo que lo aprendí de él. Por eso nuestras obras tienen esa química. Cuando lo conocí realmente era virgen del escenario y fui una esponja y es una forma muy especial de entender el oficio.

PL: ¿En qué creen que radica el éxito de tantos años de esta obra?



PL: ¿Cómo les resultó el debate interno y familiar entre la profesión y la vocación?

MA: Los padres quieren asegurarte la vida y te dicen: “estudiá, estudíá, estudíà”. Pero después te surge la vocación y la seguís o no. Y quien no la sigue vive triste siempre. Nosotros tenemos la suerte de vivir haciendo nuestra vocación y con estudios complementarios que sin lugar a dudas ayuda. Es nutrirse con todo, después la misma profesión te une, incluso para transmitirlo desde los personajes: abogados, periodistas, ingenieros…

P: La pasión es lo que nos mueve. La pasión va a salir siempre. En cualquier carrera o profesión estás a merced del otro, del sí o no del otro. Tenés control hasta un punto de tu affaires.



De pronto aparece el mensaje en el zoom que indica que en breve terminará la sesión y con ella la agradable charla con una pareja que admiramos y disfrutamos de este encuentro, que debe terminar también porque tienen que irse a buscar a su hija al colegio. Antes indicamos el pesar de cerrar la entrevista, la expectativa de tener el honor de recibirlos en Israel y destacan sus ganas de que al fín llegue ese mágico momento de subir al escenario en el teatro de Tel Aviv y que Israel se engalane con sus funciones de “Doble o nada”, una dupla de actores de trayectoria y pasión por la profesión que aman.



319 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page