top of page
Publicar: Blog2_Post

Publicidad

  • Foto del escritorPiedra Libre

La pesadilla que ha envuelto a la familia de Lior Rudaeff

La pesadilla que ha envuelto a la familia de Lior Rudaeff, un hombre de 61 años secuestrado por el grupo terrorista Hamas, ha sumergido a sus seres queridos en un abismo de sufrimiento y angustia inimaginables, como a tantas otras familias. Yael Sabariego, su sobrina, comparte una historia marcada por la lucha y la esperanza en medio de la angustia y la desesperación.




"Mi tío tuvo un ataque al corazón hace dos años, depende de medicamentos y cuidados especiales que ahora están fuera de su alcance. Nos encontramos en un estado de incertidumbre muy grande, sin información ni respuestas", expresó Yael con voz entrecortada.


Sin embargo, en medio de este caos emocional, se aferran a un hilo de esperanza. “Creemos firmemente en su regreso. Si alguien puede desafiar las adversidades y encontrar el camino de vuelta, ese es él. Un hombre que ha vencido batallas que parecían imposibles”, enfatizó Yael.

En su relato nos contó que Lior llegó de Argentina junto a su familia cuando era apenas un niño. “Lior, mi mamá y mi abuelo vivían en el kibutz Nir Itzjak, uno de los lugares golpeados por esta masacre”.


Ese fatídico 7 de octubre, Yael, su esposo y sus tres hijos pequeños estaban de visita en el kibutz. "Fue una experiencia aterradora. Escuchamos los gritos en árabe, el ingreso de los mejablim (terroristas) en la casa. Pasamos horas encerrados en el mamad (cuarto de seguridad), sin agua ni comida, junto a los niños", nos contó Yael, con lágrimas en los ojos.


Cuando el hijo mayor de Yael, con tan sólo cinco años, consciente de la ausencia de Lior, le preguntó, regresando del gan (jardín de infantes), si el tío estaba en manos de Hamas, si va a volver; ella respondió sin tener todas las respuestas, con una certeza que no se basa en hechos concretos pero que emana de la misma fuerza y esperanza que todos tienen en su familia: "Sí, él regresará. No hay otra posibilidad para nosotros'".


Mientras tanto el abuelo de Yael, padre de Lior, con 88 años, se encuentra en un hotel en Eilat junto a la madre de Yael, a la esposa de Lior, a uno de sus hijos y a residentes del kibutz, apoyándose y aferrándose a la esperanza uno con el otro.


Cuando le preguntamos que es lo que los mantiene en pie, Yael nos dijo convencida: “Lior, con su vitalidad, su fortaleza y su amor por la vida, es nuestro faro de esperanza. Anhelamos su regreso. La esperanza es nuestro ancla en este túnel tan oscuro. Confiamos en su valentía, en su espíritu indomable. Él volverá para llenar de luz nuestros días. El es nuestro héroe y regresará a casa, su verdadero lugar".


Es hora de tomar conciencia de semejante masacre, de despertar. No podemos permitir que se repita. Debe exponerse la cruda realidad que tantos prefieren ignorar, mostrar lo que muchos prefieren no ver y transmitir lo que muchos rehúsan escuchar. Pedimos que todos los secuestrados regresen a sus hogares ¡AHORA!



9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page